García se burla de justicia peruana

En una evidente muestra de rebeldía, el expresidente Alan García expresó ayer que no tiene ninguna intención de acudir al juicio oral del caso de espionaje telefónico, presuntamente realizado por la empresa Business Track (BTR), cuando nuevamente sea citado a declarar como testigo.

| 12 setiembre 2011 12:09 AM | Política | 3.5k Lecturas
García se burla de justicia peruana
El expresidente García estuvo ayer en la conmemoración del 11-S, en la embajada norteamericana.
Dice que no acudirá a juicio de caso BTR para evitar un circo político, y que acusaciones hechas por Alberto Químper obedecen a su avanzada edad.

Más datos

DETALLE

“Yo estoy por encima de las críticas (sobre la reconstrucción de Pisco en su Gobierno) de esos congresistas (de Gana Perú)”, sostuvo García al final del evento conmemorativo del décimo aniversario de los ataques terroristas a las Torres Gemelas, en la embajada de los Estados Unidos en Lima, al cual asistió como invitado junto al excanciller José Antonio García Belaunde.
3522

García declaró a LA PRIMERA que desistió de concurrir al juicio oral, cuando fue llamado como agraviado, porque “es su derecho” y quiso evitar un “circo político”, dando a entender que puede eludir cualquier orden del Poder Judicial.

“Puede ser que vaya; sí, cómo no”, respondió con ironía al ser reiteradamente consultado sobre si asistiría al juicio del caso BTR, enfrentándose de esa manera al presidente del tribunal que ve ese caso, Iván Sequeiros, quien aseguró que el exmandatario sería llamado a declarar de grado o fuerza si se resiste a ser interrogado cuando sea citado.

EL DERECHO, SEGÚN GARCÍA
García ante los periodistas, explicó el modo en que concibe su derecho de no asistir, cuando fue citado dos veces como agraviado, al juicio en el que el abogado de Manuel Elías Ponce Feijóo lo acusa de haber intervenido en la investigación policial y fiscal, para desaparecer audios de conversaciones de sus exministros involucrados en presuntos actos de corrupción y de esa manera salvarse de cualquier responsabilidad.

Reforzó su negativa a asistir al juicio con varios ejemplos. “Nadie puede decir, señor periodista, que le han robado su casetera. Usted puede decir: ‘considero que no me han robado mi casetera, entonces no soy agraviado’. Es el derecho esencial y fundamental”, dijo.

“Usted, cuando es citado como acusado, tiene que ir; pero si a alguien se le ocurre que usted es agraviado, usted tiene todo el derecho de decir: ‘no soy agraviado’. O que alguien diga han violado a esta niña o a esta otra. Ella tendrá el derecho de decir: ‘no es cierto’”, afirmó.

El exmandatario explicó que la segunda razón que lo avala para no asistir al juicio oral de ese proceso es “para evitar un circo político”, dando a entender que el Palacio de Justicia se presta para ese fin.

“Esa es la segunda razón (el “circo político”). No nos engañemos, así como no fui al Congreso, porque sabía todo lo que habían preparado, y ustedes saben que tenía razón, así, mi deber político me obliga a sustraerme de servir como circo para otras personas”, indicó.

También evitó responder a las acusaciones de latrocinio de Alberto Químper, su exasesor tributario y procesado por el caso Petroaudios, que reveló que García se hizo rico en su último gobierno y conocía, además, muy bien de las visitas irregulares de sus exministros al empresario dominicano Fortunato Canaán en su suite del hotel Country Club.

“Cuando una persona está así, y a esa edad, hay que entender”, declaró García sobre Químper a quien lo desacredita solo por tener 75 años, sin considerar que el patriarca del Apra Armando Villanueva del Campo tiene 96 años y aún sigue siendo un referente para la política del país.

AUTODESTRUCTIVOS
Según García, las críticas a su segundo gobierno “se deberían a la misma personalidad autodestructiva del peruano” y que está “reflejado en la historia nacional”.

“Para quien conoce bien la historia de nuestra patria, ¿qué hay de nuevo? Balta criticó a Prado, y después los neopradistas criticaron a Pardo, luego los militares con Belaunde, y así sucesivamente en la historia del Perú”, dijo.

Añadió que “en nuestra patria siempre hay una tendencia a la autofagia, a la autodestrucción: Hay que destruir todo, recomenzar de nuevo, pero comprendo lo que es la historia del Perú y no me quejo, porque aquí he nacido y así lo quiero”.


Textual
“Es mi derecho no asistir como agraviado”

¿Por qué se rehúso a presentarse al juicio oral del caso BTR a pesar que usted prometió asistir cuando fuera solicitado a rendir su declaración?
-Dos razones: Nadie puede decir, señor periodista, le han robado su casetera. Usted puede decir: “considero que no me han robado mi casetera, no soy agraviado”. Es el derecho esencial y fundamental. Usted cuando es citado como acusado, tiene que ir; pero si a alguien se le ocurre que usted es agraviado, usted tiene todo el derecho de decir: no soy agraviado. O que alguien diga han violado a esta niña o a esta otra. Ella tendrá el derecho de decir: “no es cierto”. La segunda razón (el circo político). No nos engañemos, así como no fui al Congreso porque sabía todo lo que habían preparado, y ustedes saben que tenía razón, así mi deber político me obliga a sustraerme de servir como circo para otras personas.

- ¿Y cuando sea llamado por el tribunal a declarar como testigo?
-Puede ser que vaya; sí, como no.

-Su exasesor tributario aseguró que usted conocía muy bien de las visitas que hacían a Fortunato Canaán en su suite del hotel Country Club ¿Qué puede decir al respecto?
-Cuando una persona está así, y a esa edad, hay que entender.


Que venga megacomisión
Alan García afirmó sentirse conforme con la eventual conformación de una megacomisión en el Congreso que investigue los actos de corrupción de su segundo gobierno como la fallida reconstrucción de Pisco, los casos BTR y Petroaudios, Decretos Supremos de Urgencia, la sobrevaluada remodelación del Estadio Nacional y el copamiento aprista en ministerios.

“Escucho mañana, tarde y noche que quieren hacer una megacomisión. En buena hora, me conviene, que la hagan. Ahora lo que yo digo es: la comisión debe investigar hechos, licitaciones, precios, plazos; si de allí se desprende que una persona tiene algo que ver en intereses se le denuncia ante el juez. Vamos a investigar a una persona por cualquier cosa, sin tener precisión, y vamos a ver qué sale. Creo que eso es simplemente una forma politiquera”.

Al referirse al Contralor, Fuad Khoury, quien denunció el alto nivel de corrupción de su gobierno saliente, García se limpió una vez las manos y sostuvo que el Ejecutivo no es responsable de lo que hagan diez mil funcionarios públicos.

“Cuando una persona dice hay diez mil funcionarios corruptos en el gobierno anterior, se olvida que el gobierno anterior solo maneja la quinta parte de los empleados. La mayoría la manejan ahora los municipios y las regiones, y se olvida de decir puntualmente de los que quedan, que son 1600, hay menos de cien denunciados real y penalmente”, aseveró.


Henry Campos
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

0.608693122864