Fujimori no está grave

El ex dictador Alberto Fujimori no puede recibir la gracia de un indulto humanitario por parte del presidente Ollanta Humala, porque los problemas de salud que padece y que intentan justificarlo no están en una fase terminal, alertaron ayer el ex procurador Luis Vargas Valdivia y el congresista Javier Diez Canseco.

 

| 05 setiembre 2011 12:09 AM | Política | 2.4k Lecturas
Fujimori no está grave
Nuevamente usan enfermedad para presionar por indulto.
Exprocurador y congresista advierten que enfermedades gástricas o crónicas no justifican indulto.

Más datos

DETALLE

El congresista Martín Belaúnde dijo que este tema debe plantearse ante el Ministerio de Justicia y que esa cartera analizará la autenticidad del informe médico y verá si reúne las condiciones de un indulto. Luego el Ejecutivo verá si lo otorga.
2420

Vargas explicó que las enfermedades crónicas no justifican la gracia del indulto a un sentenciado por crímenes de lesa humanidad. “No se le puede dar ningún tipo de indulto hasta no examinar la salud de Fujimori, además que los convenios internacionales ratificados por el Perú prohíben cualquier acción del gobierno que implique impunidad”, recordó.

Subrayó que la evaluación general de la salud del enfermo tiene que ser realizada por “una junta médica con profesionales especializados, quienes elaborarán un diagnóstico que señale si Fujimori está con una enfermedad terminal o no, y así empezar a ver recién si se le puede otorgar o no el indulto”.

El ex procurador dijo que si las enfermedades crónicas del reo tienen un tratamiento, no puede tener este beneficio porque, además, “el ex presidente ha sido condenado por delitos de lesa humanidad y por delitos de corrupción”

Afirmó que después de evaluar los informes médicos “recién se podría discutir el tema de indulto humanitario, siempre y cuando se acredite que su enfermedad está en una situación terminal”.

Dijo que este tipo de indulto humanitario no debe darse hasta estar 100% seguro de que peligra la vida del preso, y no como ocurrió con José Enrique Crousillat. “El indulto fue mal aplicado por el gobierno anterior. Este tipo de gracia fue otorgado a personas que ni siquiera estaban en estado terminal. De inmediato se recuperaron por un extraño milagro”, acotó.

Por su parte, el congresista Javier Diez Canseco opinó que para que exista un indulto humanitario el reo tiene que estar en la fase final de una enfermedad, pero no veo ningún factor que favorezca a Fujimori. Otra vez se pretende colocar en el candelero el tema. Si el asunto fuera tan serio como se presenta, no estaría anunciándose que va a regresar a su reclusión en la Diroes”, señaló.

Serie de males
Hace poco, el congresista y médico personal de Fujimori, Alejandro Aguinaga, invocó al actual gobierno a indultar a su paciente porque, argumentó, tendría problemas de salud severos, como: quistes en el páncreas, cálculos renales, sangrado en el estómago y una gastritis erosiva, adicionales al cáncer de lengua que ya padece.

Pese a ello se supo, que el exdictador regresaría a su reclusión en la Diroes, después de cuatro días de estar internado en el Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas (INEN).

Ante estas informaciones, Diez Canseco dijo que “se están emitiendo opiniones antes de que existan los análisis médicos pertinentes. Hay una parte que revela una gastritis, yo tengo una gastritis de hace 30 años y muchas personas la tienen y es un problema regulable y manejable. Hay que ver si esta neoplasia o cáncer está en una fase terminal y no veo que los informes médicos revelen algo en ese sentido”, dijo.

Declaró que otro de los impedimentos legales para no aplicar el indulto es que las convenciones internacionales indican que en los casos de delitos de lesa humanidad no se aplican mecanismos de amnistía y tampoco de indulto.

El legislador nacionalista argumentó que hay una tendencia en algunos sectores políticos de “inflar los problemas o a teatralizar” los males de Fujimori, lo que le quita seriedad a la pretensión del indulto. “Si este señor está en una situación delicada, ningún centro médico anunciaría que podría regresarlo mañana a la Diroes”, dijo.

Además, puso en duda los argumentos del médico de cabecera y dijo que los informes que se presenten para probar una enfermedad terminal “tienen que ser analizados a fondo porque el señor Aguinaga está lejos de ser un médico neutral y objetivo, es un representante político del fujimorismo y la utilización de la profesión en función de intereses políticos sería penosa”.


Javier Solis
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

0.778789043427