El rey del faenón sale libre

Sin tener en cuenta que el ex ministro de Pesquería del primer gobierno aprista, Rómulo León Alegría, estuvo 38 días prófugo de la justicia, luego que estalló el caso de corrupción de los “petroaudios”, la Tercera Sala Penal Especial decidió ayer variar su situación y decretó su salida del penal San Jorge para pasar al régimen de arresto domiciliario.

Por Diario La Primera | 03 jul 2009 |    
El rey del faenón sale libre
(1) La portátil aprista estuvo presente, con pancartas y todo, cuando el abogado de Rómulo León declaraba a la prensa. (2) Magistrados de la Sala que mandó a su casa a Rómulo León tratan de justificar su inexplicable decisión.
Rómulo León abandonará hoy el penal San Jorge sin que hasta la fecha se haya analizado los archivos de su computadora.

Más datos

¿Paradoja de la vida? 

Cuando estalló el caso de los petroaudios, el cuestionado ex ministro aprista Rómulo León fue buscado durante 38 días por la policía y luego se entregó. El gobierno aprista llamó a Yehude Simon para que ocupe el premierato. Ahora que su salida del gabinete está cantada, Rómulo León deja la cárcel para cumplir arresto en la comodidad de su domicilio.

Rómulo León, a quien el presidente Alan García llamó “rata” por haberse coludido con funcionarios estatales para ser favorecido con la entrega de pozos petroleros para la empresa Discover International, cuya representación ostentaba, estuvo sólo 229 días en el penal San Jorge.

El controvertido fallo emitido por Sala presidida por el vocal Iván Sequeiros e integrada por Manuel Carranza y Carlos Manrique, contradice la decisión del juez anticorrupción Jorge Barreto, quien en primera instancia le negó a León el cambio de su condición carcelaria.

Sequeiros desechó que el fallo haya respondido a presión política o de otra índole, porque, según su parecer, la credibilidad del Poder Judicial no está basada o cimentada en intereses políticos, “nosotros sólo nos ceñimos al mandato imperativo de la ley”, precisó.

Dijo a la prensa que la sentencia que emitió el tribunal está acorde con el artículo 143º del Código Procesal Penal, pero su voto en minoría fue para que el reo Rómulo León prosiga en la cárcel, porque inicialmente estuvo prófugo de la justicia por más de un mes.

Agregó que León tendrá que ceñirse a las siguientes reglas de conducta: no podrá ausentarse de su domicilio fijado donde cumplirá el arresto, no podrá comunicarse y evitará contacto directo e indirecto con sus coencausados, testigos o peritos involucrados en el proceso.

Asimismo, tendrá que pagar una caución de 200 mil soles, en el plazo de 15 días, a partir de la fecha, y tiene impedimento de salida del país. En caso de variación de domicilio, tendrá que notificar previamente al Poder Judicial.

Si León incumple las restricciones impuestas, la medida de arresto domiciliario será revocada automáticamente y será recluido nuevamente en su penal de origen, San Jorge.

Cuando la prensa cuestionó el lento avance del proceso que se ventila en el despacho del juez Jorge Barreto, el presidente de la Tercera Sala Superior, Iván Sequeiros, respondió que “estamos ante un proceso judicial muy complejo por la cantidad de procesados, testigos y peritos que participan. Claro, que han pasado ocho meses desde el inicio, pero aún no se han podido revisar las computadoras del procesado Rómulo León, porque el Poder Judicial no tiene el presupuesto para la contratación de más peritos informáticos. Además se cita a numerosos procesados y testigos, muchos de los cuales no concurren y se tienen que reprogramar las diligencias. Esto concita la demora del juicio”, sostuvo.

Sequeiros puntualizó que su tribunal sólo vio el incidente en torno a la variación de la orden de detención, y señaló que si el juez Barreto encuentra responsabilidad penal en los delitos investigados a Rómulo León y sus coacusados, la situación legal del ex ministro aprista podría variar.

César Ascues Uribe
Redacción


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.