García también felicitó a los militares asesinos

Jesús Sosa Saavedra afirmó que el presidente Alan García avaló la formación del destacamento Escorpio (agrupación previa a Colina) que, entre otros operativos, asesinó e incineró al espía ecuatoriano Enrique Duchicela, en marzo de 1988, en los sótanos del Servicio de Inteligencia del Ejército (SIE), en el Pentagonito.

Por Diario La Primera | 31 jul 2008 |    
García también felicitó a los militares asesinos
Jesús Sosa Saavedra, “Kerosene” cantó sobre los orígenes del grupo asesino Colina.
Ex agente Jesús Sosa Saavedra dice que en 1988 y 1989, el Presidente los saludó por operativos realizados.

Más datos

DETALLE

Ante la Primera Sala Anticorrupción, Sosa Saavedra ha admitido su responsabilidad. Ha implicado también al ex jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, Nicolás Hermoza Ríos, así como al jefe operativo del Grupo Colina, Santiago Martin Rivas, en asesinatos selectivos de sospechosos de terrorismo. Sin embargo, Sosa ha cuidado que sus declaraciones no responsabilicen a Alberto Fujimori por las ejecuciones extrajudiciales perpetradas por Colina, pese a que la acusación fiscal y la orden de extradición de la justicia chilena señalan que el ex dictador avaló esas acciones.

Sosa, quien integró ambos destacamentos, dijo que, por este asesinato, él y sus compañeros fueron felicitados por el presidente García. En actitud similar, Alberto Fujimori congratuló a los miembros del Grupo Colina por las acciones realizadas durante 1991 y 1992, años en los que se registraron las matanzas de Barrios Altos y La Cantuta.

Ante la sala que juzga al ex dictador Fujimori, Sosa reveló también que en abril de 1989, los integrantes de Escorpio, bajo las órdenes de Santiago Martin Rivas, asesinaron en Tingo María (Huánuco) al periodista Guillermo López Salazar, a quien vincularon con un ataque de Sendero Luminoso contra un puesto policial de la localidad de Uchiza.

“Fui informado que la captura del espía ecuatoriano fue una orden expresa del presidente de la República (García), era el año 1988. La orden directa fue impartida por el coronel Oswaldo Hanke, quien era jefe del Servicio de Inteligencia del Ejército. Luego de la captura, fui a conversar con él en su despacho. Ahí lo llamó el comandante general del Ejército, quien lo felicitó por la exitosa operación y además le expresó las felicitaciones del Presidente”, relató Sosa, quien es conocido como 'Kerosene' porque quemaba los cadáveres de sus víctimas con ese combustible.

Reacciones
Para Gloria Cano, abogada de la parte civil en el juicio contra Fujimori, el testimonio de Sosa confirma lo señalado por otros miembros del destacamento Colina, es decir, que los operativos de inteligencia finalizaban con muertes, y que “eliminación” era igual a muerte o asesinato. “El testimonio de Sosa evidencia que en el pasado ya existían grupos de eliminación, que el Servicio de Inteligencia del Ejército y los gobiernos siempre trabajan con estos grupos tal como el ex agente lo narró al periodista Ricardo Uceda, quien plasmó los detalles de las matanzas en el libro 'Muerte en el Pentagonito”, señaló Cano. En ese texto se consigna que el operativo contra el espía ecuatoriano se denominó 'Lucero'.

Versión sospechosa
Para Carlos Rivera, también abogado de la parte civil, la información brindada por Sosa “señala que las decisiones de ejecución de los operativos no partían de jefes operativos como él o Martin Rivas, sino del Comando del Ejército”. Rivera sostuvo, además, que ayer 'Kerosene' incluyó una información sospechosa cuando afirmó que la creación del Grupo Colina, al que denomina “Destacamento de Inteligencia Lima”, fue una decisión del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas y no del Servicio de Inteligencia Nacional, con lo que evidencia la intención de exculpar a Fujimori. Rivera indicó que estos hechos son investigados por el Ministerio Público.

Formación de Colina
Asimismo, Sosa indicó que la conformación del Grupo Colina fue una orden de la División de Inteligencia del Comando Conjunto. Según le contó Martin Rivas, esta instancia autorizó la reconformación del equipo especial de inteligencia Escorpio en el cual participó activamente. También confirmó la participación del Grupo Colina en las matanzas de Barrios Altos y que el general Hermoza Ríos fue quien ordenó perpetrar la matanza en la Universidad La Cantuta, el 18 de julio de 1992, así como el asesinato de un grupo de campesinos en el Valle del Santa.

Sosa ofreció detalles en declaración jurada
Jesús Sosa fue capturado el 3 de abril. Días antes envió una declaración jurada a la Segunda Sala contra el Terrorismo en la que acepta su rol en el operativo realizado en marzo de 1988: “En 1988 fue descubierta una red de espionaje con integrantes del SIE. Fue detenido el subteniente Marco Barrantes. Interrogado, dijo que vendía información al agregado aéreo de Ecuador, Enrique Duchicela. El jefe del SIE, coronel Oswaldo Hanke, y el comandante Harry Rivera, pidieron secuestrar a Duchicela y llevarlo al 'Pentagonito'. Hanke me dijo que el presidente García estaba al tanto. Quiero pedir perdón a la familia Barrantes, tal vez sea mucho demandar que comprendan las circunstancias que rodearon la muerte de uno de sus seres queridos. Ya he expresado estos mismos sentimientos a la familia Duchicela”.

Marcelo Puelles
Redacción


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.