Fujimoristas se esconden y enmudecen

Ante contundente deslinde y acusación presidencial contra la dictadura de Fujimori, la cúpula partidaria tan acostumbrada a responder cualquier pullazo, esta vez guardó sepulcral silencio.

| 07 abril 2012 12:04 AM | Política | 5.9k Lecturas
Fujimoristas se esconden y enmudecen
Keiko Fujimori no quiso hacer ninguna declaración sobre pronunciamiento del presidente Humala.
5922

El contundente deslinde del presidente Ollanta Humala contra la corrupción, traición a la Patria e impunidad que significaron Alberto Fujimori y su nefasta dictadura de una década, provocó el súbito enmudecimiento de la plana mayor del fujimorismo.

En una extraña coincidencia, apagaron sus celulares y evitaron así contestar a los requerimientos de LA PRIMERA, para que respondiesen a las graves y directas imputaciones presidenciales.

Nuestro diario intentó comunicarse infructuosamente una y otra vez, durante toda la jornada de ayer, con Keiko Fujimori y con las principales figuras de la bancada congresal fujimorista como, por ejemplo, el vocero de dicho grupo legislativo, Rolando Reátegui y el parlamentario e hijo del exjefe de Estado, Kenyi Fujimori.

De igual modo lo hicimos sin éxito con las congresistas Martha Chávez, Luz Salgado y Luis María Cuculiza; así como los representantes Alejandro Aguinaga y Cecilia Chacón, entre otros importantes legisladores de este grupo político.

Así, solamente contestaron a nuestras interrogantes los congresistas Carlos Tubino, Rofilio Neyra y los exparlamentarios Carmen Lozada y Carlos Raffo, quienes intentaron defender a su sentenciado líder de la Diroes, inclusive haciendo del ataque el mejor “argumento” para rebatir las verdades de perogrullo sobre el régimen fujimorista.

Anteayer, el presidente Ollanta Humala manifestó que el golpe del 5 de abril de 1992, que consagró a la nefasta dictadura de Alberto Fujimori, significó para el Perú sinónimo de corrupción, traición a la Patria e impunidad.

Tras advertir que esta ilegal acción “tiene que quedar en la historia, para que no se vuelva a repetir”, Humala recordó que nuestro país tiene la tarea pendiente de sancionar a todos los delincuentes que se beneficiaron de la mafia del exdictador, la misma que dilapidó el dinero del país y por la cual -a la fecha- no han respondido por sus actos.

En ese sentido, el mandatario exigió a la clase política y al Estado recuperar los miles de millones de dólares de los fondos sustraídos del Tesoro Público por la mafia corrupta de Fujimori.

Como respuesta, el excongresista y exvocero Carlos Raffo consideró que la mejor defensa es el ataque, al referir que el jefe de Estado “carece de autoridad moral” para cuestionar el golpe dictatorial del 5 de abril, por supuestamente ser el mandatario un apologista de la ruptura del orden constitucional.

“Creo que no puede tirar piedras a la casa del vecino, sin tener tremendo techo de vidrio. O sea, él (Ollanta Humala) es presidente por ser golpista. El es presidente por haber promovido e intentado dos golpes: el de Moquegua y el de Andahuaylas. La vaca no se acuerda cuando fue ternera”, subrayó al referirse al pronunciamiento de Locumba contra la dictadura de Fujimori, y pretender involucrarlo en la asonada de su hermano Antauro.

Al rechazar que el fujimorismo haya sustraído más de seis mil millones de dólares del erario nacional, mediante el argumento que dicha cifra “es tan falsa como las de la Comisión de la Verdad”, Raffo exhortó a Humala a dedicarse a gobernar “que lo está haciendo más o menos bien”.

“Ollanta no debe entrometerse en temas políticos, donde termina metiéndose autogoles. Eso es lo que le recomendaría”, remarcó.


El cardenal Cipriani, insolente hasta en Semana Santa.

