Identifican a los nueve campesinos del Santa

A casi 20 años de figurar como desaparecidos, los cadáveres de los nueve campesinos que fueron asesinados el 2 de mayo de 1992 por el grupo paramilitar Colina, en el valle del Santa, región Áncash, fueron reconocidos por sus familiares en una fosa ubicada al lado de la carretera Panamericana.

| 08 agosto 2011 12:08 AM | Política | 2.5k Lecturas
Identifican a los nueve campesinos del Santa
Búsqueda y excavaciones en el lugar dieron resultados. Se presume que existan más cadáveres en el sector.
Se completó el hallazgo de restos de los nueve asesinados por el grupo Colina. Todos los cuerpos fueron reconocidos por sus familiares.

Más datos

Los miembros del Grupo Colina

Fernando Rodríguez Zabalbeascoa (Jefe) (15 años de prisión)
Santiago Martin Rivas (Jefe Operativo) (25 años de prisión)
Carlos Pichinlingüe Guevara (Subjefe) (25 años de prisión)
Jesús Sosa Saavedra (agente) (20 años de prisión)
Rogelio Carbajal García (agente) (20 años de prisión)
Arturo Pino Díaz (agente) (20 años de prisión)
Wilmer Yarlequé Ordinola (agente) (20 años de prisión)
Orlando Vera Naverrete (agente) (15 años de prisión)
Fernando Lecca Esquén (agente) (15 años de prisión)
Héctor Alvarado (agente) (15 años de prisión)
Hiver Arteaga (agente) (15 años de prisión)
José Concepción (agente) (15 años de prisión)
José Alarcón Gonzales (agente) (15 años de prisión)

DETALLE

Fueron asesinados y desaparecidos 49 sospechosos de terrorismo, dirigentes estudiantiles, sindicalistas y defensores de los detenidos en cárcel. Los agentes implicaron al asesor presidencial Vladimiro Montesinos.
2569

Los cuerpos de Jesús Noriega Ríos, Denis Castillo Chávez, los hermanos Carlos y Roberto Barrientos Velásquez, Pedro López Gonzales, Carlos y Jorge Tarazona More, Gilmer León Velásquez y Federico Coquis Velásquez, fueron reconocidos por sus deudos.

La identificación se basó en la ropa que llevaban puesta la última noche que se les vio con vida y que portaban los cadáveres desenterrados en las tres fosas que se hallaron en el kilómetro 468 de la Carretera Panamericana Norte, en la zona de Huaca Corral, en el distrito de Guadalupito, provincia de Virú, en La Libertad.

El sábado, la primera fosa abierta por el arqueólogo Flavio Estrada puso al descubierto los restos de cuatro cadáveres. Ayer, con la ayuda de expertos forenses, se destaparon las otras dos fosas. En una, se encontraron tres cuerpos enterrados uno sobre otro y en la otra se desenterraron dos cadáveres.

Los familiares lloraron al identificar a sus seres queridos. Tras el desentierro, los restos serán llevados a la ciudad de Trujillo para confirmar sus identidades, aunque entre los deudos no existen dudas sobre sus identidades.

El fiscal de la Libertad, Roberto Angulo, también sostuvo que los restos pertenecen a los nueve desparecidos en Santa, en el año 1992. “Al principio teníamos dudas de que se tratara de ellos, pero ahora al ver el dolor de los familiares, al identificarlos, no quedan dudas”, dijo.

“Por lo que he visto, tres de los cadáveres tienen orificios de bala en el cráneo por lo que se confirma aún más que se trata de los agricultores asesinados por el grupo Colina”, sostuvo.

Se especula que en otro lugar cercano estarían enterrados más cuerpos de otras víctimas del grupo Colina. Es por ello, que las autoridades afirmaron que continuarán con las investigaciones y la búsqueda.

La abogada de los deudos y representante de la Asociación Pro Derechos Humanos, Gloria Cano, manifestó que hasta ahora el gobierno no ha compensado económicamente a los deudos.

Cano recordó que la Primera Sala Penal de Lima exigió una indemnización de 140 mil dólares por cada víctima, pero los militares acusados del grupo Colina apelaron la decisión ante la Corte Suprema de Justicia.

El grupo Colina
El grupo Colina fue un escuadrón de la muerte formado clandestinamente en el Ejército Peruano, que operó en el Perú durante la dictadura de Alberto Fujimori a inicios de la década de 1990. Sus orígenes se remontan al primer gobierno de Alan García, cuando operaron otros grupos de similares características como el Comando Rodrigo Franco y el Grupo Scorpio.

Este escuadrón de militares asesinos fue bautizado como Colina en “honor a un oficial asesinado por el terrorismo”. Fue promovido por los más altos mandos del Ejército y el mando operativo estuvo a cargo del capitán Santiago Martín Rivas, quien justificó los asesinatos en masa de campesinos, estudiantes y civiles en operaciones “encubiertas” como parte de una estrategia denominada “Guerra de baja intensidad en contra del terrorismo”.


Gisela Álvarez


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD