El contrabando de armas a las FARC durante el fujimontesinismo

“Piensa por un momento, Alberto, cuál habría sido tu reacción y la de tu país si el gobierno colombiano hubiera servido de intermediario clandestino para rearmar a tus espaldas a las organizaciones terroristas en el Perú”.

| 03 febrero 2014 04:02 PM | Política | 3.3k Lecturas
El contrabando de armas a las FARC durante el fujimontesinismo
El fujimontesinismo y el contrabando de armas a las FARC
Por: Raúl Wiener
3311

La PrimeraQuien dice estas palabras es Andrés Pastrana Arango, expresidente de Colombia, y la cita es de su libro “Memorias olvidadas”, publicado hace muy poco, del que la revista Hildebrandt en sus Trece reproduce un capítulo completo dedicado al tema de los 50 mil fusiles AKM que el gobierno peruano compró a Jordania en el año 2000 para su entrega a la guerrilla de ese país, a cambio de dinero proporcionado por el narcotráfico.

Alberto es, por supuesto, el nombre del entonces presidente del Perú, Alberto Fujimori, y el diálogo se produjo en una reunión de la Cumbre de presidentes de la América del Sur en Brasilia en octubre del 2000. Para esa fecha ya se habían cumplido dos meses desde que Fujimori, Montesinos y los ministros de Defensa, Carlos Bergamino, Interior Walter Chacón y el jefe nominal del SIN (la expresión es de Pastrana) Humberto Rozas, hicieran una sonada conferencia de prensa para anunciar la conclusión del exitoso “Plan Siberia”, que habría servido para descubrir una operación de contrabando de armas hacia la guerrilla colombiana en el que estaban involucrados peruanos, rusos y ciudadanos de otros países, entre ellos un traficante de origen libanés.

Lo que explica Pastrana, es que esta conferencia de prensa fue un recurso del gobierno del Perú ante una situación que se le había ido de las manos al descubrirse parte del cargamento lanzado en paracaídas en medio de la selva y verificarse por conductos diplomáticos que los fusiles que se estaban contrabandeando habían sido comprados oficialmente por las Fuerzas Armadas, para luego ser derivados hacia una venta ilegal y clandestina. Fujimori no tuvo ninguna respuesta a Pastrana en Brasilia acerca de por qué no había coordinado su conferencia de prensa con el gobierno de Bogotá. En medio de balbuceos, el dictador solamente atinaría a repreguntar los motivos por los que el colombiano no hizo pública la información de inteligencia que ya tenía que involucraba al gobierno peruano.

Es realmente impresionante que el presidente de otro país deje constancia escrita de la naturaleza corrupta y mentirosa del gobierno peruano de los 90 y de la entrañable relación, hasta el día del video Kouri-Montesinos, entre presidente y asesor. No es que rompieron por alguna diferencia de ideas o métodos, sino porque estaba en juego la sobrevivencia de uno y otro. Lo que es increíble es que su sed de dinero sucio fuera tan exacerbada como para negociar con subversivos de otro país en contra de su gobierno, cuando internamente la bandera con la que Fujimori fue a la segunda reelección y con la que quiere aún volver a la política sea la de su supuesta implacable lucha contra el terrorismo.

Raúl Wiener


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital