Juzgan a falsificadores que robaron pesquera Carolina

Un registrador Sunarp de Chimbote está siendo procesado por orden del Cuarto Juzgado Penal del Santa, por haber falsificado la inscripción de un título para permitirle al exbanco Wiese Sudameris (hoy Scotiabank) cambiar la administración de una empresa pesquera, apropiarse de ella, liquidarla y rematar sus bienes.

| 23 setiembre 2011 12:09 AM | Política | 3.7k Lecturas
Juzgan a falsificadores que robaron pesquera Carolina
Un caso que no debe hundirse en la injusticia.
USARON FALSO REGISTRO
3727

Un registrador de la Superintendencia Nacional de Registros Públicos (Sunarp) de Chimbote está siendo procesado por orden del Cuarto Juzgado Penal del Santa, por haber falsificado hace 11 años la inscripción de un título para permitirle al exbanco Wiese Sudameris (hoy Scotiabank) cambiar la administración de una empresa pesquera, apropiarse de ella, liquidarla y rematar sus bienes.

El caso involucra también al apoderado bancario Mario Alberto Santa María Costa, quien movió los hilos para que el documento falsificado sirviera para desalojar a los gerentes en funciones.

Figura además como acusada Guillermina Adriana Romero Panta, abogada y esposa del exjefe de los Registros Públicos de Chimbote que influyó para que el registrador Jhon Freddy Gonzales Ávalos aceptara sacar una constancia falsificada de la ficha de inscripción de la revocatoria de poderes, con el nombre de otro registrador al que le falsearon la firma.

El abuso estuvo impune durante más de una década y hoy, cuando la jueza Mardeli Carrasco Rosas ha encontrado el mérito suficiente para sancionar uno de los delitos en cadena realizados para apropiarse de la empresa Pesquera Carolina SA, la Sunarp tras una larga ausencia se ha constituido en una débil parte civil, que mantiene aún en su cargo al falsificador, dejando en pésima posición a una entidad cuyo único valor real es ser confiable y no permitir las falsificaciones.

En el auto de apertura del Expediente 2011-0493, la Sunarp figura como agraviada, pero Salomón Manzur Salgado, el propietario original de la Pesquera y el principal afectado en este caso, ha tenido que recorrer todas las instancias para que se le reconozca el derecho a ser parte del proceso, que le ha representado un daño avaluado en más 100 millones de dólares. Por otro lado, el Procurador Anticorrupción del Santa no se ha comprometido aún con el caso a pesar de las evidencias.

El registrador Jorge Novoa Miranda, a quien hicieron aparecer como autor de la constancia fraudulenta, se ha reservado el derecho a denunciar a su falsificador, como si se tratara de un asunto personal, en el que puede mirar para otra parte, y el Scotiabank que supo siempre de que la historia venía del antiguo Banco Wiese, ha seguido representando la arbitrariedad de sus predecesores.

Obviamente a todo eso habría que sumar que los fiscales y jueces se hayan tomado más de una década para asumir la gravedad del delito que podría llevar a la cárcel a los implicados y obligar al banco, como persona jurídica, a responder por los daños causados.

EL FONDO DE LA CUESTIÓN
Carolina, como otras empresas pesqueras, entró en dificultades durante el fenómeno de El Niño de 1998, que dejó a la empresa en problemas para cumplir con la deuda que había adquirido para comprar barcos y reforzar las plantas harineras-conserveras. La empresa necesitaba un tiempo para reponerse y repuntar, y cumplir con sus deudores. Pero una vez ingresada la nueva administración, apareció un plan paralelo para liquidarla y forzar el remate de los bienes. La mano siniestra de la dictadura y el SIN organizó el despojo original. Lo desconcertante es constatar que los fantasmas de Fujimori, Montesinos, Bertini, siguen operando 11 años después.


Raúl Wiener
Unidad de Investigación


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | | | | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario