El mal uso de medios

Dos conocedores del tema, la comunicadora Rosa María Alfaro y el dirigente gremial Roberto Mejía Alarcón, manifestaron ayer preocupación por el uso gubernamental de los medios.

Por Diario La Primera | 30 abr 2008 |    
El mal uso de medios
Especialistas advierten el uso de los medios de parte del gobierno.
Los comunicadores Rosa María Alfaro y Roberto Mejía advierten sobre el papel de la prensa.

Alfaro se declaró preocupada porque “parece que fuera normal usar a los medios del Estado, en primer lugar, como propiedad privada”. Agregó que “en la relación con algunos canales, se nota que también hay influencia”.

Con respecto al problema de la algarada mediática desatada en torno a la supuesta vigencia del MRTA, señaló que hubo un evidente aprovechamiento (por parte del gobierno) de un error que lo tiene cualquiera, como ­Aprodeh, que subestimó a este movimiento terrorista, pero el presidente Alan García se equivoca a cada rato.

“Una debilidad de este tipo la aprovecha (el gobierno) políticamente; entonces los llamados psicosociales son más un instrumento que una finalidad. La finalidad es mantenerse en el gobierno y darle duro a la oposición”, advirtió Alfaro.

“Pero eso no es todo –continúa–, pues están tratando de bajar la cresta a los que la quieren levantar. Es un típico y viejo recurso político: difamar y escandalizar para poder crear ­una imagen favorable a uno. La baja de popularidad del gobierno es el problema de fondo y no ven más allá de eso”, aseveró.

Por su parte, el presidente de la Asociación Nacional de Periodistas, Roberto Mejía, apuntó que “una de las formas que tienen los gobiernos para distraer es crear supuestos hechos para presentarlos ante la colectividad como temas que deben ser atendidos prioritariamente, que deben ser de interés nacional y eso está ocurriendo ahora”. Entre los problemas más importantes mencionó la falta de empleo y la corrupción en el aparato estatal.

Según Mejía, hay tres formas de hacer periodismo político en los medios. La primera, los que tratan de ser críticos, como corresponde. La segunda, los que se ubican como ambivalentes, es decir, bajo un supuesto manto de imparcialidad, con el objetivo de conseguir avisos. Y la tercera, los que no actúan.

    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.