Fallo a favor de La Parada daña imagen del Poder Judicial

La sentencia que dispone reabrir el mercado La Parada daña la credibilidad del Poder Judicial, porque favorece el derecho de una minoría de comerciantes sobre la tranquilidad de toda la población, opinó hoy el decano del Colegio de Abogados de Lima (CAL), Raúl Chanamé.

| 03 abril 2013 01:04 PM | Política | 2.1k Lecturas
Fallo a favor de La Parada daña imagen del Poder Judicial 2115

Sostuvo que este fallo se ha emitido sobre la base de una contradicción, es decir, hizo prevalecer la libertad de circulación y de libre comercio de un pequeño grupo, en desmedro del derecho a la seguridad y a la paz pública que merecen todos los habitantes de Lima.

“No cabe duda de que esto le resta credibilidad al Poder Judicial y afecta los intentos del doctor (Enrique) Mendoza (presidente de ese poder del Estado) de reformar y hacer un sistema creíble, porque la ciudadanía ya no va a confiar en el sistema judicial”, manifestó el letrado.

En ese sentido, cuestionó que el juez Malzon Urbina, titular del 56 Juzgado Penal de Lima, haya dado la razón a los comerciantes, quienes en octubre pasado se resistieron con violencia al cierre de este mercado para frustrar la apertura del nuevo centro mayorista de abastos de Santa Anita.

“A partir de este fallo, podríamos decir que los comerciantes que agredieron a policías y mataron a una yegua tenían la razón, y eso es poner el mundo de cabeza. El derecho debe servir para la paz social y el ejercicio de la libertad, siempre dentro del orden”, declaró.

Chanamé agregó que, desde el punto de vista legal, siempre se debe preferir la tranquilidad colectiva y el derecho de las mayorías, razón por la cual –recalcó– “de ninguna manera justificamos este fallo, porque no tiene asidero legal en el derecho, en la razón ni en el sentido común”.

Además, el jurisconsulto dijo esperar que la anunciada apelación “permita revocar, en una sala plural, compuesta por tres vocales superiores, esta sentencia abiertamente controvertida y contradictoria con el sentido común”.

Tras señalar que el juez Urbina no era abogado hábil porque no estaba cumpliendo con los aportes al gremio, indicó que la Comisión Disciplinaria de Ética del CAL investigará al magistrado para determinar si hubo algún tipo de presión o interferencia que influyera en su decisión judicial.

Si bien evitó adelantar opinión sobre los resultados de dicha investigación, el decano de este gremio dijo que las infracciones éticas se castigan con sanciones que van desde la suspensión hasta la separación definitiva de la orden profesional y la inhabilitación para ejercer la abogacía.

El polémico fallo otorgado por el titular del 56 Juzgado Penal de Lima resolvió a favor de los comerciantes de La Parada la acción de hábeas corpus que presentaron para continuar su trabajo en el centro de abastos y sin los bloques de cemento que evitaban el ingreso de camiones.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD