Ex dictador tenía doble discurso

El abogado de la parte civil Carlos Rivera sostuvo ayer que el ex dictador Alberto Fujimori aplicó durante su gobierno un “doble discurso” en la lucha contra la subversión, pues decía defender los derechos humanos, a la vez que autorizaba los crímenes del Grupo Colina.

Por Diario La Primera | 05 feb 2009 |    
Ex dictador tenía doble discurso
Ocultó su verdadero rostro.

Más datos

INVASIÓN

El defensor de la parte civil Carlos Rivera dijo también que el Grupo  Colina siguió un patrón: intervención de un equipo especial, uso de armas sofisticadas, intervención violenta sin interrogatorios, la orden de eliminar los supuestos terroristas era dada en el lugar de los hechos, empleo de cal para descomponer los restos, entierro de los muertos y elaboración de un informe, detallando los crímenes.

El letrado, en su alegato final en el juicio a Fujimori, indicó que el ex asesor Montesinos cumplió un rol fundamental en esa estrategia aplicada en por lo menos cuatro ciudades, la cual consistió en eliminar de manera selectiva a presuntos terroristas.

“Mientras de un lado Fujimori y los altos jefes militares se llenaban la boca con la palabra derechos humanos, el Grupo Colina seguía actuando de manera libre e impune, y nadie lo paraba”, señaló Rivera ante la Sala Penal Especial que juzga a Fujimori por las matanzas de Barrios Altos y La Cantuta y los secuestros en los sótanos del Servicio de Inteligencia del Ejército.

Asimismo, Rivera indicó que el citado comando paramilitar realizó en Lima 10 operaciones especiales de inteligencia con el resultado de 50 personas ejecutadas desde el 3 de noviembre de 1991, fecha de la matanza de 15 civiles, incluido un niño, en Barrios Altos, hasta el 19 de julio de 1992, día de la masacre de un catedrático y un profesor de la Universidad de La Cantuta.

Mencionó que en estas operaciones los militares cumplieron una regla: eliminar a todos los detenidos. “Hubo un patrón sistemático en la comisión de estos actos, no fue una desviación de un grupo de militares, sino una política de Estado, de violencia selectiva, y el destacamento Colina fue la máxima expresión de esta política en Lima”, subrayó. Rivera añadió que el caso Barrios Altos no sólo fue una acción de inauguración del referido escuadrón de la muerte, sino el inicio de un plan criminal.

    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.