Hay que enfrentarlos políticamente

El miércoles se cumplen veinte años de la captura del excabecilla terrorista Abimael Guzmán y toda su cúpula senderista. A la luz de este histórico hecho, el historiador Antonio Zapata señaló que el Perú debe enfrentar políticamente y con la confrontación de ideas, el intento de reconstitución de Sendero Luminoso.

Por Diario La Primera | 10 set 2012 |    
Hay que enfrentarlos políticamente
Historiador analiza problemas de fondo del conflicto que desangró al país.
Historiador Antonio Zapata aclara también que el fujimorismo no puede atribuirse créditos por captura de Abimael y debacle senderista.

Más datos

No puede llevarse méritos y créditos

—¿Este vigésimo aniversario debe servir para desmentir la adjudicación de la aniquilación de la amenaza terrorista, que permanentemente reivindica el fujimorismo?
—El fujimorismo no puede llevarse los méritos y los créditos políticos de la captura de Abimael Guzmán y toda su cúpula senderista, por una operación policial efectuada por un grupo que no estaba en buenas relaciones con el sistema político fujimorista. El día que se efectuó el operativo que apresó a Guzmán, Alberto Fujimori estaba pescando en Iquitos y no sabía nada, mientras que Vladimiro Montesinos se reunía con Jacqueline Beltrán. Y, luego, los oficiales que protagonizaron el operativo no fueron premiados y, por el contrario, fueron relegados por la dictadura. Nunca hubo una correlación entre el fujimorismo y este grupo policial del Grupo Especial de Inteligencia (Gein) de la Dincote, constituido en el gobierno de Alan García.

Zapata denunció que al fujimorismo no le corresponde ningún mérito y crédito político por la captura de Guzmán y la debacle del senderismo, ya que el grupo policial encargado de esta tarea fue constituido en el primer gobierno de Alan García y se desempeñó al margen de las directivas del régimen de Alberto Fujimori.

—¿Puede decirse que hay un Perú antes y otro después del 12 de setiembre de 1992, a veinte años de la captura de Abimael Guzmán?
—No sé si sea tanto así, pero sí fue un acontecimiento políticamente importante que sucedió en el Perú.

—¿Sendero Luminoso, reciclado a través del Movadef, puede representar nuevamente una amenaza para el país?
—El Movadef está buscando más bien su inserción en las luchas sociales, su participación en la esfera política. No lo veo como una amenaza a la estabilidad del país.

—¿Cómo se explica entonces que Sendero haya captado nuevamente a un buen sector de la juventud pese a habérsele derrotado política y militarmente hace casi veinte años?
—Bueno, a través de un sistemático trabajo político, ordenado y a largo plazo. Entonces, eso se traduce en una organización. Y, luego, por las condiciones negativas del modelo de crecimiento económico, con exclusión y aumento de la desigualdad, el neosenderismo está aprovechando las contradicciones que encierra este tipo de desarrollo.

—¿Acaso este fenómeno es una prueba del fracaso del sistema político peruano y, sobre todo, de los partidos?
—Bueno, sí, del fracaso o, en todo caso, de las limitaciones del sistema político. Los partidos políticos en el Perú son muy poco organizados. Son meras maquinarias electorales, no tienen trabajo permanente, no se organizan con los sectores populares. Están en su propia dinámica y lucha cotidiana. Tanto éste, como otros grupos radicales, aprovechan su mayor presencia y constancia para entroncarse entre dichos sectores populares.

—En todo caso, ¿cómo debe enfrentar el país este intento de reconstitución de la organización terrorista?
—Políticamente. O sea, a través del debate político, del intercambio y la confrontación de ideas, de quitarle el agua al pez. Como siempre ha sido.

—Pero, todo indica que la clase política no parece entender este peligro que significan estas agrupaciones ultrarradicales y terroristas, al no reaccionar como debería hacerlo cualquier sociedad moderna...
—Así es. Sobre todo los (partidos) gubernamentales que andan en el esfuerzo por prohibirlos o ilegalizarlos O dictar normas del tipo del “negacionismo”. En suma, ellos creen que con la represión se resuelve lo que debe encararse a través de la educación y el debate político.

—¿La bestialidad de los métodos terroristas empleados por Sendero Luminoso es comparable con los peores actos de barbarie registrados en la historia de la humanidad?
—En la humanidad y, sobre todo, en el “civilizado” siglo XX ha habido manifestaciones de terror de Estado muy numerosas; y, entre el nazismo de Hitler y el comunismo soviético de Stalin, hay ejemplos terribles. En el caso de Sendero, se trató del terror de una agrupación subversiva que no pudo llegar a tomar el poder. Fue el ejercicio del peor caso del terrorismo de una fuerza que trató de abrirse paso para controlar del Estado.


Javier Soto
Redacción


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.