El gobierno demoró tres años el aumento

El gobierno desperdició tres años en aplicar el acuerdo del Comité de Trabajo, que elaboró el anteproyecto de remuneraciones del personal de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional, aprobado durante la gestión del ex ministro de Defensa, Allan Wagner, en el 2007.

Por Diario La Primera | 02 ago 2010 |    
El gobierno demoró tres años el aumento
Velásquez no sabe.
Nueva escala remunerativa de militares y policías fue presentada en el 2007 por ex ministro Wagner.

Más datos

HERNANI NO CREE

El ex ministro del Interior, Remigio Hernani, acusó al presidente García de haber hablado sobre los problemas salariales de los agentes del orden sólo “para salir del paso”, por lo que no cree en el anunciado aumento para las FF.AA. y la PNP. Denunció que, al parecer, la seguridad ciudadana no es tema prioritario para el gobierno de García.

Así lo recordó el presidente de la Alianza por la Reivindicación de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional, vicealmirante (r) Francisco Vainstein, al indicar que la propuesta es similar -con ligeros matices- a la presentada recientemente por la Comisión de Alto Nivel encargada de la reestructuración de los ingresos del personal militar y policial.

“Es una propuesta bastante técnica y, en esencia, recoge la base del trabajo realizado en el ministerio de Allan Wagner y es coincidente con nuestro propio planteamiento remunerativo”, anotó.

Criticó la mala voluntad del portafolio de Economía y Finanzas (MEF), que rechazó durante los años 2008 y 2009 la propuesta de la administración Wagner, dejando el aumento, según anunció el 28 de julio el presidente Alan García, para que en su primero de cinco tramos, sea aplicado en 2011, lo que significa que la mayor parte del incremento quedará para el próximo gobierno.

“Llevamos dos décadas que los gobiernos de turno postergaron, una y otra vez, las necesidades del personal militar y policial, lo que obligó a muchos de sus miembros a retirarse, con grave perjuicio para la Defensa y la Seguridad del país”, advirtió.

Sobre el particular, Vainstein sostuvo que el MEF “no tiene por qué preocuparse” o hacer reparos por el aspecto pensionario, especialmente por la denominada pensión renovable. “Ellos (los burócratas del MEF), parece que recién han entendido que las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional tienen 24 horas de servicio y en condición de riesgo de vida, por su misma condición de garantes del orden público”, enfatizó.

En cuanto al tope remunerativo máximo de 11 mil 700 soles, para generales de división y tenientes generales de la PNP, dijo que se ajusta a lo establecido en el Decreto Supremo 213, de 1990, el cual lo fija en 4,5 Unidades de Ingreso del Sector Público o del 75% de la remuneración de un congresista.

Indicó, asimismo, que los aumentos en los niveles establecidos en el escalafón policial y militar guardan la proporcionalidad debida, en función a los años de servicio, con la única excepción del paso de suboficial a técnico, en la que se otorga un plus, debido a un criterio de mayor responsabilidad.

Vainstein refirió también que la propuesta -porcentual- de aumentos salariales de la Alianza por la Reivindicación de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional es del 47 % para general de división, 41,5% para general de brigada, 40% para coronel, 144% para comandante, 145% para mayor, 95% para capitán, 82% para teniente y 68% para alférez.

Asimismo, un incremento porcentual de 143% para el técnico jefe superior, 134% para el técnico jefe, 111% para el técnico de primera, 113% para el técnico de segunda, 102% para el técnico de tercera, 74% para el técnico suboficial de primera, 58% para el técnico suboficial de segunda y 42% para técnico suboficial de tercera.

Vainstein dijo que al establecerse una escala única de remuneraciones se eliminan una serie de “conceptos extra” como los cuestionados pagos por gasolina, mayordomo o chofer que -en el pasado reciente- se prestaron a una serie de corruptelas en las instituciones militares.

En todo caso, manifestó que la financiación de esta importante reestructuración salarial en las instituciones castrenses y policiales está debidamente respaldada, sobre todo en función al crecimiento exponencial del Producto Bruto Interno peruano, de 95 % en el periodo 2002-2010, hasta alcanzar la cifra actual de 423 mil millones de soles.

“Y en ese periodo (2002-2010) la parte asignada al sector Defensa por el contrario decreció del 2,77% a 1,26% del PBI, por lo que si se recupera anualmente, en un lustro, el porcentaje perdido, se financiarían fácilmente los aumentos”, puntualizó.

En lo relativo a los aportes a la Caja de Pensión Militar y Policial, el alto oficial dijo que los montos de las cinco etapas de la propuesta del Comité de Trabajo de la gestión Wagner son los siguientes: 195 millones, 507 millones, 926 millones, 1160 millones y 1235 millones de soles.

El incremento es una incógnita
A pocas semanas de presentarse el proyecto de Ley de Presupuesto para el próximo año, la Comisión de reestructuración salarial para militares y policías ni siquiera tiene un estimado del monto total del aumento salarial para las fuerzas del orden.

El secretario de la comisión de alto nivel, Ricardo Herrera, dijo que, a pesar que el sector Defensa propone un total S/.5,500 millones de aumento, la comisión que preside el premier Javier Velásquez no define la cifra para el primer tramo de aumento, porque aún no se sabe cómo reestructurar la caja pensionaria militar-policial, lo cual -junto a la disponibilidad de recursos y la cédula viva- es determinante para fijar el aumento.

“La pregunta que queda es si continuará el sistema que tiene actualmente la caja o si se va a modificar en algunas partes. Como dijo el premier, sería bueno pensar que para las nuevas promociones el régimen sea distinto”, indicó Herrera.


Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.