Fue una guerra de insultos

Aprofujimoristas dieron rienda suelta a su vocabulario callejonero cuando Rimarachín aludió los “narcoindultos” y la empresa de Kenji. Encima piden interpelar a ministra Triveño y alistan otra para Cateriano.

| 13 abril 2013 12:04 AM | Política | 1.6k Lecturas
Fue una guerra de insultos
Congresistas fujimoristas y del Apra se fueron de boca.
1676

La interpelación al primer ministro Juan Jiménez por la crítica situación de la seguridad ciudadana pasó por momentos a un segundo plano, para dar paso a un intercambio de insultos entre los parlamentarios aprofujimoristas y su contraparte nacionalista y de Acción Popular - Frente Amplio.

El primer enfrentamiento fue desatado por Kenji Fujimori, iracundo por la referencia del parlamentario del AP-Frente Amplio, Jorge Rimarachín al hallazgo de cien kilos de droga en una empresa del hijo del exdictador y la revelación de que sus socios fueron investigados años atrás por narcotráfico. A gritos exigió que Rimarachín retire lo que consideró agravios.

Si bien Rimarachín retiró las expresiones, dijo que resulta imprescindible que la justicia investigue estas acciones.

“Que se investiguen estos hechos porque están en el escenario político. Estos hechos son los que concitan el interés nacional. Hay dos partidos que tienen que aclarar su situación ante el Perú (por sendas denuncias en su contra): los “narcoindultos” y sus supuestos vínculos con el narcotráfico”, remarcó en alusión al Apra y el fujimorismo.

En respuesta, Kenji Fujimori intervino nuevamente para pedirle pruebas de sus imputaciones, lo acusó de difamarlo y de utilizar su boca “como una cloaca”. El presidente del Congreso, Víctor Isla, obligó al congresista fujimorista a retirar el insulto

Por si fuera poco, el vocero fujimorista Alejandro Aguinaga perdió la compostura y arremetió contra Rimarachín calificándolo de “imbécil” y “extorsionador”.

El representante insultado demandó también el retiro de las ofensas, no sin antes pedirles a los fujimoristas que no se pongan nerviosos y recordarles que “tienen las manos manchadas de sangre”.

Por el lado del Apra el congresista Javier Velásquez Quesquén no se quedó callado y se sumó al cargamontón fujiaprista, al rechazar enfáticamente las expresiones de Rimarachín y recordarle un supuesto pasado fujimorista. “Ahora a los que le dieron de comer les muerde la mano”, expresó muy orondo.

SEGUNDO ROUND
Un nuevo incidente entre Rimarachín y los fujimoristas ocurrió cuando el primero se refirió en duros términos al líder de estos últimos, Alberto Fujimori, preso en la Diroes.

Durante su intervención en el pleno del Legislativo, el congresista de AP-Frente Amplio manifestó que si Fujimori quiere el indulto “primero que devuelva la mitad del dinero que se ha robado (...)”. Incluso, dijo que se debería traer a la ex esposa de Fujimori, Satomi Kataoka, y que detrás de la candidatura de Fujimori al Senado japonés “estuvo la Yakuza” (mafia japonesa).

Todo ello enervó sobremanera al fujimorismo, cuyo vocero, Héctor Becerril, le exigió a gritos destemplados el retiro de estas frases por considerarlas ofensivas. “Todo el pleno ha sido testigo de la serie de improperios, no los voy a repetir”, se quejó Becerril.

Otro enfrentamiento de magnitud ocurrió instantes después entre Acción Popular y el Apra, en torno a la influencia que tuvieron en sus respectivos partidos personajes vinculados directamente con el narcotráfico.

El primero en abrir el fuego del contrapunto fue Velásquez Quesquén, quien afirmó que a AP no puede echársele la culpa por haber tenido a “narcotraficante” que laboró con un primer ministro de la administración del desaparecido expresidente Fernando Belaunde.

Esta sibilina afirmación, adelantada por Velásquez, motivó la rápida reacción del representante Víctor Andrés García Belaunde, quien dijo que por la compra de la casa de Víctor Raúl Haya de la Torre en Villa Mercedes, hecha por el empresario aprista procesado por narcotráfico Carlos Langberg, no podría pensarse que dicho líder histórico fuese un traficante de drogas.

Ello provocó que, a su vez, Mauricio Mulder acusara a García Belaunde de tener “algunas conexiones interesantísimas con algunas personas cuestionadas, de los cuales es socio”.

García Belaunde respondió que Langberg costeó los gastos de atención, en Houston (Estados Unidos), de la enfermedad que finalmente terminaría con la vida de Haya de la Torre, en 1980.

Fuji-guerra por Twitter
◘ El fujimorista Carlos Raffo indicó a través de su Twitter que Nadine Heredia subirá 10 puntos cuando confirme su candidatura a la Presidencia de la República. La fujimorista Carmen Lozada contestó: “¿No te da vergüenza hacer de ayayero de Nadine? No me digas que quieres subirte a su carro...”. Rafo respondió: “Es un honor que ahora ustedes sean mis trolls”. Lozada: “… nos indignamos con tu mala leche”.


Javier Soto
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

1.06099414825