El gas sí puede bajar de precio

Entre la arbitraria fijación del precio del balón de gas que realiza Pluspetrol y el alto margen de comercialización de las empresas envasadoras se encarece en 57% el monto final que pagan las amas de casa por el GLP.

Por Diario La Primera | 30 jun 2011 |    
El gas sí puede bajar de precio

Más datos

Según estimó Aurelio Ochoa, especialista en temas energéticos, la errónea y arbitraria fijación del precio del GLP que realiza Pluspetrol encarece hasta 18% el precio final del gas doméstico.

Otra diferencia que representa el 39% (S/. 13.70) del precio final es generado por el margen comercial que cobran las empresas de transporte (de la planta envasadora al distribuidor) y distribución.

Sincerar los precios del balón de gas propano que usan todas las amas de casa sí es factible, para ello existen diferentes mecanismos que van desde reducir la carga tributaria, una mayor fiscalización del Estado en la cadena de comercialización, la construcción de un poliducto Pisco-Lima y, el más importante, el sinceramiento de los costos por parte de Pluspetrol. A continuación revisaremos algunos de estos puntos.

Un primer punto es el alto margen de comercialización que obtienen las empresas envasadoras y distribuidoras que llega encarecer hasta 39% (S/. 13.70) el precio que pagan las amas de casa por un balón de 10 kilogramos.

Según información de Petroperú, el pasado 23 de junio el precio explanta (en el Callao) del balón de gas propano de 10 kilogramos alcanzó S/. 18.30, si a esto se suma el 18% de IGV (S/. 3.29) y un costo de transporte por balón de S/. 0.25, se obtiene un total de S/. 21.84, este es el costo que pagan a las refinerías las empresas envasadoras (las que envasan el gas propano en balones).

No obstante lo anterior, el precio final que pagan las amas de casa por el balón de gas propano de 10 kilogramos es de S/. 35.54, es decir una diferencia de S/. 13.70 con el precio que adquieren las envasadoras (S/. 21.84).

Dicha diferencia que representa el 39% (S/. 13.70) del precio final es generado por el margen comercial que cobran las empresas de transporte (de la planta envasadora al distribuidor) y distribución (los pequeños comercios que operan en la comunidad y que finalmente venden el gas a las amas de casa). Acá se aprecia un primer punto del excesivo precio del GLP que pagan los consumidores finales.

En su edición del martes LA PRIMERA puso al descubierto que aproximadamente el 80% del consumo nacional de Gas Licuado de Petróleo (GLP) –según estadísticas de la Dirección General de Hidrocarburos del Ministerio de Energía y Minas– es cubierto mediante el procesamiento de los líquidos de gas natural que se extraen de los pozos de Camisea y que Pluspetrol, empresa que lidera el Consorcio Camisea y que tiene el monopolio del mercado de GLP, establece un precio para el gas doméstico como si este se obtuviera de la importación de petróleo procedente de Texas.

Según estimó Aurelio Ochoa, especialista en temas energéticos, la errónea y arbitraria fijación del precio del GLP que realiza Pluspetrol encarece hasta 18% el precio final del gas doméstico.

Entonces solo entre el margen de comercialización de las empresas distribuidoras y envasadoras de GLP, aunado al precio que establece Pluspetrol -como si el GLP lo obtuviera de la importación del petróleo- se aprecia un encarecimiento hasta de 57% del precio que pagan las amas de casa por un balón de 10 kilogramos.

Alto costo del flete
Otro factor que encarece el precio del gas propano que se comercializa en Lima y otras ciudades del país –que como ya se indicó provienen de los derivados de los líquidos de los yacimientos de Camisea– es el alto costo del flete que cobra Pluspetrol para traer el GLP desde su planta de fraccionamiento en Pisco hacia ´La ciudad de los reyes´. Desde Lima posteriormente se distribuye el gas hacia todo el Perú.

En dicha planta de fraccionamiento Pluspetrol, empresa que lidera el Consorcio Camisea, recibe el GLP proveniente –mediante un gasoducto- desde los pozos de Camisea en su presentación a granel para posteriormente venderlo –atendiendo el pedido- a las refinadoras que operan en el Callao.

“Como no existe competencia el monopolio pone el precio que mejor le convenga. Así Pluspetrol es la única empresa que no solo vende el GLP en Pisco, también realiza el servicio de transporte mediante barco de Pisco a el Callao. Solo por transportar el GLP por vía marítima Pluspetrol cobra 80 y 85 dólares por tonelada de GLP, un precio bastante alto pues si hubiera competencia el flete (transporte) que se cobra por traer el gas se reduciría a 20 dólares por tonelada de GLP”, estimó Aurelio Ochoa, especialista en tema energético.

Para abaratar dicho costo, diferentes especialistas, consideran necesario priorizar la construcción del poliducto Pisco – Lurín que reduciría hasta en 15% el precio final del gas propano. En este punto, hay que resaltar que cuando Graña y Montero se presentó al concurso para la construcción del mencionado poliducto presentó una tarifa de 50 dólares por tonelada de GLP. Es decir, hasta 35 dólares menos que lo que cobra Pluspetrol actualmente por traer el gas de Pisco a Lima.

Mayor fiscalización
Cuando una empresa o grupo empresarial por la elevada concentración de su participación en el mercado impone condiciones, incluso en los precios de los bienes o servicios del mercado, se denomina poder de mercado. Esta es la situación en el mercado del gas natural y sus derivados en el Perú, advirtió Jaime Luyo, Doctor en economía y co-autor del libro “Seguridad energética, un reto para el Perú”. Añadió que la producción nacional de gas natural y de líquidos y condensados de GN, está concentrado en pocas empresas.

“La situación descrita anteriormente sugiere un rol más activo del ente regulador en el sector energía, a fin de asegurar que el precio del balón de gas refleje la estructura de costos real y garantizar el abastecimiento prioritario del mercado nacional en lugar de la exportación. Asimismo, sugiere del gobierno nacional voluntad política para modificar la situación existente, ya que sí se puede”, aseguró.

Envasadoras y distribuidoras incumplen acuerdo
Cuando en junio de 2005 un Grupo de Trabajo del Congreso de la República acordó junto a representantes del Poder Ejecutivo y Pluspetrol que el precio del GLP en el mercado local se fije en referencia al marcador internacional Mont Belvieu, también las empresas envasadoras y distribuidoras se comprometieron que el margen de comercialización –o sea desde que el gas sale de las plantas refinadoras- sea como máximo S/. 7.44 incluido IGV del costo final que pagan las amas de casa por un balón de gas de 10 kilogramos. Transcurridos los años se aprecia que esto no se cumplió pues las envasadoras compran el gas a un costo de S/. 21.84 y al final las amas de casa pagan S/. 35.54. Es decir, entre las empresas envasadoras y distribuidoras el precio del balón de gas se encarece S/. 13.70 (casi el doble de lo que se comprometieron en el 2005, S/. 7.44)

“Las empresas envasadoras y distribuidoras se comprometen (….) a que su margen de distribución y comercialización será como máximo S/. 6.25 más IGV (total S/. 7.44) por balón de 10 kilos”, reza el compromiso firmado el 2005 que actualmente no se respeta.


Wilder Mayo
Redacción

Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.