Congreso atragantado por López Meneses

Después del viernes, ya no me queda duda que el oficialismo parlamentario está igual que el resto del país: no sabe qué se protegía en la casa de López Meneses, ni quién dio la orden, ni cuáles son los vínculos del llamado “operador montesinista” con instancias del Estado.

| 04 diciembre 2013 06:12 PM | Política | 1.6k Lecturas
Congreso atragantado por López Meneses
Congreso atragantado por López Meneses
Por: Raúl Wiener
1618

La PrimeraLo que saben es que deben defender al gobierno en una crisis que ya ha tenido un alto costo (han caído un ministro; un asesor de Palacio; generales, coroneles y comandantes de la Policía; y se ha golpeado al presidente del Comando Conjunto que no se ha ido porque lo sustenta la Marina de Guerra) y porque han recibido una confusa orden de la señora Nadine que dijo que había que investigar la influencia del montesinismo en el Estado desde 1990.

Como la idea está mal formulada, pero nadie corrige a la doña, tenemos un espectáculo tonto en el que los nacionalistas acusan al APRA y el fujimorismo de querer ocultar sus vínculos de origen con López Meneses y el asesor de los ‘90, y los otros responden que lo que quiere ocultar el gobierno son los contactos actuales expresados en la protección indebida.

Por supuesto que nadie podría imaginar que se puedan entender los motivos que hacen que políticos y altos jefes militares y policiales, se culpen entre sí de “vínculos” con el operador de marras, y se deba investigar al más alto nivel del Estado sobre una vigilancia misteriosa, sin determinar quién es en verdad este tipo que desata pasiones, qué rol cumplió anteriormente, si en realidad era tan importante como se dice: delfín de Montesinos, brazo derecho del Doc., etc. O sea, para que sean graves sus lazos de hoy, hay que evaluar cuáles fueron los de ayer.

Pero también es cierto que no estamos ante un ejercicio de historia y que el investigado en este caso es el gobierno que deberá demostrar, lo que debió haber demostrado hace tiempo, que las órdenes para establecer la vigilancia no fueron adoptadas regularmente y deslindar si ha existido una corrupción vulgar como pretendió en algún momento el presidente, o un complot para engancharle el mote de “montesinista” al régimen.

Hay una diferencia notable entre la forma cómo el APRA, el fujimorismo o el toledismo, defienden a sus jefes, conscientes que están tapando culpas reales, para lo cual valen desde recursos leguleyos, falsos debates, cortinas de humo, calculadas para dilatar y enredar, y la triste performance nacionalista del viernes, que ni siquiera era capaz de acompañar a Abugattás enfrentado sólo a los lobos de la derecha y de llevar el debate a algún sitio.

Todo indica que la suspensión de la sesión salió a las patadas en el mismo momento. Y que el humalismo desconcertado le regaló a la oposición la conclusión que necesitaba: que el gobierno quiere sabotear la investigación, porque en verdad es más montesinista que los montesinistas.

Raúl Wiener


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital