El privatizador se niega a renunciar

Ahora que se habla de desactivar ProInversión y de paso mandar a casa a su director ejecutivo, David Lemor, uno de los sobrevivientes del gobierno anterior, del que fue ministro de la Producción, hay quienes se preguntan lo que está mal aquí: ¿el organismo o su responsable?

Por Diario La Primera | 18 abr 2008 |    
El privatizador se niega a renunciar
Maltrato. David Lemor ahora es blanco de las críticas de todos los ministros.
Le lanzan insinuaciones, indirectas y cuestionamientos para que se vaya, pero nada.

La ministra de Comercio Exterior, Mercedes Aráoz, ha tomado la palabra como si fuera la vocera para estos temas y ha dicho que la entidad se ha burocratizado, traba las privatizaciones y concesiones y ha devenido en innecesaria, y que cada sector podría hacer sus propias privatizaciones.

Rafael Rey, que es otro que se cree intérprete, ha afirmado que hay que mejorar a ProInversión y encargarle los casos más grandes. Aráoz ha ­aclarado que las lacras anotadas no se las carga a Lemor, que habría estado actuando en la dirección correcta, aunque con magros resultados.

“La ministra fue muy diplomática, muchos conocen el maltrato que le dio Lemor cuando fue ministro del gobierno anterior y la despidió del Consejo de Competitividad… No quiere aparecer como que está tramando una vendetta personal”, comentó un alto ejecutivo privado.

Otro alto funcionario sostuvo que acabar con ProInversión es una forma de licenciar a Lemor y evitarse el balance de la decisión que lo designó. Según indicaron varios asesores sectoriales, el equipo liderado por Lemor “no da la talla” y, en más de una oportunidad, los propios ministros lo han expresado con claridad.

Desde mi Blackberry
Esta situación quedó graficada en la sesión del Consejo de Ministros de la semana pasada, cuando Lemor soportó ­una andanada de cuestionamientos de varios ministros que lo criticaron por sus constantes ausencias y por la parálisis o el escaso avance de los procesos a su cargo.

“Lo que pasa es que no se puede dirigir una entidad como ProInversión desde un Blackberry (teléfono celular con acceso a Internet), hay que estar en el día a día… hay que dirigir los procesos, está bien la tecnología, facilita el trabajo, pero el ojo del amo engorda el ganado…”, apuntó un asesor ministerial, en alusión al “estilo” de Lemor, tan semejante al de su amigo Julio Favre, también fracasado en Forsur.

    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.