García se despide violando normas

Efecto fin de gobierno. Es lo que algunos observadores opinan de la catarata de decisiones y actos políticos fuera de los marcos constitucionales y de los mínimos criterios de coexistencia política en que se ha empeñado el presidente García en las últimas semanas, desordenando y desestabilizando el escenario electoral. Entre los “garciazos” más notables de estos días, los analistas mencionan hasta cinco asuntos:

Por Diario La Primera | 09 set 2010 |    
García se despide violando normas
García está desatado. Salta cumplimiento de las normas.
Lanza decretos anticonstitucionales y se entromete impunemente en las elecciones para favorecer a sus aliados.
(a) Los decretos legislativos de protección del personal militar y policial que incurre en violaciones graves de derechos humanos, entre ellos el decreto legislativo 1097, que son discriminatorios (distinguen unas personas de otras, donde no se puede distinguir), y trasgresores de convenios internacionales.

(b) La pretensión anunciada de eliminar la “célula viva” para militares y policías en situación de retiro, para excluirlos del aumento de remuneraciones prometido en el discurso de 28 de julio, lo que es nuevamente discriminatorio y contrario a la ley de situación militar;

(c) La modificación vía decreto de una ley apenas aprobada y promulgada con gran bombo, para someterse a la presión de la empresa chilena que actualmente monopoliza el mercado de la aviación comercial;

(d) La interferencia escandalosa del presidente en el referéndum sobre la devolución de los fondos del FONAVI que se encuentra en pleno desarrollo, utilizando el poder del Estado para manipular la decisión de los votantes;

(e) La declaración de simpatía del presidente hacia la candidatura de Lourdes Flores, a la alcaldía de Lima, en flagrante faltamiento al deber de neutralidad de las autoridades del Estado.

Todo esto está ocurriendo y es una evidencia de que se ha entrado en un curso peligroso. El mix de atropellos mencionados tiene su origen en diversos elementos: presión de los núcleos militaristas más duros en pro de la impunidad; fiscalismo del MEF apuntalado por los organismos financieros multilaterales que propugnan la separación de los sistemas pensionables de las remuneraciones al personal activo; sometimiento a las grandes empresas contra los derechos de los consumidores; voluntarismo político para imponer sus criterios en las elecciones. Y demuestra que Alan García está convencido que no hay manera de contenerlo con un Congreso que nunca fue un factor de equilibrio y que ahora está más castrado que nunca; un Poder Judicial y un Tribunal Judicial desprestigiados e impredecibles; y una oposición y una opinión pública pendientes de las elecciones.

Según el criterio de analistas consultados lo que se viene es mucho más de estas trasgresiones. Esto significa que no se vienen meses de meros debates o pullas entre candidatos, porque el gobierno saliente va seguir imponiendo la agenda, como si recién estuviera empezando, generando controversias serias y enfrentamientos como los que están germinando en estos días. Un gobierno de salida chocando contra el sistema internacional de derechos humanos, al mismo tiempo que provoca malestar militar-policial, que cachetea a los consumidores que aplaudían el fin de los abusos de las compañías monopólicas, y que no se detiene ante las denuncias de los actores electorales, está jugando con fuego.

En el país mucha gente exige que el gobierno se abstenga de estas decisiones e intervenciones y que cumpla con su obligación de garantizar la paz social para un cambio ordenado de autoridades.

Raúl Wiener
Redacción

Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.