García contra Ley Universitaria

Alan García se ha lanzado contra la Ley Universitaria porque se inspira, dice, en el modelo chavista. Acusar de chavista al general EP (r) Daniel Mora, principal artífice del proyecto, es como disparar (o disparatar) al aire. El texto aprobado responde a una realidad peruana, enfrenta un cúmulo de mediocridad y corrupción (que, por ejemplo, ha permitido que el jefe aprista cobre a la Universidad “San Martín de Porres” 830 mil soles anuales).

| 01 julio 2014 08:07 PM | Política | 1.2k Lecturas
García contra Ley Universitaria
García contra Haya
Por: César Lévano
1263

Desconozco el modelo chavista de universidad. Lo que sé es que la teoría y la práctica universitarias del Apra de hoy se expresan en autoridades como las de “San Martín” y “Garcilaso de la Vega”. Todo lo han demostrado: desde rectores sin autoridad intelectual y sin freno para meter las manos en las arcas institucionales hasta compra de votos de docentes y dirigentes estudiantiles.

No es ese el modelo de universidades que preconizó Víctor Raúl Haya de la Torre en sus años juveniles, cuando luchaba por la reforma universitaria, y el Apra era un impulso naciente, una claridad auroral que asomaba de las entrañas del movimiento obrero y popular.

Habría que recomendar a García que lea el mensaje de Haya titulado “La reforma universitaria y la realidad social”, cuyo texto aparece en el juvenil libro hayista, Por la emancipación de América Latina, M. Gleizer editor, Buenos Aires, 1927.

En ese momento, el joven Haya estaba desterrado en Londres, y la compilación de sus escritos había corrido a cargo de peruanos exiliados en Argentina.

En el mensaje que he mencionado se leen párrafos como estos:

América Latina está viviendo la hora tremenda en que se gesta su conflicto definitivo: de un lado, las fuerzas del pasado arrastrándonos traidoramente a la esclavitud del imperialismo yanqui que acecha y corrompe, y, del otro, nuestra generación…”.

Más adelante, Haya señala que su afán no es convertir la reforma universitaria en un “refinamiento del sistema”, sino “convertir al estudiante en simple obrero intelectual, con conciencia de clase de ‘simple obrero intelectual’, democratizar, vale decir, proletarizar lo más posible las universidades, hacer del profesional un factor revolucionario y no un instrumento de la reacción”.

Hablar de proletarizar a los profesionales debe de saber a chicharrón de sebo a un hombre que vale su peso en oro.

Claro está que no solo García, sino todo el aprismo se ha deslizado, a lo largo de décadas, a los brazos y la bolsa del imperialismo y al cobijo de la corrupción. Pero la última frase del juvenil de Haya conserva fuerza y validez: “Una vez más nuestro lema: ‘contra el imperialismo yanqui, por la unidad de los pueblos de América, para la realización de la justicia’.

César Lévano


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital

0.715883970261