Giacosa dice su verdad sobre expulsión

Guillermo Giacosa es un periodista argentino que jamás ha ocultado sus posiciones progresistas, de izquierda. Por eso, “Perú.21” se interesó años atrás en su pluma en un aparente esfuerzo de pluralidad informativa. Sin embargo, su palabra es ahora incómoda para la derecha y su poder mediático y esta es la razón por la que el citado diario lo echa acusándolo de plagio.

| 29 noviembre 2013 10:11 AM | Política | 7.5k Lecturas
Giacosa dice su verdad sobre expulsión
Lo sacan por pensar distinto
7554

—¿Cuál cree usted que es la verdadera razón por la que “Perú.21” ha emprendido una campaña en contra suya?

—Primero lo echaron a Juan Acevedo hace poco. A pesar de que no pensamos igual, tenemos muchas coincidencias. Somos gente más de izquierda que de derecha. La intuición que yo tengo es que han buscado un argumento que tiene que ver con las fuentes de información. Todos los periodistas usan las citas para trabajar. Lo que pasa es que yo no uso las agencias de información convencionales porque mienten escandalosamente.

Yo lo que diría es que al señor Juan José Garrido (director de “Perú.21”) lo han mandado para limpiar el camino de “Peru.21”, para hacer de este un diario no plural, sino uno que defienda los intereses que ha defendido siempre. Me da la impresión que es eso. Yo estoy analizando artículo por artículo de lo que dicen. Ellos han buscado un argumento.

—¿Cree usted que esta campaña se debe a que usted ha escrito sobre los peligros que trae la concentración de medios?

—Lo que yo pienso es que en estos momentos está dándose ya una lucha por el poder entre los medios y yo estoy haciendo hincapié en la ley de medios argentinos que busca la pluralidad.

En uno de mis artículos yo menciono que espero que esta pluralidad, que va a traer grandes beneficios, sea en inicio a nivel local, después a nivel nacional y luego a nivel regional.

Eso sería deseable. Supongo que en un momento de lucha por el poder no quieren tener a ninguna persona que opine distinto. Yo no quiero hacer acusaciones fáciles porque en realidad ellos sostienen que es por una cuestión moral.

—Pero más parece un pretexto, ¿no?

—Todos piensan que a mí me han sacado porque pienso distinto. Los de “Perú.21” sacan cinco o seis artículos y todo lo que yo pongo está entre comillas, y todo lo que está entre comillas no es plagio. Yo he estado revisando artículo por artículo y todo está entrecomillado y eso significa que no es mío, que no estoy plagiando. Si tú entrecomillas, es porque eso no es tuyo. A mí me gusta citar. Yo cito a propósito, porque como escribo en un diario de la derecha tengo que ganar credibilidad citando a personas que pueden ser más creíbles para la gente de la derecha o citando al “New York Times”, “The Washington Post”, “Los Ángeles Times” o “The Guardian” para que los lectores vean que en esos países también hay corrientes de pensamiento progresistas y que no todos están de acuerdo con las cosas que hacen. Esto lo utilizo como un recurso pedagógico. Me interesa citar porque demuestro lo que declaran las personas de mucho prestigio para que los lectores de “Perú21” las tomen de referencia. Lo que hago es citar a personas que tienen mucho prestigio y los cito para tener más información.

—¿Es una forma de censura lo que está haciendo “Peru.21” con usted?

—A lo mejor no, no quiero afirmarlo, pero mi impresión es esa. Te atacan moralmente, te quieren destruir moralmente... Tratan de bajar tu credibilidad. Eso lo hacen siempre, permanentemente. Lo he visto en Argentina y también ocurre acá. Me pasó en Argentina.

—Sin embargo, sus lectores lo apoyan y eso se ha expresado en una gran cadena de solidaridad.

—Es impresionante, eso me ha emocionado, pero a mí no me gustan nada estas cosas. No me molesta dejar de escribir en “Peru.21”. No tengo ánimos de figuración. Su idea es destruir y para destruir hay que descalificar.

—¿Cómo ve este asunto de la concentración de medios en el Perú? ¿Cree que es peligroso para la pluralidad informativa?

—Yo opino que sí por supuesto. Es más peligroso que antes. “El Comercio” y “La República” tenían prácticamente un monopolio total de la verdad, de las ideas. Ahora han descubierto otro monopolio en un momento en el que tienen un conflicto económico. Si no hubiese habido un conflicto económico no hubiesen hablado de monopolio. Lo que les interesa es el dinero, no la sociedad. La sociedad está en segundo término.

Paco Moreno/Roberto Contreras


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | | | | | |


La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital