Corrompen anticorrupción

El viernes 29 de octubre el despacho del presidente del consejo de ministros dispuso prorrogar el plazo establecido para que se conforme la Comisión de Alto Nivel Anticorrupción, presidida por el ex contralor Genaro Matute, bajo la supervisión de Javier Velásquez. La noticia puede entenderse como que realmente no hay prisa para conformar la citada comisión, que debía encargarse de darle salida al fallido plan anticorrupción del ex premier Simon.

| 09 noviembre 2009 12:11 AM | Política | 465 Lecturas
Corrompen anticorrupción
Genaro Matute, comisionado de Javier Velásquez contra la corrupción.
Comisión de Alto Nivel Anticorrupción navega sin rumbo. Matute quiere subordinar a medio mundo.

Más datos

Los congresistas están camino a su propia Comisión Anticorrupción, como explica Rosa Florián, entre los fundamentos está el hecho que desde el 2008 hay un “Plan Anticorrupción” que no se aplica, lo que haría necesario una intervención congresal.

DETALLE

Un dato interesante es que el contralor Khoury ha ignorado a Velásquez y su alto comisionado Matute, y ha preferido coordinar con el Congreso, lo que le evita subordinarse. Una respuesta del Ejecutivo a este desaire implícito del contralor, habría sido la negativa del Ministerio de Economía a liberar las partidas necesarias para cumplir con el pago a los cesantes y jubilados de la Contraloría.
465

Pero todo indica que los problemas son más profundos. LA PRIMERA tiene en sus manos el documento “Propuestas de Funcionamiento” de Genaro Matute, en condición de Coordinador General de la Comisión aún inexistente y en él sorprende en primer lugar la pretensión de involucrar a un gran número de instituciones a las que se emplaza a demostrar “su voluntad política con su participación”, entre ellas al presidente del Poder Judicial, a la fiscal de la Nación, al contralor General, a los ministros de Economía, Justicia, Interior y Defensa; al coordinador de los presidentes regionales, a representantes de las organizaciones de alcaldes, al secretario técnico del Acuerdo Nacional, al presidente de la Confiep, al presidente del IPYS y a la defensora del Pueblo. Todo este paquete sería coordinado por Genaro Matute.

Es evidente que hay una desproporción en poner al delegado de un ministro por encima de más de una docena de autoridades nacionales, regionales y municipales de primer nivel. Además, esta supercomisión podría más bien convertirse en una forma de aval a acciones del gobierno, es decir, lo contrario al espíritu anticorrupción. Si un organismo donde están varios poderes del Estado, ministros y otras autoridades, opina preventivamente a favor de un proyecto, lo haría casi intocable. Matute ha armado un andamiaje que lo colocaría como un gran poder potencial, al que todos los faeneros del gobierno tendrían que tomar en cuenta. Pero tal parece, por ahora, que no hay muchos dispuestos a subirse a su iniciativa, avalada por Velásquez.

En el Congreso ya le han salido opositores. Los otorongos están camino a su propia Comisión Anticorrupción, y entre los fundamentos está el hecho que desde diciembre de 2008 hay un “Plan Anticorrupción” que no se aplica, lo que haría necesario una intervención congresal.

Raúl Wiener
Unidad de Investigación


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario