Falta voluntad para elegir nuevos miembros del TC

El congresista Mauricio Mulder, integrante de la Comisión de Justicia del Congreso, considera que falta voluntad política de la mayoría de los parlamentarios para lograr consenso y definir el sistema de elección de los nuevos miembros del Tribunal Constitucional, en vista que están vencidos los mandatos de los actuales magistrados.

 

| 14 diciembre 2011 12:12 AM | Política | 2.1k Lecturas
Falta voluntad para elegir nuevos miembros del TC
Dice que debe hacerse todos los esfuerzos para elegir a los miembros.
CONGRESISTA APRISTA MAURICIO MULDER

Más datos

Mauricio Mulder sostuvo que la elección de los nuevos integrantes del Tribunal Constitucional es un trabajo que puede hacerse durante el receso parlamentario, sin ningún problema.
2123

-¿Por qué hasta la fecha no se renueva a los integrantes del Tribunal Constitucional?
-Mientras no sean reemplazados, ellos deben continuar hasta que el Congreso lo determine, pues no se puede dejar la silla vacía. Es el caso de Vergara Botelli, que ya tiene bastante tiempo fuera del plazo, hace más de un año que se le venció, y también el caso del doctor Carlos Mesía y entiendo que en el próximo trimestre se están venciendo dos más.

-¿Cuál es el problema, por qué no se renuevan?
-El problema es que la designación de los magistrados del Tribunal Constitucional requiere de 87 votos, es decir, una mayoría de dos tercios. Y en un Congreso tan fraccionado como el nuestro, es sumamente complicado, si no hay acuerdos políticos, establecer esa cifra, es decir, que todos voten por uno.

-En este sentido ¿cuál es su propuesta?
-Primero, que no se haga designación, porque en algún momento, algunos parlamentarios dijeron: bueno, hagamos una invitación y pidieron a los grupos políticos que propusieran quiénes creían que podrían ser miembros del Tribunal Constitucional y soltaron algunos nombres. Nosotros como partido (Apra) dijimos no, tiene que haber un concurso abierto para todo el mundo, donde cualquier abogado que crea que tiene las condiciones y las capacidades para ser miembro del Tribunal Constitucional tenga derecho a postular. Tiene que formarse una comisión, esa comisión tiene que recibir esa postulación, hacer los exámenes, hacer las entrevistas y después emitir un dictamen. Entonces, es un trabajo que se puede hacer durante el receso parlamentario, sin ningún problema, después de eso, las personas que salgan tienen que contar con el voto de los ochenta parlamentarios, pero como es una instancia política, obviamente, hace falta un examen político, porque a un parlamentario tú no lo puedes obligar, no le puedes forzar la mano a que vote por quien no quiere, entonces, allí viene un inevitable período de negociación política.

-¿Cómo se ha dado la elección de los miembros del Tribunal Constitucional, en procesos anteriores?
-Igual, demoraba mucho, siempre había problemas. Se hizo con un concurso. Entonces, lo que facilitaba un poco las cosas era que se acumulaban tres vacantes, es decir, había uno que se vacaba en enero, el otro en julio, el otro en diciembre, los juntabas a los tres y eso ya te permitía una negociación política más adecuada porque se votaba en bloque y entonces había uno que era recomendado por un grupo, otro por otro grupo y otro por un tercer grupo y así ya sumaban 80 votos y se elegía. Pero si hubiese sido una sola candidatura, no sumarían ochenta, porque ningún grupo tiene más de 87 votos acá (en el actual Congreso).

-¿Hay algún problema con la permanencia en el poder, más tiempo del establecido?
-No, no hay problema, pero el espíritu de la norma es que se renueve cada cinco años, el problema es el Parlamento, el problema somos nosotros, pero es porque la Constitución tiene una valla demasiado alta: ochenta y siete votos, deberíamos bajar esa valla, pero para modificarla, deberíamos bajarla, pero para eso, necesitamos modificar la Constitución, y para eso necesitamos 87 votos, o sea, estamos en un círculo vicioso, y eso es lo que entrampa las cosas. Tarde o temprano lo tenemos que hacer, probablemente en enero o febrero, podemos tener las tres candidaturas y tener a los tres que se está acabando su período.

-En vista de que el actual presidente del Tribunal Constitucional ya está fuera del período de vigencia, ¿cree que le corresponde al doctor Álvarez asumir ese encargo?
-Bueno, ese es un tema que no me compete. Ellos (los integrantes del TC) son los que tienen que decidir ese tema. Es como que un juez opine sobre quién debe ser el presidente del Congreso y eso no corresponde.

-Ante las últimas denuncias de la supuesta comisión de delitos de corrupción por algunos integrantes del Tribunal Constitucional, ¿no urge un cambio?
-El tema de las responsabilidades que se les pueda atribuir a ellos, es independiente de que se queden o no se queden porque de todas maneras debe haber un procedimiento dentro del Consejo Nacional de la Magistratura, y si se considera que hay una acción de carácter delictivo, el Congreso puede formular acusación constitucional y de hecho, entiendo que hay acusaciones constitucionales contra miembros del Tribunal Constitucional y eso lo maneja la Comisión de Acusaciones Constitucionales que preside el congresista Víctor Andrés García Belaunde.

-¿Considera que las funciones del Tribunal Constitucional son fundamentales para el país?
-Yo he sido siempre, como abogado y político, contrario a la existencia del Tribunal Constitucional. Creo que es una creación innecesaria que tuvo la Constitución, ya venía desde el Tribunal de Garantías Constitucionales de la Constitución del 79, y en realidad, siempre en el país ocurre que cada vez que se crea una institución pública, sus integrantes se vuelven acérrimos defensores de la misma, contra las demás instituciones, en lugar de encontrar mecanismos de coordinación.

Yo creo que la función de control constitucional debería estar en una sala de la Corte Suprema, y que los vocales elegidos de la Corte Suprema, deben pasar por un filtro más alto, es decir, no como ahora que simplemente es una elección interna del Poder Judicial y se hace con examen. Hagamos que los vocales de la Corte Suprema, como sucede en muchos países democráticos, tengan una ratificación parlamentaria. Propuesta presidencial con ratificación parlamentaria, y a ellos, les damos todas las facultades de poder vigilar la Constitución.

Esta otra institución muchas veces ha querido corregir al Congreso, al Poder Judicial, al gobierno. Tú ganas un juicio en el Poder Judicial, y el que pierde va al Tribunal Constitucional, al final, todo se va allá, se ha convertido en una Corte Suprema. Y cuando hay personas que presentan recursos contra leyes, también ellos se han metido a modificar las leyes, a sugerir cambios de terminologías y esa tampoco es su tarea. Su tarea es controlar que las cosas estén dentro de la Constitución, no hacer legislación positiva, ni cambiar sentencias, ese es el problema, que se meten en todo.


Rocío Vara
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD