Esta boca no es mía

A casi un mes de presentado un recurso ante la Oficina de Control de Magistratura (OCMA) para que se aclare si el Expediente 1006-2009 del caso de la quiebra fraudulenta de Pesquera Carolina ha sido o no saqueado por segunda vez, sigue sin un pronunciamiento claro del órgano de control.

| 16 abril 2012 12:04 AM | Política | 1.2k Lecturas
Esta boca no es mía
OCMA no se pronuncia sobre alegatos robados

Más datos

ECONOMISTA INDACOCHEA

En un escrito titulado: “¿Por qué fracasan las reestructuraciones, el economista Alejandro Indacochea hace el siguiente comentario: “Basta decir que empresas como Consorcio Pesquero Carolina y BASA, perdieron la confianza teniendo los planes aprobados y en medio del proceso de reestructuración. Consorcio Pesquero Carolina con la mala administración, empeoró su situación y con esto perdió la confianza de sus acreedores…” Y ¿cómo responden los “malos administradores” y los que los nombraron por los daños que causaron?.
1232

De acuerdo con el abogado Carlos Hurtado, la falta de una intervención rápida, está abonando a creer que cualquier litigante puede quedar tan desprotegido como para que sus alegatos y elementos documentales probatorios puedan esfumarse y no existir al momento que los jueces deben resolver y pronunciarse sobre los mismos.

En agosto de 2009, el mismo abogado sustentó en defensa de la posición de los propietarios de la empresa quebrada, que reclamaba por el pago de daños y perjuicios a los responsables del fracaso de la reestructuración patrimonial, encabezados por la jueza de primera instancia que rechazó la petición, no había sustentado su fallo en ninguna norma legal, como si se tratara de su mera opinión personal. Siendo este el principal argumento de nulidad, lo sorprendente fue que la mayoría de la tercera Sala Civil lo ignorara y se limitara a ratificar el legicidio.

Cuando se hicieron las investigaciones del caso se pudo saber, sin embargo, que en el Expediente faltaban siete escritos, todos de la parte demandante, entre ellos el alegato principal. Protegido por las sombras, alguien se las arregló para dejar a la defensa de los propietarios de Pesquera Carolina, sin voz en el momento de la resolución final. Incluso, cuando surgió discordia entre la presidencia de la sala (que votó a favor de la demanda de Salomón Manzur) y las otras dos integrantes de la sala y hubo que llamar a un dirimente, este último recibió un expediente incompleto y no pudo revisar la posición de una de las dos partes.

Este gravísimo hecho sigue sin ser aclarado y sancionado, lo que sobrepasa los límites de este caso particular, y afecta toda idea de una recta administración de justicia. ¿Quién garantiza ahora que reconstruido el expediente y hecho los nuevos alegatos ante la Suprema, no se vuelvan a “perder” los argumentos que podrían hacernos ganar normalmente?, apunta Hurtado.


Raúl Wiener
Unidad de Investigación


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD