El negociado de Repsol con nuestro gas

No conforme con llevarse el gas de Camisea del Lote 56 a un precio de US$ 0.53 por millón de BTU en boca de pozo para luego revenderlo a otros países cobrando hasta US$ 11 por millón de BTU. La transnacional española vende a las empresas locales gas del Lote 57, que explota, a US$ 3.80 por millón de BTU. Además, pagará sólo 5% de regalías mientras peruanos pagamos hasta 38%.

Por Diario La Primera | 26 ago 2010 |    
El negociado de Repsol con nuestro gas

Más datos

A tener en cuenta

• El Consorcio Camisea es liderado por Pluspetrol y está integrado también por las empresas Tecpetrol del Perú, REPSOL YPF Sucursal del Perú, SK Energy Sucursal del Perú y Sonatrach Peru Corporation. Dicho consorcio firmó un contrato con Perú LNG para venderle la totalidad del gas del Lote 56 que sería destinado a la exportación.

• El consorcio Perú LNG está formado por Hunt Oil Energy, SK Energy y REPSOL YPF. Este consorcio, a la vez, tiene un contrato con su socio REPSOL YPF para venderle la totalidad del gas que compró al Consorcio Camisea.

• Es decir, Repsol, empresa que forma parte del Consorcio Camisea y Perú LNG, participa en toda la cadena de exportación del gas nacional, hasta que finalmente revende el gas nacional al país que le pague más.

La transnacional Repsol licitó en junio 10 millones de pies cúbicos diarios (mpcd) de gas natural del Lote 57 a un precio mínimo –según las bases de la licitación que hiciera la empresa española- de US$ 3.00 por millón de BTU en boca de pozo.

Así mientras Repsol compra el gas natural del Lote 56 al Estado peruano a US$ 0.53 por millón de BTU para luego revenderlo a otros países a precios entre 4 y US$ 11 por millón de BTU, la transnacional vendió a los consumidores locales a US$ 3.8 por millón de BTU.

Es decir, la transnacional española compra el gas nacional barato para revenderlo al exterior obteniendo grandes ganancias mientras que a los consumidores locales les vende el gas a precios casi seis veces más elevados.

Pero éstas no son todas las exigencias que puso Repsol a las empresas del mercado local para venderles el gas natural. LA PRIMERA tuvo acceso a las bases de la licitación que pusiera la transnacional española.

Así en el punto cuatro de las bases de licitación denominado “Otras condiciones del proceso de licitación” se precisa que Repsol “tendrá derecho en cualquier momento y a su exclusivo criterio a modificar el volumen del Gas del Lote 57 que se adjudicará en este Proceso de Licitación”.

El mismo acápite indica que la transnacional tendrá la facultad de “modificar cualquier otro término y/o condición de estas Bases, incluyendo los términos y condiciones de los modelos de Contratos de Suministro de Gas; y/o suspender y/o cancelar este Proceso de Licitación en cualquier momento a su exclusivo criterio y sin expresión de causa”.

Para el director de la consultora Energie Consult, Aurelio Ochoa, las mencionadas exigencias de Repsol son arbitrarias y van en contra de la estabilidad jurídica.

A pesar de ello, a la licitación que hiciera Repsol se presentaron siete empresas las cuales pagaron –sólo por adquirir las bases- US$ 10,000 cada una. Ochoa dice que se pudieron haber presentado más empresas si no fuera por las “cláusulas leoninas” que impusiera la transnacional española.

Las empresas con las que Repsol se comprometió a suministrarles gas, pero recién el 2012, son Corporación Cerámica, Cerámica San Lorenzo, Duke Energy, Irradía, Cementos Lima, Cerámica Lima y la refinería La Pampilla.

Esas empresas son algunas de las 21 compañías que no habían logrado conseguir el gas natural y que se presentaron a inicios de año a la licitación que hiciera Pluspetrol, empresa que lidera el Consorcio Camisea.

Según reconoció Pluspetrol a inicios de año, había una demanda local insatisfecha de más de 710 mpcd, en conjunto, de sólo las 21 empresas que se presentaron.

Licitación engañosa
Para Manuel Dammert, miembro del Foro Soberanía Energética, la licitación que hiciera Repsol no garantiza que las empresas que se hicieran con los contratos de gas vayan a contar con el recurso natural, al menos, para el 2012 como asegura Repsol.

Esto porque el suministro de gas proveniente del Lote 57 está supeditado a la ampliación del ducto que pasaría por la reserva de Megantoni.

Por ello, dice Dammert, debido a la legal defensa de la población cusqueña por los recursos naturales es muy probable que estas empresas no cuenten con gas natural el 2012 como asegura Repsol.

Más crítico fue Ochoa, quien lamentó los ínfimos volúmenes de gas que licitara Repsol -10 mpcd en base firme (sin interrupciones) y hasta una cantidad máxima equivalente de 30 mpcd en base interrumpida (se suspende el suministro cuando no hay gas)-, pues dice que estas cantidades no abastecen la demanda local.

Precisa que el Lote 57 tiene una capacidad para suministrar poco más de 155 mpcd, por ello Repsol sólo licitó 10 mpcd, pues asegura que la transnacional ya tiene comprometidos 150 mpcd –en conjunto- a las empresas Nitratos del Perú de capitales chilenos y peruanos, y a la australiana Orica. Ambas empresas piensan desarrollar proyectos petroquímicos. 

¿Y las regalías?
De acuerdo a la Ley de Regalías, por cada millón de BTU de gas natural que se venda proveniente del lote 88 y 56 se debe pagar entre 30 y 38% por concepto de regalías, dependiendo del precio de venta en boca de pozo.

Así, por ejemplo, si el Consorcio Camisea vende el gas en boca de pozo a los consumidores locales a US$ 3.00 por millón de BTU, de ese precio se descuenta el 30% por pago de regalías, o sea, US$ 0.9 por millón de BTU.

El nivel de regalía de 38% se paga cuando el precio de venta en boca de pozo supera los US$ 5.00 por millón de BTU.

Sin embargo, Repsol sólo pagará al Estado por el gas del Lote 57 el 5% del precio de venta por cada millón de BTU de gas natural que venda. Otros yacimientos gasíferos como el Lote 58 y el de la Reserva de Candamo, administrados por empresas privadas, también pagarán una tasa de 5% de regalías.

Es decir, las empresas administradoras de los demás lotes, como Repsol, sin considerar el lote 88 y 56, venderán el gas más caro y a pesar de ello sólo pagarán una ínfima tasa de regalías.

En ninguna parte del mundo se paga tan bajo nivel de regalías que el gobierno peruano cobra a las empresas que administran nuestros recursos gasíferos; es lamentable, dice Ochoa.

Añade que, por ello, si el gobierno busca equiparar las regalías debería preocuparse, también, por renegociar las regalías de los otros lotes y no sólo el destinado a la exportación (Lote 56). “Es bueno que se mejore las regalías que paga el gas destinado a la exportación, pero y ¿qué con los demás lotes?”, precisó.

A inicios de agosto, mediante Decreto Supremo 039-EM, el gobierno autorizó a la estatal Perupetro a renegociar con el Consorcio Camisea el pago de regalías que deja la exportación del gas natural, para que así la exportación no pague menos que los consumidores locales. Por ello, se estableció un pago mínimo-base de US$ 0.60 por millón de BTU en boca de pozo.

No obstante, los consumidores industriales locales pagan por regalías US$ 0.93 por millón de BTU en boca de pozo, ello considerando que compran el gas al Consorcio Camisea a US$ 2.50 por millón de BTU en boca de pozo.


Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.