El caso Du Bois: libertad de prensa y difamación

Don Juan Barreda Paredes es el esposo indignado de doña Rosario Amparo Flores Bedregal, obstetriz arequipeña, madre de cinco hijas, conductora de una conocida cebichería de la ciudad blanca de nombre “Neptuno”, que vivió las brutales consecuencias de una información del diario “Perú 21”.

| 29 setiembre 2011 12:09 AM | Política | 7.8k Lecturas
El caso Du Bois: libertad de prensa y difamación
Diploma de obstetriz de la señora Rosario Flores acusadamente falsa mente de ser la “Tía Pocha”.
Nada liga a la familia Barreda-Flores con negocios sucios, y tampoco han sido financistas de campaña.

Más datos

Difamaciones

El caso Du Bois es emblemático, porque se trata de un daño visible a una familia común y corriente, carente de poder, que se encuentra en clara desventaja ante la gran prensa que circula a nivel nacional. Por lo tanto lo que debería esperarse es que el director de Perú 21 se disculpe y reconozca su grave error y que la Justicia sancione económicamente o por otros mecanismos a los que incurren en daños graves al honor de las personas.
7858

En esa información, doña Rosario era identificada como la “Tía Pocha” regente de prostíbulos, y a la vez como pariente de la entonces candidata al Congreso y hoy congresista Ana María Solórzano. Por algún motivo que nadie explica, un periodista de nombre Guessler Ojeda Mercado, creyó haber descubierto la identidad de un viejo mito de la vida nocturna de Arequipa y, lo mejor de todo, poder ligarlo a la candidatura local de Gana Perú y al candidato Ollanta Humala.

De ahí que en la edición del 10 de marzo, toda la carátula del diario se refería al “dinero sórdido” que los nacionalistas recibirían ni más ni menos que de la prostitución arequipeña.

La portada tenía una composición gráfica en la que se mostraba la silueta de una pierna femenina sobre un fondo de símbolos de la O, de la candidatura de Gana Perú, y fajos de billetes con las fotos de Solórzano y Ollanta.

Pero la señora Flores Bedregal que sí es tía de la congresista, no tiene nada que ver con “Pocha” y los burdeles al pie del Misti. Según la versión que circula en Arequipa, si es que existe la tal “Tía”, debe tener entre 70 y 80 años, y la señora Flores tiene menos de 50.

Más aún, es una profesional que tiene empleo conocido, habiéndose desempeñado en el Ministerio de Salud y cumplido funciones en diversos programas municipales, como obstetriz, actividad que tuvo que dejar para dedicarse a la crianza de sus hijas.

Nada liga a la familia Barreda-Flores con negocios sucios, y tampoco han sido financistas de campaña. El caso de difamación es tan evidente que el juez del Sexto Juzgado Penal Unipersonal de Arequipa, Yuri Zegarra, ha sentenciado con dos años de prisión suspendida al director y al periodista de “Perú 21”, en un largo texto en el que discute los argumentos de defensa de Du Bois y Ojeda.

La defensa apela a la libertad de información (derecho de las personas a estar informadas) y opinión (derecho del periodista a expresar cualquier opinión sobre las cosas), y alega que ante la negativa de los aludidos a aclarar sus preguntas presumió que la información que disponía era verdadera, cuando no lo era.

Según el juez la intención que había detrás del titular, la nota de Ojeda y un editorial de Du Bois (todos el mismo día) era dañar a una candidatura con la que se encontraba enfrentada la línea del diario y para conseguir este fin no se tuvo miramientos de afectar gravemente a una tercera persona que nada tenía que ver con el caso.

Argüir como lo han hecho Flores Nano, Bruce, Lombardi y otros, a la “libertad” para justificar una imputación sin pruebas contra una persona y su familia, solo denota desinformación sobre el caso o un intento de congraciarse con el poder mediático del grupo “El Comercio”.


Raúl Wiener
Unidad de Investigación

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


En este artículo: | | | | | | | | | | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD