Dirigentes acusan de provocador al Premier

En una actitud que fue calificada de provocadora por dirigentes sociales y que parece motivada por la caída en picada de la popularidad presidencial, el jefe del Gabinete, Jorge del Castillo, lanzó duras críticas contra las fuerzas sociales y partidos de oposición y los acusó de sabotear la democracia y atentar contra la gobernabilidad del país al aprovechar, supuestamente, los reclamos populares para crear una situación de inestabilidad social contra la democracia y deponer al gobierno.

Por Diario La Primera | 07 set 2008 |    
Dirigentes acusan de provocador al Premier
Premier Jorge del Castillo prendió la mecha de los reclamos con su actitud.
Ante protestas y reclamos de la población, Del Castillo afirma que la oposición trata de desestabilizar al gobierno y la democracia.

Más datos

DETALLE

Una jornada nacional de lucha ha sido convocada por la Coordinadora Política y Social para el 7 de octubre. Participarán organizaciones populares y partidos políticos que, junto a la población, realizarán movilizaciones pacíficas, plantones de protesta y paralizaciones en algunos lugares, señaló López.

Ante estas acusaciones, la respuesta del vocero de la bancada nacionalista, Fredy Otárola, fue contundente. Aclaró que “el principal desestabilizador es el propio gobierno, con su ineficiencia, el incumplimiento de las promesas que hizo durante su campaña electoral y su incapacidad para detener el alza de los alimentos”.

“Ellos saben que su política está haciendo agua y que nos están llevando, por segunda vez, al cadalso. Por eso buscan chivos expiatorios, pero ni en eso tienen éxito, porque ya nadie les cree”, agregó.

Otárola negó que su agrupación intente desestabilizar al gobierno. “Por eso no apoyamos el pedido de la revocatoria presidencial y queremos que el presidente Alan García termine su segundo mandato”, insistió.

Por su parte, el vicepresidente de la CGTP, Olmedo Auris, afirmó que las declaraciones del premier constituyen “una provocación y una burla al hambre y las aspiraciones de justicia de la población”.

Sostuvo que las protestas y el desborde popular tienen su origen en la difícil situación económica de las grandes mayorías, que buscan un canal de expresión dentro del marco legal constituido, pero no son atendidas por el gobierno.

Auris dijo también que el llamado hecho por Del Castillo para alcanzar un acuerdo que garantice la paz social y el orden interno durante la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia Pacífico (APEC), en noviembre, está fuera de lugar. La CGTP ha advertido que si las demandas sociales no son atendidas, habrá protestas durante esa cumbre y ha adelantado que repudiará la presencia en el Perú del presidente de Estados Unidos, George W. Bush.

El secretario general del Movimiento Nueva Izquierda, Nílver López, a cuya organización se le atribuye casi todas las acciones de protesta que se realizan en el país, dijo que el verdadero agitador de la lucha popular es el modelo neoliberal, que ahoga el progreso de los pueblos del interior y condena a la pobreza a los trabajadores de la ciudad y el campo.

Por su parte, el ex parlamentario y dirigente de izquierda Renán Raffo, recordó que siempre se ha tratado de desacreditar a la izquierda para responsabilizarla por el fracaso del gobierno y reprimirla, en la idea que así puede acallar la protesta popular.

“El gobierno se equivoca porque detrás de la protesta está el descontento popular, que exige el cumplimiento de las promesas y que se solucione la plataforma de lucha del último paro nacional: aumento general de sueldos y salarios y detener el alza del costo de vida.

Dice que quiere acuerdo de paz
El premier Jorge del Castillo anunció ayer que propondrá un acuerdo que asegure la tranquilidad en la ciudad durante entre los días16 y 23 de noviembre, mientras se realiza la cita cumbre del Foro APEC en Lima, pero atacó a las fuerzas sociales aludidas en su convocatoria.

El número dos del régimen aprista atentó contra las condiciones necesarias para un acuerdo de distensión, al calificar de extremistas y hasta conspiradores antidemocráticos a quienes apoyan o participan en las protestas sociales.

Intentó al mismo tiempo minimizar la caída vertiginosa del presidente Alan García en las encuestas y reiteró el recurrente argumento de que el descontento se debe solamente a la inflación y que esta es importada. Insistió en la receta gubernamental de programas sociales asistencialistas para aliviar la difícil situación de los sectores populares.

Lanzó ataques por doquier, en especial contra el Partido Comunista-Patria Roja, el líder sindical Mario Huamán y hasta contra el opositor moderado ex presidente Alejandro Toledo, por haber dicho este que el presidente Alan García debe dejar de preocuparse por los ricos y debe en cambio preocuparse por los pobres. Lo llamó oportunista y hasta insinuó que es un bebedor, al pedirle ecuanimidad y decir que su gobierno dejó la mesa servida, “pero de trago”.

Sobre su propuesta de un acuerdo de paz, sostuvo que la idea es proyectar la imagen de un país estable y para ello es necesario que, al menos durante los días de la reunión, no ocurran protestas en las calles ni paralizaciones. Del Castillo señaló que el escenario para lograr ese pacto de paz social podría ser el Acuerdo Nacional (UN), instancia abandonada por la CGTP. Dijo que hay sectores que buscan mellar la imagen del país, “y con ello los únicos perjudicados son los propios peruanos”.


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.