Derecha teme a un gobierno sin privilegios

Un eventual gobierno de izquierda en el Perú fortalecería la estabilidad política, económica y social al reducir la brecha de la desigualdad y redistribuir de manera equitativa las ganancias siguiendo el camino de países como Bolivia, Ecuador, Brasil y Chile, coincidieron en señalar los analistas Nelson Manrique y Pedro Francke.

| 16 abril 2015 10:04 PM | Política | 1.6k Lecturas
Derecha teme a un gobierno sin privilegios
Derecha teme un gobierno sin privilegios

Más datos

Gobernantes de izquierda en Latinoamérica no han llevado a sus países a la quiebra, como quieren hacer creer los medios concentrados, dicen Nelson Manrique y Pedro Francke.
1615

Manrique dijo que “los gobiernos de izquierda en otros países de Latinoamérica se encuentran en un franco proceso de crecimiento económico. Por ejemplo, en Ecuador, Bolivia, Brasil y Chile hay un avance significativo, pues hay una preocupación por la educación, el acceso a la información y la inversión en capital humano”.

No creo que un gobierno de izquierda sea un sinónimo de mal gobierno, porque hay izquierdas e izquierdas. Hay que saber diferenciar el papel de las izquierdas en el interior de un país, para no caer en el error de generalizar. No basta ser de izquierda, para que los problemas se solucionen”, aclaró.

Enfatizó que “la derecha tiene miedo a un gobierno de izquierda porque amenazaría a un conjunto de privilegios que han alcanzado en estas últimas décadas. Todos los gobiernos anteriores hasta el actual han llegado al poder con un discurso de izquierda para gobernar luego como la derecha”.

Sobre un posible ataque de sectores de la derecha ante un eventual gobierno de izquierda, Manrique dijo que “el problema no está en los ataques que puedan venir de la derecha, porque más que la derecha el principal enemigo de la izquierda es la centroizquierda”.

“No creo que la derecha esté preocupada por un eventual gobierno de izquierda, porque quienes sabotean a la izquierda es la propia izquierda o los grupos que se dicen de izquierda. Lamentablemente no se necesita alguien de la derecha para perjudicar a la izquierda”, indicó.

TRANSNACIONALES

Francke aseveró que “es falso que un eventual gobierno de izquierda lleve a la quiebra al país, América Latina viene de un proceso en el que Bolivia es el país de la región con mayor crecimiento económico en los dos años anteriores. Asimismo, el presidente Rafael Correa no ha llevado a Ecuador a ninguna quiebra, por citar algunos ejemplos”.

Un gobierno de izquierda de ninguna manera significa quiebra, por el contrario se busca una situación social mejor, menor desigualdad y mayor cohesión social. A las empresas responsables y sostenibles les conviene que haya una mayor cohesión social y no que haya protestas, huelgas ni bloqueos de carreteras”, dijo.

Explicó que “si uno busca una democracia con estabilidad y tranquilidad, los gobiernos tienen que reducir la desigualdad. El exministro Luis Carranza, que es un claro representante de la derecha, reconoce en un artículo que reducir la desigualdad es importante para el progreso de un país, y esa tesis ya ha sido planteada desde el siglo XIX por las ciencias sociales”.

Francke manifestó que la derecha no solo es una representación política, “pues detrás están los grandes bancos y transnacionales; están los mineros de Yanacocha y Xtrata que no quieren gastar 50 o 100 millones de soles para remediar la contaminación ambiental; y están las farmacéuticas que presionan al Estado para evitar el ingreso al mercado de otros competidores que vendan medicinas para tratar el VIH, entre otros lamentables ejemplos”.

Los grandes empresarios del Perú deberían cuidar el ambiente, porque estarán cuidando sus vidas y el futuro del país. Ellos deberían reflexionar y pensar que el ambiente es vital para la buena marcha del Perú en todos los aspectos”, anotó.

ADEMÁS

Los medios de la concentración “están íntimamente conectados a nivel familiar y empresarial con el conglomerado económico que domina el Perú”, al destacar que “el monopolio mediático trata de infundir a la ciudadanía el miedo a todo cambio, a una redistribución mejor de la riqueza y a la mejora del medio ambiente, porque cuidan el dinero de las grandes empresas”, aseguró Francke.

Llamil Vásquez

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital