Engaño gradual

Ayer, en La Habana, los presidentes del Perú y de Chile estuvieron de acuerdo en que el fallo de La Haya tiene que cumplirse de forma gradual. Ollanta Humala y Sebastián Piñera, después de una hora de diálogo, entregaron una declaración conjunta que enuncia ese principio.

| 30 enero 2014 09:01 AM | Política | 2.5k Lecturas
Engaño gradual
Incumplimiento gradual
Por: César Lévano
2520

La PrimeraHumala lo sintetizó así: “Hemos aprovechado de conversar y mantener nuestra petición de cumplir el fallo de La Haya en los plazos más breves y de forma gradual”.

El adjetivo gradual tiene sus bemoles. Significa ir a grado en grado, lo cual implica lentitud. No se sabe cuánto pueda durar cada grado, y el paso de un grado a otro. Por eso, la expresión “en los plazos más breves y de forma gradual” encierra un oxímoron, una contradicción en los términos. Un oxímoron típico puede ser “poderosos débiles” (Vallejo) o “silencio atronador”. En el caso vallejiano se expresa una contradicción dialéctica: los pueblos se agrandan en la lucha.

Lo cierto es que Chile está apostando por la dilación. Las declaraciones de sus autoridades indican eso. Por ejemplo, el pedido de Alberto van Klaveren, agente de Chile ante la Corte de La Haya, de que el Perú reforme su Constitución. Sostiene él que nuestra Carta, al definir nuestro dominio marítimo, choca con los derechos de zona económica exclusiva consagrados en la Convención de las Naciones Unidas sobre Derecho del Mar.

He ahí un sofisma. La Constitución del Perú expresa, en su artículo 54:

“En su dominio marítimo, el Estado ejerce soberanía y jurisdicción, sin perjuicio de las libertades de comunicación internacional, de acuerdo con la ley y con los tratados ratificados por el Estado”.

En la Convención de la ONU sobre Derecho del Mar, artículo 55 y 56, se define la zona económica exclusiva que abarca las 200 millas y en ella el Estado costero ejerce derechos de soberanía para los fines de exploración y explotación económica, conservación de los recursos naturales. Se establece también, en el artículo 58, que en esa zona “todos los Estados gozan de las libertades de navegación y sobrevuelo”, pero deben cumplir las leyes y los reglamentos del Estado costero.

¿Dónde entra en colisión nuestra Carta con esos principios?

Por lo demás, debe quedar claro que los cambios de Constitución no se introducen en el Perú por iniciativa extranjera.

El otro factor dilatorio es el argumento chileno de que el fallo de la Corte Internacional ha otorgado a Chile el triángulo terrestre que se forma debajo del paralelo que le reconoció el fallo a su país. Esto carece de fundamento. Ese segmento terrestre fue reconocido para el Perú en el Tratado de 1929 y lo ratificó la Comisión Demarcadora que actuó sobre el terreno en los años 1929 y 1930.

César Lévano

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


En este artículo:


La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital

Deje un comentario