A su turno, el parlamentario de la bancada fujimorista, Carlos Tubino, acusó a Ollanta Humala de haber hecho “una acusación sin fundamento”, al responsabilizar directamente a Alberto Fujimori de los graves hechos de corrupción perpetrados durante el decenio de su dictadura.

En ese sentido, Tubino atribuyó toda la responsabilidad de la corrupción escandalosa en la que incurrió el régimen de Fujimori, al socio y “gemelo” del exdictador, Vladimiro Montesinos, precisamente tal como lo han hecho antes los altos dirigentes fujimoristas.

“Todos los hechos (de corrupción) que conocimos y hemos visto, años después, se sucedieron con relación al señor Montesinos. Y todos los condenamos. Y por eso, Montesinos está en la cárcel, porque él tiene que responder a la sociedad peruana por el destino de esos fondos (robados). Él hizo cosas que no debía y se dedicó a otro tipo de actividades ilegales”, puntualizó.

Tubino consideró que la ruptura del orden constitucional, por Alberto Fujimori, fue inevitable por la crisis económica, social y política en que se halla el país, jaqueado por la subversión terrorista de Sendero Luminoso.

“El 5 de abril de 1992 fue una situación excepcional que no puede volver a repetirse. Esta fecha debe verse en su verdadero contexto, y no en una forma aislada. Si bien es cierto que se cerró el Congreso, y ahora para todos los peruanos eso estuvo mal, el tema es que esto se dio en una coyuntura de emergencia para el país y que –en su momento- fue aprobado por una mayoría de peruanos”, justificó.

En tanto, la exparlamentaria fujimorista, Carmen Lozada, se mostró extremadamente cauta en responder los cuestionamientos del mandatario a lo que representó la década fujimorista, al punto de no querer enfrentarse a Ollanta Humala, “por estar fuera de la política activa”.

Del mismo talante se mostró el congresista fujimorista por Ayacucho, Rofilio Neyra, quien pretendió despercudirse del tema, bajo el pretexto de que “es nuevo” en la agrupación de Alberto Fujimori; más aún cuando se le hizo mención a los seis mil millones de dólares sustraídos por su líder Alberto Fujimori, durante los diez años que duró su dictadura.

“Discúlpame, pero estoy en una reunión. En otra oportunidad te puedo dar todas las declaraciones que quieras, pero ahora estoy ocupado”, se excusó, al parecer algo avergonzado.


Cipriani defiende a mafia fujimorista
El cardenal Juan Luis Cipriani aprovechó políticamente –una vez más- la liturgia cristiana para arremeter contra quienes cuestionan al exdictador Alberto Fujimori, al cumplirse dos décadas del golpe de la dictadura mafiosa.

El también cardenal del Perú gritó “hipócritas a las autoridades y líderes que dejan en la cárcel a quienes cometieron ‘errores’”, en clara defensa del exdictador.

Cipriani incluyó su polémica opinión, al comentar la séptima palabra de Jesús en la cruz, “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu”, y fue en clarísima alusión al presidente Ollanta Humala, quien cuestionó en esos términos a Fujimori por perpetrar el golpe del 5 de abril de 1992, a la vez de exigir el procesamiento de todos los exfuncionarios de su gobierno que tuvieron responsabilidad en el desfalco de los aproximadamente seis mil millones de dólares del erario nacional.

El arzobispo de Lima intervino por enésima oportunidad en el debate político para cuestionar duramente “a los que se ensañan con quien muestra arrepentimiento”, en referencia tácita al sentenciado por delitos de corrupción y de violación de derechos humanos y de lesa humanidad, Alberto Fujimori.

“Cuando escucho que ése (Alberto Fujimori) esté toda su vida en la cárcel. (Y a) todos esos que dicen NUNCA, NUNCA, NUNCA. El que esté libre de pecado, que tire la primera piedra. ¡HIPÓCRITAS! ¡Falsos líderes!”, bramó el prelado que, en su momento, justificó las atrocidades cometidas por la dictadura fujimorista.


Javier Soto
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario