Gobierno impone cuotas pesqueras

El Tribunal Constitucional ha admitido el recurso de inconstitucionalidad contra el decreto legislativo 1084, del Colegio de Ingenieros, y la Comisión de Producción del Congreso ya tiene listo el predictamen sobre este asunto. Esas son las circunstancias legales precisas en las que el gobierno lanza como un caballazo el reglamento de la cuotas pesqueras, que había postergado en aras de un diálogo que nunca se produjo.

| 19 diciembre 2008 12:12 AM | Política | 810 Lecturas
Gobierno impone cuotas pesqueras
Rafael Rey y Elena Conterno, la misma política.
Saltaron al Congreso para reglamentar cuotas de pesca. El 70% del sector ha sido ignorado.
810

El Reglamento del decreto legislativo 1084, también conocida como la ley de cuotas individuales en la pesca, fue aprobado mediante el decreto supremo Nº 021, con el que el gobierno pretende cerrar el debate sobre este sistema que, según todas las evidencias, ha sido diseñado por las grandes empresas para su beneficio a costa de los demás.

En sus considerandos el decreto supremo sostiene que “…se han llevado a cabo una serie de reuniones entre las autoridades…y los gremios representativos…”. Pero la historia es distinta: la única reunión que hubo con los gremios se realizó apuradamente, porque la ministra Conterno no disponía de tiempo, y en medio de críticas a las cuotas y exigencias de que no se procediera a la reglamentación. Posteriormente el viceministro, en nombre de la señora Conterno, dijo que se postergaría la aplicación de las cuotas y su reglamento, para buscar un nuevo consenso. Pero a pesar de ello, intereses mucho más poderosos obligaron a pasar por encima de estas buenas intenciones.

También anota que: “se han sostenido reuniones con diversos actores académicos y científicos vinculados al subsector de pesquería…”. Pero habría que preguntar a quién se refiere. Porque en tiempos del ministro Rey, los consultados eran el Grupo Apoyo, que no era autor de ninguna investigación significativa, pero contaba con directivos que integran directorios de las grandes empresas pesqueras, que fueron las que pagaron en secreto para que “fundamentara” el cambio de sistema. En el lado de los no consultados estaban, por otra parte, el Colegio de Ingenieros y su capítulo de pesquería, que ha opinado contra el modelo; la Universidad de Piura, que sostuvo que el empeño de imponer la cuotas puede provocar una grave convulsión social.

La nueve situación
Pero no es sólo que se ha ignorado el punto de vista del 70% del sector (en barcos y número de pescadores) y las opiniones técnicas más calificadas, sino que se ha pasado por encima del Congreso que había citado a la ministra para oír sus razones. Conterno no fue, pero firmó el reglamento. Ahora, algunas de las advertencias de la Comisión de Producción están a punto de hacerse realidad:

(a) que en vez de proteger el medio ambiente, como se pretende, se generará una presión sobre el recurso en el área sur (bajo el paralelo 16º), que ha sido exceptuada de la norma, y donde irán los barcos que ya hayan agotado su cuota;

(b) que se alentará a la conversión de barcos de la pesca industrial a la de consumo humano, sin ningún plan, aumentando la presión sobre otras especies y desplazando la pesca artesanal;

(c) favorecerá el crecimiento de la pesca harinera de Chile (nuestro principal competidor), permitiendo que inversionistas extranjeros adquieran empresas peruanas con sus cuotas, controlando la producción y el manejo del recurso;

(d) favorecerá la ineficiencia, asignando cuotas a perpetuidad, que incluyen el factor capacidad de bodega, que es como si se asignara más mineral al que tenga la pala más grande o más madera al que tenga la mayor cantidad de motosierras.

(e) Concentrará la propiedad a través de ventas de barcos y empresas, dejando sin empleo a los pescadores de las flotas pequeñas y medianas.

Raúl Wiener
Unidad de Investigación

Loading...


En este artículo:


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD