Gobierno de Alan García es visto como fascistoide

El ex candidato presidencial humanista de Chile, Tomás Hirsch, estuvo en Lima para presentar su libro El fin de la prehistoria, Un camino hacia la libertad. En esta entrevista nos cuenta cómo ven al Perú en el exterior.

| 25 abril 2008 12:04 AM | Política | 659 Lecturas
Gobierno de Alan García es visto como fascistoide
(1) Tomás Hirsch dialoga con La Primera sobre como se percibe en el exterior al regimen aprista. (2) “Detenciones en el Perú recuerdan la época fujimorista”.

Más datos

DATO

–¿Permitiría la instala-ción de una base militar norteamericana en Chile?
-Por ningún motivo. Por el contrario, he sido uno de los permanentes luchadores para el cierre de todas las bases norteamericanas en América Latina. Esta semana estuve conversando con  el ministro ecuatoriano de la Presidencia, Ricardo Patiño, sobre la posi-bilidad y necesidad de cerrar la Base de Manta, tarea que el gobierno ecuatoriano ya ha decido acometer y que me parece espectacularmente bueno.

–Pero existe la posibilidad de que la trasladen a Perú.
–El servilismo al imperio norteamericano entregándole nuestro territorio para que instale sus bases y hagan sus asquerosidades y oprima a nuestros pueblos con el pretexto de que están luchando contra las drogas y termine generando una violencia imparable como la de Colombia, me parece gravísimo para la paz en la región. Así empezó Manta. Me parece el punto más grave de la región y es lamentable que en el Perú exista esa posibilidad.
659

–¿La próxima visita de la presidenta Michelle Bachelet ayudará a subsanar las relaciones bilaterales entre Perú-Chile, frágiles debido al diferendo marítimo?
–Me parece bien que la presidenta de Chile venga y que busque limar todo tipo de asperezas. Por lo demás, a mí, como a otros chilenos, nos parece bien acudir a organismos internacionales y no resolver los problemas por la vía de la guerra o con el terrorismo de Estado como lo hace Estados Unidos.

–¿Terminará el hielo entre ambas cancillerías?
–Esto obedece a un juego de política interna. Ambas cancillerías están buscando lograr la aprobación y el apoyo a sus posturas en sus respectivos países. También se están midiendo y olfateándose para saber en qué pie está el otro. Pero sé que, informalmente, continúa habiendo mucho intercambio, diálogo y cercanía entre gente que ha venido trabajando años en ambas cancillerías.

–¿Coincide con Bachelet en la idea de pensar en una política de defensa común en América Latina?
–La primera tarea es resolver los conflictos limítrofes en la región, que da pie a los sectores armamentistas. Pero el concepto de la presidenta Bachelet es bueno en la medida que signifique diálogo, integración, y encuentro de las fuerzas armadas de la región y, además, es bueno siempre y cuando se encuentren caminos hacia el desarme conjunto. Tenemos que reducir más el concepto de frontera interna como Europa.

–¿Y está de acuerdo con la relación Chile-China?
–China es el primer socio comercial de Chile, pero no se puede hacer oídos sordos a lo que ocurre en ese país. Las relaciones comerciales no pueden hacernos negar los derechos de los pueblos y desde ese punto de vista me pareció que Bachelet, en su viaje a China, fue exageradamente condescendiente.

–¿Los proyectos de inversión programados para Arica buscan mejorar las relaciones con Bolivia o un acercamiento a Perú?
–Me preocupa que estos proyectos no beneficien a los pueblos sino a los empresarios como sucede en Perú y en Chile donde sólo ven cómo se escapan nuestros recursos naturales o cómo se pagan sueldos de hambre. Pero creo que (esos proyectos) sí están cumplimento un papel de acercamiento a la región y son un buen paso para avanzar hacia la paz.

–¿Cómo cree usted que se ve el Perú desde afuera?
–Lo que se percibe en el resto de la región respecto de Perú es un Estado que se está poniendo tremendamente policíaco, represivo, duro y hasta medio fascistoide. Sólo espero que de aquí a que salga en el diario, no me alcancen a echar por mis declaraciones, acusándome de injerencia.

–¿Ven que el ambiente está alterado?
–Veo que están deteniendo a personas por participar en ciertas reuniones u organizaciones y me recuerda a otra época, como si volviera a haber aires fujimoristas. Eso es lo que se percibe afuera. Sobre todo cuando uno viene de Ecuador, donde están en un discurso tan distinto o como cuando uno ve los nuevos aires de Paraguay. Aquí uno ve una tendencia a formas fascistoides de tremendo poder del Estado, de control sobre las poblaciones y de impedir el libre pensamiento.

–¿Le preocupa que su proyecto de integración lo confundan con el chavismo?
–A mí me han dicho de todo. Que me digan que soy chavista y un poco de todo eso, me da lo mismo. Valoro enormemente los procesos de integración latinoamericana y desde ese punto de vista me parece muy relevante lo que está haciendo Chávez y la satanización que le hacen en el Perú me da risa, porque es surrealista.

–¿Es chavista?
–No. Soy chileno, humanista, socialista, tomista (de Tomás) y evista (de Evo Morales), si tuviera que elegir primero a alguien. Pero valoro enormemente esa línea de integración latinoamericana. Hay cosas que no me gustan de Hugo Chavéz, por supuesto. Pero el que no me parece muy interesante es el presidente de aquí (de Perú) que ha terminado orientando este país hacia la derecha. Conocí un primer Alan García al que apoyamos fuertemente los movimientos jóvenes de la época porque veíamos que era un joven que quería hacer transformaciones profundas y ahora lo que veo es un hombre asociado con la banca, con los capitales internacionales, con la derecha económica. Me decepcionó profundamente.

Lina Godoy
Entrevista


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD