General EP Juan Quintana Briceño y los "soldados fantasmas"

Sus propiedades están a nombre de su esposa y su conviviente. Tiene inmueble en Estados Unidos. Investigan su control migratorio, por tener muchos viajes a Bolivia y otros países, por sospecha de lavado de dinero.

| 13 octubre 2013 06:10 PM | Política | 6.5k Lecturas
General EP Juan Quintana Briceño y los "soldados fantasmas"
General EP Juan Quintana Briceño y los "soldados fantasmas"

Más datos

El Consejo de Investigación de Oficiales Generales (CIOG) citó a Quintana, quien no se presentó la primera vez. Luego advirtió a los componentes del Consejo que si lo pasaban al retiro por medida disciplinaria los denunciaría por supuestos actos de corrupción. El 24 de mayo, los integrantes del CIOG decidieron sancionar al general Juan Quintana Briceño dándole de baja. Seis días después, el comandante general del Ejército, Ricardo Moncada, ejecutó la medida.
6576

Surgen nuevas evidencias en el caso de los “soldados fantasmas” que involucran al general EP Juan Quintana Briceño en el cobro de dinero destinado a personal militar que en realidad no existía y para quien la Vocalía Suprema del Fuero Militar Policial dictó prisión preventiva.

Según fuentes judiciales dignas de crédito, el exjefe militar de la tercera brigada de fuerzas especiales de Tarapoto tendría inmuebles a nombre suyo, de su esposa y de una conviviente en zonas residenciales.

A nombre de la esposa Silvia Victoria Chacón Córdova, con quien Quintana tiene vínculo matrimonial con el régimen de bienes separados, figuran tres propiedades en Lima.

¿CÓMO LO HACE?

Una de ellas es el estacionamiento Nº 3 con ingreso a la avenida José Olaya Nº 117-125 en Chorrillos, valorizado en 52,000 nuevos soles.

Tiene además el departamento Nº 303 con ingreso en la avenida José Olaya Nº 117-125 en Chorrillos valorizado en 18 mil dólares.

También figura como propietaria del estacionamiento Nº 2 con frente a la avenida José Olaya Nº 125 en Chorrillos valorizado en 10,000 nuevos soles. En estas tres propiedades aparece la señora Chacón como propietaria del 50% y el otro 50% restante está a nombre del general Juan Quintana.

En Maynas la señora Chacón tiene a su nombre el predio ubicado en la calle Tambo S/N zona urbana de Iquitos valorizado en 20,000 dólares.

En esa misma localidad tiene a su nombre el vehículo Subaru de placa AY2834 del año 1982 y en Estados Unidos figura como propietaria del inmueble ubicado en 937 SW 20ST, Fort Lauderdale, FI33315 valorizado en 126,580 dólares.

El general Juan Quintana aparece en la partida Nº 11063969 como Gerente Financiero de la sociedad SASI Y ASOCIADOS S.A.C., que se dedica a la compra y alquiler de insumos muebles e inmuebles destinados a la construcción, comercialización, distribución, importación y exportación de productos fertilizantes, agroquímicos, maquinarias y equipos agrícolas.

Además figura como propietario, según partida Nº 52007801, de la camioneta rural de placa A7E399 marca Jeep modelo Comander del año 2006.

MÁS BIENES

Sara Sifuentes Dantas, estrechamente ligada a Quintana, según los informantes, es propietaria del departamento Nº 103, ubicado en la avenida José Olaya Nº 117-125 en Chorrillos, valorizado en 62,247 nuevos soles.

En Maynas aparece como propietaria del Lote 30, ubicado en la Mz. G, calle Mercedes, pueblo joven Fernando Lores Tenazoa valorizado en 10,000 nuevos soles.

Sara Sifuente también aparece ocupando el cargo de Gerente General de la sociedad SASI y Asociados S.A.C., según escritura pública Nº 2510.

Dichas propiedades no hacen más que confirmar que el general Quintana hizo fortuna rápidamente y tendrá que explicar ante las autoridades el origen del dinero para adquirir los inmuebles y los automóviles.

Adicionalmente es investigado su movimiento migratorio, por haber hecho frecuentes viajes, principalmente a Bolivia, que estarían relacionados con posibles operaciones de ocultamiento o lavado de dinero.

EL CASO

Según la Inspectoría de la Región Militar del Centro, en octubre del 2011 se determinó la “inexistencia” de 620 efectivos de tropa del servicio militar de acuerdo a las relaciones que el imputado mensualmente daba cuenta al comando.

A Quintana se le acusa de haber ordenado a sus subordinados “incrementar” sus efectivos de tropa con personal de reemplazos “inexistentes”, a fin de justificar la información que reportaba mensualmente al escalafón superior, en su calidad de jefe de la 3ra brigada de fuerzas especiales de Tarapoto.

Se menciona el caso de 178 y 219 efectivos de tropas que fueron considerados como destacados a la Escuela de Selva del Ejército en julio y agosto del 2011, para incluirlos en los pedidos mensuales de propina.

Durante su gestión como jefe de la Tercera Brigada de Fuerzas Especiales, el general Juan Quintana Briceño rindió cuentas por el pago de propinas y otros ingresos a soldados y otros subalternos que no existían en planillas, entre 2010 y 2011, según la acusación del Ejército.

UBICACIÓN Y CAPTURA

Ante ello, la fiscalía suprema del Fuero Policial Militar pidió al tribunal castrense disponer la detención del general de brigada EP (r) Juan Quintana Briceño, a quien las autoridades de su institución le atribuyen haber acreditado rendiciones de cuenta por el pago de propinas y otros ingresos de soldados y otros efectivos inexistentes.

El último 24 de mayo, el Consejo de Investigación de Oficiales Generales (CIOG), bajo la presidencia del comandante general del Ejército, general de división Ricardo Moncada Novoa, en un acto que no se registraba hace mucho tiempo en el instituto castrense, resolvió pasar al retiro al general Quintana por haber cometido una falta muy grave durante su gestión como jefe de la Tercera Brigada de Fuerzas Especiales, con sede en Tarapoto, región San Martín, entre 2010 y 2011.

Según la acusación del Ejército, durante el mandato de Quintana en la Tercera Brigada de Fuerzas Especiales entre 200 y 300 soldados, sargentos y subalternos que no estaban registrados en planillas cobraron puntualmente sus propinas y otros ingresos por un total de 35 mil a 40 mil soles mensuales, según rendiciones de cuentas suscritas por el general denunciado.

De acuerdo con la Ley de Situación Militar, se entiende por infracción muy grave el incumplimiento de las normas de manera deliberada con la finalidad de obtener alguna forma de beneficio.

Maniobras evasivas

En el Fuero Policial Militar, desde un principio los abogados de Quintana apelaron a una serie de acciones con el objetivo de desactivar el proceso que se le sigue.

En octubre del 2012, el general Juan Quintana recurrió ante el Ministerio de Defensa para apelar contra la resolución de la Comandancia General que disponía el inicio de la investigación. El pedido fue rechazado.

En febrero del 2013, la Comandancia General del Ejército nombró al jefe de Estado Mayor, general de división Felipe Aguilar Vizcarra, como investigador ad hoc para el caso del general Juan Quintana.

Después de no presentarse a declarar ante el inspector general Felipe Aguilar, Quintana planteó una acción de hábeas corpus contra el oficial ante el 52° Juzgado Penal de Lima.

Sin embargo, basándose en testimonios y evidencias documentales que recopiló, Aguilar encontró responsabilidad en el general Quintana y recomendó su pase al retiro.

Henry Cotos


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | | | | | | |


La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital