García da “Orden del Sol” a imagen del Qoylloriti

En su desesperación por revertir su alicaída popularidad con miras a las elecciones de 2016, el presidente Alan García no tuvo mejor idea que contentar a la ciudadanía cusqueña otorgándole la Orden de “El Sol del Perú” en el Grado de Gran Cruz a la imagen del Señor de Qoylloriti.

 

Por Diario La Primera | 04 jul 2011 |    
Canciller García Belaunde y el mandatario en plena procesión de la sagrada imagen.
Figuretismo de mandatario no tiene límites, quiere congraciarse con cusqueños después de tenerlos olvidados.

Más datos

DETALLE

La fiesta empieza el día de la Santísima Trinidad, cuando más de 10.000 peregrinos ascienden hasta el límite de las nieves perpetuas de Ocongate, con temperaturas mínimas de -4° C.

Durante la misa celebrada en honor de una de las imágenes con mayor arraigo en el país, cebrada en la Basílica Catedral de Lima, García utilizó la ceremonia para ganarse algunos votos y departir con los seguidores de la venerada imagen.

El mandatario llegó a las 11 de la mañana a la ceremonia litúrgica celebrada por monseñor Antonio Tomasi y vivió la ceremonia al máximo, mostrando una postura compungida y muy solemne en todo momento, participando de los cánticos en español y hasta en quechua.

Además, aprovechó la situación y compartió con los “mayordomos” y representantes de las casi 50 hermandades del Señor de Qoylloriti, imagen que estuvo rodeada de otras como la de San Pablo, la Virgen de Kani Kunka y San Sebastián, dentro de la sede religiosa.

Finalizada la homilía, el mandatario junto al canciller José Antonio García Belaunde hizo entrega de la medalla y el diploma correspondiente. Luego, ambos recibieron un distintivo con la imagen del Señor de Qoylloriti, de manos del mayordomo Genaro Ortega.

Según la Resolución Suprema, la imagen del Señor de Qoylloriti “es uno de los mayores eventos religiosos de los andes cusqueños, que congrega cada año a miles de fervientes peregrinos”, por ello, señala, al venerar la imagen, los fieles “renuevan sus energías y reafirman su fe por su prosperidad y buena salud, destacando la trascendencia nacional de la imagen religiosa”.

Además, se añade, dicha imagen “también atrae a gran número de personas en las procesiones que se realizan en muchas otras ciudades del Perú, recogiendo el favorable sentir de la ciudadanía que reconoce al Señor de Qoylloriti por su contribución al bienestar espiritual de los peruanos”.

Teniendo en cuenta la presencia de cientos de personas apostadas dentro y fuera de la Catedral, la seguridad fue redoblada e hizo lo imposible por entorpecer el trabajo de la prensa, que estuvo a la expectativa de las palabras del mandatario, pero todo fue en vano.

“No vuelvas”
García prefirió participar del recorrido procesional del Cristo cusqueño por la Plaza Mayor donde un grupo de contadas señoras le gritaban “Alan, presidente” o “Alan, 2016”, oportunidad que aprovechó el presidente para sonreír y mandar besos volados; mientras la gran mayoría de observadores gritaban: “Alan ya te vas, no vuelvas”, “Alan nos vemos en Italia”, “Alan gordo, no regreses”, frases que prefirió obviar y dejar de lado.

El presidente aprovechó la celebración para rodearse de las personas que participaban de la celebración anual y que alborotaron la Plaza Mayor, acompañados de bandas musicales y danzantes.


Rosa María Loayza
Redacción

Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.