Decreto favorece a oligopolio pesquero

El decreto legislativo 1084 que, con el pretexto de preservar la anchoveta, establece cuotas individuales de pesca, es una prueba más del mal uso que ha hecho el gobierno de las facultades legislativas que le otorgó el Congreso para dictar normas que faciliten la implementación del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos.

Por Diario La Primera | 17 set 2008 |    
Decreto favorece a oligopolio pesquero
Otro decreto legislativo atenta contra la pesca.
Gobierno hizo mal uso de facultades extraordinarias para el TLC al aprobar decreto legislativo 1084, que no tiene nada que ver con el tratado.

Más datos

DETALLE

La primera deficiencia técnica que dispone el decreto es fijar desde el año 2004 hasta la fecha el período del que hay que tomar la mayor captura, para que sirva de base y obtener el 60% de la cuota, pues los armadores de embarcaciones de madera trabajaban informalmente y en su mayoría no cuentan con registros anteriores a esa fecha.

Especialistas en la materia han confirmado que la referida norma no estaba comprendida en el tema de las facultades delegadas, pues el TLC con Estados Unidos es un acuerdo comercial que busca fomentar el libre comercio en diversas áreas, y ni siquiera menciona a la pesca industrial.

Los inversionistas norteamericanos no están interesados en invertir en ese sector del país, ni el mercado americano es un objetivo de las exportaciones peruanas de harina de pescado, dirigidas mas bien al mercado asiático; es decir, que se habría abusado de las facultades legislativas para beneficiar al oligopolio existente en el sector pesquero.

Los expertos consultados confirmaron también que el decreto 1084 generará despidos, pues el pescador gana como retribución un determinado porcentaje del total de la venta de la captura realizada y, debido al régimen de cuotas, las embarcaciones pescan menos o se retiran del mercado, los pescadores y sus familias no tendrán ingresos y, por ende, perderán sus fuentes de trabajo.

Agregaron que no es posible que se engañe al pescador diciendo que nadie se quedará sin trabajo, pues si no hay lanchas no hay ingresos, debido a que el Fondo de Compensación tiene un panorama más incierto que el de la actual Caja del Pescador.

Lo más curioso de este “ordenamiento” del sector que pretende realizar la norma es que no toca para nada a las plantas o fábricas de harina de pescado, de propiedad en su mayoría de los grupos oligopólicos que controlan al sector, incluido el público.

Es así que la capacidad de producción seguirá siendo la misma, con grandes requerimientos de abastecimiento de anchoveta y con gran competencia para asegurar la materia prima. No hay ordenamiento si se reduce solo la flota y no se toca a las fábricas.


Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.