Hoy despiden a Javier, en brazos de su pueblo

Los restos del líder y parlamentario socialista Javier Diez Canseco recibirán hoy homenajes de despedida de las organizaciones populares en la Plaza Bolívar al mediodía y de los partidos progresistas y democráticos en la Plaza Bolognesi.

| 07 mayo 2013 12:05 AM | Política | 988 Lecturas
Hoy despiden a Javier, en brazos de su pueblo
Su último pedido fue unidad de izquierda.

Más datos

El accesitario

Manuel Dammert (64 años), dirigente de izquierda de la generación de Javier Diez Canseco, ocupará la curul que deja el fallecido legislador. Al ser el accesitario de Diez Canseco, en los próximos días el Jurado Nacional de Elecciones procederá a expedirle las credenciales. Dammert es integrante de Fuerza Ciudadana (frente de partidos y políticos de izquierda y centro) y fue secretario de Descentralización de la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM), cargo al que renunció tras el nombramiento de Óscar Valdés como premier en reemplazo de Salomón Lerner.
988

El féretro no ingresará al Parlamento por decisión de su familia, pero en la Plaza Bolívar recibirá el cariño y el afecto de las organizaciones junto a las que luchó por la justicia social, la democracia y los derechos humanos.

En la Plaza Bolognesi, frente a la sede central del Partido Socialista, organización política que fundó y dirigió, recibirá el homenaje al que las organizaciones políticas comprometidas han convocado a sus militantes y sus ramas juveniles.

Diez Canseco fue objeto ayer, por segundo día consecutivo, de conmovedoras muestras de afecto en la Casona de San Marcos, a donde llegaron, acongojados y tristes por la pérdida irreparable, ciudadanos de a pie, trabajadores organizados, intelectuales y políticos de diversas tiendas, así como artistas populares, entre ellos un grupo de danzantes de tijeras que mostró su arte ante el féretro, a modo de homenaje.

El dolor se reflejaba en los rostros de los ciudadanos; mientras avanzaban en la cola que se extendía cuadras enteras, para rendir tributo, santiguándose unos, con los puños en alto otros, ante restos del líder izquierdista.

En los pasadizos de la Casona de San Marcos hay desde el domingo cientos de arreglos florales de personalidades políticas, instituciones públicas y privadas y ciudadanos, entre ellos el expresidente Alejandro Toledo; la lideresa del Partido Popular Cristiano, Lourdes Flores; Amnistía Internacional, la Asociación Pro Derechos Humanos (Aprodeh), el Instituto de Defensa Legal, la organización de mujeres Flora Tristán; y diversos sindicatos de trabajadores, la Federación Médica Peruana, la Asociación de exsenadores y diputados, y también de esta casa editora.

“¡Cuando un revolucionario muere, nunca muere! ¡Javier Diez Canseco, presente!”, coreaban los asistentes, con un fondo de música folclórica, en el Salón de Grados de la Casona de San Marcos, donde el féretro fue velado hasta hoy.

Don Isaac Humala, padre del presidente Ollanta, volvió a despedirse de Diez Canseco ayer, pese que el domingo ya había ido a la Casona de San Marcos, y dijo que el fallecido líder fue el arquetipo del ciudadano. También el exparlamentario y exministro Fernando Olivera, quien resaltó la honestidad de Diez Canseco y la lealtad a sus ideales.

LA UNIDAD
Julio Castro, médico del fallecido congresista izquierdista, contó a LA PRIMERA que su última voluntad fue que se forje la unidad. “Su deseo final fue la unidad de las fuerzas de izquierda y del pueblo peruano, y este es un compromiso que vamos a honrar trabajando de manera decidida por hacerlo realidad”, afirmó Castro.

Remarcó que, consecuente con sus principios, incluso en la etapa final de su vida, Diez Canseco presentó una iniciativa ciudadana que fue enviada a las diferentes organizaciones sociales, que propone eliminar los regímenes de excepción en el campo laboral.

“Su preocupación fue la necesidad de que los trabajadores recuperen sus derechos, no solo tengan remuneraciones dignas, sino también derecho a la salud, a la estabilidad y a la libertad de sindicalización”, afirmó e indicó que la propuesta está en proceso de recolección de firmas.

Asimismo contó que Diez Canseco, a pesar de que controlaba periódicamente su salud, fue sorprendido por el cáncer en su etapa avanzada y recién se enteró que tenía la enfermedad a fines de enero.

Enfatizó que el parlamentario dio una lucha decidida a la enfermedad, apoyado en su esposa, Liliana Panizo, su familia y sus compañeros, y con el aliento de la ciudadanía que le expresó siempre su cariño.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD