García admite fracaso

El presidente Alan García reconoció, luego de cuatro años de gestión y a uno de entregar el poder, el deterioro progresivo de la seguridad ciudadana y la imposibilidad de revertir esta preocupante situación bajo su gobierno.

Por Diario La Primera | 25 jul 2010 |    
García admite fracaso
Tampoco puede contra violencia.

Más datos

PREPARA MENSAJE

En los últimos días, el presidente Alan García ha evitado todo contacto directo con la prensa y sólo se ha dirigido a ésta y a la ciudadanía a través de discursos oficiales. Todo parece indicar que está reservando sus energías y respuestas para la presentación del informe de su cuarto año de gobierno, el 28 de julio, ante el Parlamento.

“Pero hay algunos temas en los cuales todavía no logramos la aprobación necesaria de la población. Y uno de ellos es el de la falta de seguridad ciudadana, que afecta al más humilde de los peruanos…a través de las bandas que se organizan de manera espontánea en las calles o a quienes sufren del secuestro en las calles”, admitió.

Tras entregar a la Policía Nacional del Perú un total de 661 nuevos vehículos para reforzar las tareas de la seguridad ciudadana, García confesó que “el realismo y la sinceridad ante el país nos exige decir que todavía no alcanzamos lo objetivos para los cuales se creó la policía, hace 24 años”: La seguridad y la defensa del ciudadano.

Sin embargo, estimó que este año su gobierno espera superar sus metas y dejar al próximo régimen “una mejor situación” de la seguridad interior del Perú.

En su discurso, realizado en la explanada central del Ministerio de Interior, García hizo un mea culpa sobre las pocas o casi nulas acciones de su gobierno en el combate a la delincuencia y el crimen organizado, al señalar que es un derecho de la ciudadanía exigir al Ejecutivo acciones contundentes para, por lo menos, frenar el incremento exponencial del delito.

“La sociedad, en todos sus niveles, que nos paga nuestros salarios y financia nuestras instituciones, nos exige, con todo derecho, más esfuerzo, en cuanto a la seguridad ciudadana… Y estoy convencido que mientras más exijan, más debe ser nuestro esfuerzo”, subrayó.

A modo de justificación, adujo que el crecimiento económico del país ha venido acompañado de “efectos no queridos” como el incremento de la inseguridad y la delincuencia común, los mismos que -anotó- están “aunados al aumento del ingreso, la capacidad adquisitiva, y el fortalecimiento de nuestra clase media”. “Tenemos que ser muy claros en que conforme avanzamos, ellos (las organizaciones delictivas) también avanzan y buscan oportunidades mayores para cumplir sus fechorías”, advirtió.

Refirió, entonces, que este sombrío panorama “nos exige mayor determinación, preocupación y focalización de todos los efectivos” en su principal trabajo: garantizar la seguridad ciudadana, la cual “no es la administración o la preparación de las vituallas o el taller de mantenimiento de los vehículos”. “Lo que necesitamos es que el último de los policías, el que pasó por la escuela policial, esté persiguiendo delincuentes y desarticulando bandas, dando seguridad física o virtual a la sociedad”, enfatizó. En ese sentido, consideró que lo que puede hacer su gobierno es “esforzarse permanentemente” por “cubrir la brecha” existente en materia de seguridad ciudadana y orden público.

En otro pasaje de su alocución, el jefe de Estado pidió al pueblo peruano “indulgencia” para con la Policía Nacional, en razón a las continuas inconductas y hechos delictivos perpetrados algunos de sus integrantes.




    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.