Jefe del Grupo Colina también pide libertad

Santiago Martin Rivas, el agente que dirigió a los comandos que consumaron las masacres de Barrios Altos, La Cantuta y otras, solicitó su liberación, acogiéndose a los beneficios del DL 1097, ideado por el ministro Rafael Rey en consulta con abogados del fujimorismo.

Por Diario La Primera | 11 set 2010 |    
Jefe del Grupo Colina también pide libertad
Sanguinario Martin Rivas quiere salir gracias a decreto pro impunidad 1097.
El asesino de Barrios Altos y La Cantuta, Santiago Martin Rivas, se acoge a amnistía encubierta y solicita prescripción.

Más datos

DETALLE

Yarlequé fue acusado de la muerte del menor Manuel Ríos, un niño de ocho años, que al ver muerto a su padre en una quinta de Barrios Altos se abrazó a él y recibió dos balazos que acabaron con su corta vida.

Martin Rivas solicitó en un escrito dirigido al juez César Vásquez Arana, el archivamiento de la instrucción que se le sigue por los delitos de homicidio calificado, secuestro agravado y desaparición forzada en el caso La Cantuta, del que fueron víctimas el profesor Hugo Muñoz y nueve estudiantes.

El jefe del Grupo Colina invocó el DL 1097 y solicitó el archivamiento del proceso, señalando que se excedió el plazo de 14 meses de instrucción. Alegó que sus derechos deben prevalecer sobre el de los deudos de las víctimas a conocer la verdad y sobre la obligación de sancionar a los responsables del crimen.

De acuerdo a numerosos testimonios, Martin Rivas llevó a los secuestrados hacia Huachipa, a la zona adyacente a la “Boca del diablo”, lugar en el que fueron ejecutados los cantuteños, luego que se les acusara, sin pruebas, de ser los responsables del atentado de la calle Tarata.

El plan de ejecución fue acordado por Alberto Fujimori, Vladimiro Montesinos y el general Nicolás de Bari Hermoza, de acuerdo a diversos testimonios, un día después del atentado de Tarata.

El pedido de archivamiento de la causa contra Martin Rivas le sigue al que presentó la semana pasada el ex jefe de la Dirección de Inteligencia del Ejército, general (r) Juan Rivero Lazo, por la matanza de Barrios Altos.

“Ninguno pudo ser juzgado en el primer proceso de La Cantuta porque los amparaba una sentencia del fuero militar. Posteriormente, dicha sentencia fue declarada nula recién el 2007, para luego iniciarse el proceso que actualmente solicita el archivamiento. Actualmente el proceso está pendiente de informe del juez al haberse vencido el plazo ampliatorio que culminara el 26 de agosto pasado”, indicó la abogada de la Asociación Pro Derechos Humanos (Aprodeh), Gloria Cano.

La abogada recordó que para llevar a los asesinos a los tribunales hubo que recorrer un camino de más de 17 años buscando justicia, luchando contra todas las trabas impuestas, desde la protección de las altas autoridades hasta las leyes de amnistía. Y que después de lograr sentencias en el plano internacional para que se reabra el proceso, se pretende ahora consumar la impunidad.

Raida Cóndor, madre del estudiante Armando Amaro Cóndor, expresó su indignación ante el pedido de Martin Rivas. “Ese hombre es el asesino de mi hijo y de muchas otras personas más. ¿Cómo es posible ahora que el gobierno dicte esos decretos para favorecerlos?”, expresó con estupor.

Raida Cóndor anunció que los familiares de las víctimas también se opondrán a la conmutación de pena solicitada por otro miembro del Grupo Colina, Wilmer Yarlequé, uno de los pocos condenados por este crimen, con una pena de 20 años de cárcel.

Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.