Fujimori entró a impresionar a la audiencia

En medio de un nuevo show mediático la defensa de Fujimori apeló a la lástima para solicitar arresto domiciliario. Exprocurador advierte que pedido es un imposible jurídico y juez cita próxima audiencia para el martes 29.

| 26 octubre 2013 08:10 AM | Política | 2.5k Lecturas
Fujimori entró a impresionar a la audiencia
Fujimori entró a impresionar a la audiencia
2521

Con una nueva maniobra legal, en su desesperado intento por lograr la excarcelación del reo Alberto Fujimori, el abogado Willian Paco Castillo intentó ayer convencer al juez de la Corte Suprema, Segundo Morales Parraguez, de que resuelva favorablemente la solicitud de favorecer al exdictador disponiendo que cumpla el resto de su condena en arresto domiciliario o una fórmula similar.

Durante la audiencia, realizada ayer en la sala permanente del penal de Barbadillo, en las instalaciones de la Dirección de Operaciones Especiales (Diroes), Castillo atacó a los medios de comunicación que alertaron sobre la estrategia montesinista que utiliza para manipular la opinión pública.

Prácticamente andrajoso, con apenas un polo de manga corta, Fujimori apareció en la sala nuevamente desaliñado, portando el bolso con el tensiómetro que utilizó tres veces a lo largo de la audiencia.

Se mantuvo cabizbajo aparentando fragilidad, aprovechando la cobertura de televisión de nivel nacional e internacional, en contraste con las imágenes de la clínica Centenario Peruano-Japonesa, donde se le vio enérgico y dando órdenes arrogantes al personal del centro médico para que deje ingresar a los congresistas de su partido.

ATAQUES

Castillo tuvo más de 30 minutos para exponer sus argumentos, sin embargo utilizó más de 20 para atacar a la prensa y a las organizaciones de derechos humanos que se abstuvieron de participar en el show mediático convocado por Fujimori.

Entre los argumentos citados por el abogado, no figuró ninguna norma legal que ampare el pedido de arresto domiciliario para un condenado. Prefirió apelar a la emotividad, mencionando la victoria contra el terrorismo y la Teletón, además del cáncer que afirma padecer el expresidente.

Castillo, también argumentó que existe un vacío legal en el Código Penal, pues –según él- no se menciona cómo se debe proceder ante los reos con situaciones delicadas de salud y que supuestamente no representan un peligro para la sociedad, por lo que intentó presionar al juez para que falle a favor de su patrocinado como una forma de “crear un precedente para favorecer a todos los próximos casos”.

Sus argumentos fueron desarmados por el Fiscal Supremo, Iván Quispe, quien manifestó que durante la exposición, Castillo no expuso las razones por las que se le debería otorgar a su patrocinado el beneficio del arresto domiciliario y que no existe un sustento legal que ampare este pedido, por lo que debería ser declarado improcedente.

La decisión final será tomada el próximo martes por el juez Morales Parraguez y tendrá efecto inmediato.

SERÍA PREVARICATO

Si el juez Morales Parraguez concede el pedido hecho por Fujimori, estaría incurriendo en el delito de prevaricato y afrontará una condena de tres a cinco años de prisión efectiva según detalla el artículo 418 del Código Penal, según el jurista Ronald Gamarra.

“De producirse un fallo a favor, la parte civil tiene derecho a impugnar la resolución ante el superior jerárquico y no solo habría una sanción en la impugnación sino también una acusación constitucional por el delito de prevaricato”, advirtió.

Por su parte, el abogado Juan José Quispe indicó que este martes “podría pasar cualquier cosa”, pues en el supuesto que le concedan esta petición a Fujimori, inmediatamente tendría libertad.

“Nosotros, como parte civil, podríamos interponer un recurso de nulidad, pero la norma procesal no impide que se excarcele al reo (…) el recurso puede ser interpuesto por la Procuraduría, Fiscalía o por los familiares de las víctimas, sin embargo no interferiría con la libertad de Fujimori”, advirtió.

PROCESO IRREGULAR

Las acciones y decisiones del Juez Supremo Segundo Morales, han despertado diversas sospechas entre los distintos juristas a partir de que permitió que se realice una audiencia por el pedido de Willian Castillo, sin contar con un respaldo jurídico.

El comportamiento del magistrado, al permitir que el abogado ataque directamente a terceros que no estaban presentes en la sala, también fue cuestionado, pues era su responsabilidad obligar a Castillo a remitirse estrictamente a los argumentos solicitados.

“Definitivamente fue algo escandaloso, el magistrado no puso en su lugar al abogado, debió llamarle la atención porque las ¾ partes de su tiempo se dedicó a atacar y no fue interrumpido”, afirmó Quispe.

Esta actitud pasiva llevó a Quispe a sospechar de la actitud del juez, pues existen más irregularidades entre los documentos que presentó Castillo a la sala penal.

“Algo se está maquinando para querer dar el paso siguiente para una suerte de beneficios (…) Hay una serie de omisiones e irregularidades que deberían conducirnos a que el magistrado declare improcedente porque no está estipulado”, aseveró.

Entre las irregularidades mencionadas resalta la falta de documentación acerca del domicilio al que sería trasladado el condenado en caso el fallo sea favorable, además de la necesaria revisión policial para verificar si el espacio cumple con los requisitos mínimos de seguridad e higiene.

IMPOSIBLE JURÍDICO

“En el supuesto negado que el magistrado quiera darle libertad, en ningún momento se ha indicado en qué domicilio estaría Fujimori. Tiene que haber una verificación de la Policía a efectos de que esta persona no pueda fugarse”, anotó.

Por su parte, Gamarra indicó que Castillo está pidiendo un imposible jurídico que no existe un vacío legal al respecto, por lo que las posibilidades de que el juez cree la jurisprudencia solo existe cuando es posible una reinterpretación del código penal.

“Esto de crear una pena que no existe en nuestro ordenamiento jurídico es un disparate olímpico de Castillo (…) El día de hoy el juez Morales Parraguez le permitió al abogado de Fujimori explayarse y hacer una perorata que no era propia de la audiencia convocada, perorata que no estaba dirigida a fundamentar la solicitud. Cualquier otro magistrado hubiera llamado al orden y le hubiera exigido que se ciña a la materia de debate”, criticó.

ANTECEDENTE

El 20 de julio de 2012, la Sala Penal de la Corte Suprema decidió declarar nulo un fallo que rebajaba las penas al Grupo Colina. La polémica resolución contó con el respaldo del juez Segundo Morales Parraguez, ahora encargado de decidir acerca del arresto domiciliario de Fujimori.

Josué Pariona Pastrana, Jorge Salas Arenas y Francisco Miranda Molina integraron, junto a Villa Stein, el tribunal que emitió el fallo a favor del Grupo Colina. El quinto magistrado que firmó ese fallo fue Segundo Morales Parraguez.

Al respecto, el abogado Quispe recordó que Morales ya se mostró compasivo previamente ante quienes cometen delitos de lesa humanidad.

“Él fue uno de los que votó considerando que el caso Barrios Altos no constituía un delito de lesa humanidad y eso es gravísimo, porque si vemos el criterio del magistrado, apartándose de la doctrina y de la jurisprudencia de la Corte Internacional de los Derechos Humanos, puede hacer cualquier cosa”, denunció.

Roberto Contreras

María Milagros Brugman


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | |


La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital