El dolor por los caídos no cesa

El reportero gráfico Óscar Retto, con quien tuvimos la oportunidad de trabajar muchos años en un diario limeño, reiteró que la muerte de su hijo Willy y los otros mártires de Uchuraccay no fue producto de una confusión, sino de una operación militar.

| 27 enero 2013 12:01 AM | Política | 1k Lecturas
El dolor por los caídos no cesa
Romería por 30 años de la masacre de ocho hombres de prensa en Uchuraccay
1058

“Yo no creo que los asesinos fueran campesinos de la comunidad de Uchuraccay, insisto en que los autores de esta matanza fueron miembros de la inteligencia que se disfrazaron de campesinos porque estaban en combate contra los miembros de Sendero Luminoso en esa zona y algo querían ocultar”, dijo a LA PRIMERA.

“Mira, hermano, ya han pasado 30 años pero yo sigo sintiendo que esto pareciera que pasó recién ayer. Los que tenemos hijos sabemos lo que son estas cosas y es un dolor que no pasa, es un dolor que está vivo, latiendo todos los días, por donde vayas, por donde camines.”

Dice que lo más doloroso es que hasta hoy ninguno de los deudos, de los que perdieron a sus hijos o padres o esposos no tienen la paz de saber cómo se produjo esa masacre, pero sobre todo. “Quiénes fueron los verdaderos asesinos, eso es lo que no te deja vivir”, subrayó.

“Los militares sabían que los periodistas habían salido de Huamanga, es imposible que no se hubieran dado cuenta, pero salían sin salvoconducto y ellos los dejaron pasar sabiendo que eran periodistas. Estas evidencias nunca se tomaron en cuenta y al final hasta la Comisión de la Verdad, libró a los militares”, puntualizó Retto.

El 14 de mayo de 1983, en una cueva de vizcachas del cerro Huashua Ccasam cercana a la comunidad iquichana de Uchuraccay, fueron encontrados diversos objetos de los periodistas masacrados, como la cámara fotográfica de Willy Retto, reportero del diario El Observador y un rollo a color “Ektachrome”, con siete vistas que el valiente fotógrafo había conseguido captar y demostraron que sí hubo diálogo entre los periodistas y los comuneros.

ROMERÍA
Con motivo del 30 aniversario de la tragedia de Uchuraccay, Ayacucho, del 26 de enero de 1983, ayer se realizó una romería al cementerio El Ángel en homenaje a Jorge Sedano Falcón, Eduardo de la Pinella, Amador García Yanque, Pedro Sánchez Gavidia, Jorge Luis Mendívil Trelles, Félix Gavilán Huamán, Octavio Infante García y Willy Reto Torres, asesinados cuando iban en busca de la noticia, según versión oficial porque fueron confundidos con miembros de Sendero Luminoso.

Al final de la romería ante el mausoleo de los Mártires de Uchuraccay en el cementerio El Ángel, Alcira Velásquez, viuda del reportero gráfico Jorge Sedano, dijo que pese al paso del tiempo la herida por el asesinato de su esposo y de sus colegas en Uchuraccay permanece abierta y que no cree que cerrará mientras no haya justicia para ellos.

María de García, viuda de Amador García Yanque, sostuvo que durante 29 años las familias han demandado justicia para saber quiénes mataron a los periodistas que llegaron a Uchuraccay camino a la comunidad de Huaychao, a verificar un informe oficial sobre el linchamiento de un grupo de senderistas.

Asimismo, en Ayacucho se realizó una peregrinación que se inicio a las 6 de la mañana de ayer desde la Plaza de Armas de Huamanga para reeditar la ruta Tocco-Uchuraccay que hicieron los 8 periodistas.


Ramón Machado
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

0.698927164078