García dice ahora que opositores lo envidian

El presidente Alan García arremetió ayer en la inauguración de obras de agua potable y alcantarillado en Carabayllo, contra sus críticos, de quienes dijo tienen “el alma carcomida” porque cuestionan a los “núcleos ejecutores” y al descomunal poder que el mandatario ha entregado a su amigo Carlos Arana.

Por Diario La Primera | 22 ago 2009 |    
García dice ahora que opositores lo envidian
Eufórico, el presidente García muestra otra vez su lado intolerante.
Jefe de Estado nuevamente se despacha a sus anchas y carga contra críticos a su gestión a quienes los acusa de tener “el alma carcomida por la envida”.

Más datos

DETALLE

“Si ellos (los funcionarios) tienen temor y tienen derecho a tener temor, entonces que el pueblo directamente asuma las obras. El núcleo ejecutor convoca al pueblo a construir las obras que no le han construido”, dijo García.

“¿De qué critican? ¿De manejar mal los programas sociales? ¿De crear núcleos ejecutores bajo la dirección de Carlos Arana? Quiero reiterar a los críticos del gobierno, que critican algunos con cierta razón y otros porque tienen el alma carcomida por la envidia, vengan a Carabayllo a ver las obras del gobierno, vengan a los diferentes distritos del Perú para ver las obras concretas. Esto es lo que llamo una noticia, noticia para 160 mil personas. Noticia verdadera y constructiva, no la noticia de la politiquería, del insulto, del adjetivo, de ver como critico que no trabajo. No, la política de las obras y la noticia de las obras”, dijo García llevándose de encuentro al periodismo.

Rasgo permanente
Para el analista político Carlos Reyna, expresar frases agresivas se ha convertido en un rasgo del presidente García, a quien los peruanos tenemos que mirar ahora con cierta paciencia. “Sin embargo, no importa lo que dice sobre sus críticos, pero sí la manera cómo describe a los llamados núcleos ejecutores”, señaló.

En diálogo con LA PRIMERA, Reyna dijo que esto evidencia que el presidente ha tenido una especial predisposición al clientelismo que lo ha estado conteniendo, refrenando y reprimiendo, y que ahora, en la segunda mitad de su gobierno y próximo a las elecciones del 2011, considera oportuno desfogar.

Sin embargo, Reyna advirtió que todo “desembalse de populismo” sólo sirve para mejorar parcial y fugazmente la imagen de un gobierno como el suyo y que esto no constituye un bienestar sostenible ni beneficioso.

El analista calificó de interesante que arengue a la población a exigir la entrega de dinero porque revela que el presidente ya no puede conducir al Estado. “Estoy convencido que en estos meses, si ustedes me ayudan, se organizan y exigen en cada municipio, gobierno regional y ministerio, que se les entregue los recursos y ustedes asumen la responsabilidad de hacer las obras estoy seguro que haremos miles de obras”, instó el presidente en Carabayllo. Al respecto, el ex ministro de Trabajo, Juan Sheput, dijo a LA PRIMERA que García se ha convertido en el principal agitador de masas y provocador del desorden social con lo cual se constituye en un pésimo ejemplo ante los conflictos sociales. “El presidente engaña a la Nación cuando se refiere a los críticos y el hecho de formar núcleos ejecutores es el reconocimiento de su gigantesco fracaso en obras sociales”, indicó.

Sheput reiteró que no le sorprende la actitud presidencial porque siempre habla en términos rimbombantes como al inicio de su gobierno, cuando anunció la creación del Comando de Lucha contra la Corrupción que nunca funcionó. “Colocar los núcleos ejecutores en manos de un individuo como Arana que tiene una trayectoria sinuosa y en el límite con la corrupción y vinculado al aprista Agustín Mantilla, es simplemente actuar sin escrúpulos y sin respeto a la ciudadanía”, señaló.

“Y ahora, continúa, en su tercer año, con una clara demostración de incompetencia en manejo de programas sociales. La verdad es que ya no tiene un orden mental establecido. Primero dice que quiere orden y luego arenga contra el Estado”, sentenció Sheput.

Mujeres y jóvenes le bajan el dedo
El presidente Alan García sigue perdiendo popularidad entre las mujeres y los jóvenes, cuyos votos fueron de vital importancia para que el año 2006 resulte electo jefe de Estado. Según la última encuesta del Grupo de Opinión Pública de la Universidad de Lima, realizada en Lima y Callao, el 68,2% de las encuestadas mujeres desaprueban la gestión de García. Asimismo, los encuestados con edades entre los 18 y 27 años, 57,7% lo desaprueban. Mientras que de la población con edades entre los 28 y 37 años, 65% le bajan el dedo al gobierno de García. De los consultados que tienen edades entre los 38 y 47 años, 58,8% lo desaprueban. En total el 62,2% de los limeños y chalacos desaprueban su gestión y el 31,4% la aprueba, es decir, cinco décimas menos que el mes pasado.


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.