Delito justificado

Cuentan que la doctora Baffigo, presidenta ejecutiva de EsSalud, se fue indignando tanto con la visión del informe que el programa de Nicolás Lúcar presentó antes de entrevistarla, que en la pausa le recordó que su institución estaba poniendo publicidad en el canal. Evidentemente no hubo tiempo para que funcionara la amenaza y gracias a eso vimos en directo una discusión sobre un tema que esta columna había tratado hace algunos meses, sin lograr mayores reacciones.

| 22 enero 2014 03:01 PM | Política | 2.3k Lecturas
Delito justificado
Justificando el delito
Por: Raúl Wiener
2369

La PrimeraLúcar emplazó a la supuesta estrella de la Seguridad Social (fue presidenta ejecutiva del IPSS entre 1997-1998, reemplazando a Luis Castañeda, durante el gobierno de Alberto Fujimori), para que explique por qué había recontratado a varios funcionarios que salieron de la institución luego de ocupar cargos de confianza y cobrar indemnizaciones indebidas fingiendo un despido intempestivo, bajo el modelo del expresidente de EsSalud Fernando Barrios, que fue uno de los grandes escándalos del segundo gobierno de Alan García.

Uno de los angelitos era nada menos que el secretario general, José Alberto Velarde Salazar, que tuvo el mismo cargo hasta el año 2006, y se retiró para ocupar la gerencia legal de la ONP, y fue indemnizado por “despido intempestivo” con 132,600 y una liquidación total de 253 mil soles.

Baffigo contestó entonces con dos adjetivos: lo que se había transmitido era un refrito y un material amarillista para perjudicar su gestión. Sobre lo de fondo la doctora dijo cosas que son en verdad inolvidables: (a) ¿Por qué los que se fueron no van a poder regresar?, (b) todos tienen derecho a ejercer su vida laboral, (c) los ceses de estas personas se produjeron por conclusión de vínculo laboral, es decir, no fueron renuncias.

Vean ustedes que tenemos una presidenta de la Seguridad Social, que justifica lo que el propio Barrios reconoció como un error (horror) de su parte, por lo que devolvió el dinero percibido. La complicidad total de las instancias administrativas es la única explicación de que se buscara la fórmula de “concluirle” los contratos al personal de la argolla de confianza para pagarles como despedidos, precisamente en concordancia con las fechas en que cada uno de ellos se desplazaba a otro lugar dentro de la administración pública.

Obviamente todas estas personas abusaron de su posición, lo que ha sido señalado por la Contraloría de la República, pero para Baffigo eso solo quiere decir que en el futuro ya no habrá más “despidos” a pedido de los interesados. Es decir la trampa pertenece al pasado y bienvenidos de nuevo los tramposos.

La presidenta de EsSalud ha premiado el delito y hace apología del robo al Estado, mientras muchos pensionistas de esa institución no logran cobrar lo que les adeudan. Los médicos y trabajadores siguen reclamando mejores remuneraciones y 5 mil burócratas dorados se embolsican las aportaciones de los asegurados.

Raúl Wiener


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | |


La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital

1.22000312805