Informe fiscal confirma mentiras de Alva Castro

El ministro del Interior, Luis Alva Castro, insistió una y ­otra vez que los dos campesinos asesinados en Ayacucho, durante el paro agrario de febrero, no murieron a consecuencia de disparos de efectivos de la Policía; sin embargo, nueve policías, que estuvieron presentes en el mismo lugar y a la misma hora que ­ocurrie-ron los hechos, lo desmienten, según un informe de la Fiscalía al que tuvo acceso LA PRIMERA.

| 20 mayo 2008 12:05 AM | Política | 732 Lecturas
Informe fiscal confirma mentiras de Alva Castro
Alva Castro dijo que se iría si se demostraba que la Policía era culpable.
La Policía disparó contra campesinos. Nueve efectivos que custodiaban la marcha vieron al suboficial autor del disparo en la escena del crimen.

Más datos

DATO

Los testigos 

El titular del Primer Juzgado Penal de Huamanga, Gabriel Calmet Berrocal, abrió proceso penal con comparecencia al suboficial de tercera PNP Carlos Alberto Rodríguez Huamaní, por el homicidio de los dos campesinos. El policía puede ser condenado a una pena de hasta 15 años de cárcel.

Los policías que confirmaron que el suboficial Carlos Rodríguez se encontraba en la escena del crimen fueron: el mayor Richard Chávez, y los suboficiales David Durand, Julio Arones, Roger Beltrán, Jorge Pillaca, Alfredo Luque, Carlos Deza, César Giraldo y Luis Carrera.

732

La denuncia del Ministerio Público indica que el autor del disparo, un suboficial de tercera, al verse acorralado por las pruebas en su contra, admitió que disparó contra los campesinos la escopeta lanzaperdigones que llevaba en sus manos.

Los hechos se remontan al 18 de febrero, cuando los campesinos que protestaban contra la aprobación del Proyecto de Ley del Sistema Nacional de Gestión del Agua lograron llegar en marcha de protesta hasta la segunda entrada del grifo Ayacucho (ruta Lima-Huamanga), custodiados por el suboficial brigadier PNP David Durand y ­otros nueve efectivos, dos de los cuales portaban revólveres y otro una escopeta.

Eran las once de la mañana y, según la denuncia penal 68-2008 de la Cuarta Fiscalía Provincial Penal de Huamanga, el suboficial David Durand dispuso a dos policías para que detengan a uno de los manifestantes, por incitar al desorden.

Tras el estallido de una bomba lacrimógena, transcurrieron 20 segundos y hubo ­una segunda detonación. Emiliano García Mendoza y Rubén Pariona Camposano cayeron con sangre de la cabeza. “Policías asesinos, lo han matado”, se escucha gritar a los campesinos.

El documento anota que el suboficial Carlos Alberto Rodríguez Huamaní (27) disparó con la escopeta lanzaperdigones de serie E090267 que el servicio logístico de la armería Divinseec PNP-Ayacucho le entregó para el servicio. Al principio, el agente del orden declaró que hizo “un disparo disuasivo al aire (…) y posteriormente hizo tres disparos”. Luego cambió su versión y dijo que no había estado cerca de la escena del crimen, pero sus compañeros de armas lo desmintieron.

Días después, el 7 de marzo, Rodríguez aceptó haber disparado contra los manifestantes y afirmó que en la confusión perdió el arma. ¿Entonces por qué el ministro Luis Alva aseguró que la Policía no abrió fuego? El ministro aseveró además que renunciaría si se comprobaba que la Policía disparó a los comuneros. “Ninguna bala de la PNP causó la muerte de los campesinos”, señaló.

Marco Cáceres
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD