Hay un pacto en cúpula militar

La existencia de un pacto entre la cúpula militar para interferir en los juicios por violación a los derechos humanos, denunció ayer la representante de los deudos de las víctimas de la matanza de La Cantuta, Gisela Ortiz.

Por Diario La Primera | 15 jul 2010 |    
Hay un pacto en cúpula militar
Gisela Ortiz habla claro.

Fue al comentar el reciente nombramiento de cuatro nuevos vocales del Consejo Supremo de Justicia Militar, recordados por haber firmado junto con otros militares la denominada Acta de Sujeción en 1999, en el régimen del ex dictador Alberto Fujimori.

“Hay todavía un pacto vigente entre la cúpula militar que se favoreció con todas las prebendas que Montesinos les brindaba, en este afán prepotente de querer como órgano militar seguir interfiriendo en todos estos crímenes contra los derechos humanos que cometieron algunos malos elementos de las Fuerzas Armadas”, manifestó.

En declaraciones a IDL-Radio, Ortiz advirtió que quienes dirigen nuestro país ven en los procesos contra los militares por violación de derechos humanos un afán de venganza, una persecución absurda contra los miembros de las Fuerzas Armadas.

En cambio, dijo, nosotros como familiares siempre hemos sido claros respecto a las responsabilidades con nombre propio de algunos de estos malos elementos que hicieron del secuestro, la tortura y el crimen, parte de su función militar”, remarcó.

Recordó que el fuero militar ventiló en 1994, el caso de la matanza de nueve estudiantes y un profesor de la Universidad Enrique Guzmán y Valle, “La Cantuta”, con el fin de garantizar la impunidad de los altos mandos involucrados, fallando sólo contra 11 miembros del Ejército con sentencias administrativas preparadas, entre las que se impuso penas de hasta de 20 años en el caso de Santiago Martin Rivas, Carlos Pichilingüe y algunos otros elementos del Grupo Colina.


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.