Conexión domicilaria es un sueño

El incumplimiento del plan de distribución de gas natural proveniente de Camisea en las viviendas de Lima y el Callao, que debería haber garantizado la instalación de 70 mil conexiones domiciliarias hasta este año y no las 15 mil actuales, afecta los derechos de los usuarios y es parte del plan que tiene el Consorcio explotador para no incrementar la demanda interna y poder cumplir con el contrato exportador, consideró el presidente de la Asociación Proconsumidores del Perú, Jorge Carranza Caballero.

Por Diario La Primera | 16 jul 2010 |    

“Este incumplimiento es parte de un plan global para no incrementar la demanda en el Perú”, consideró el directivo, señalando que por ello no se ha promovido la masificación en el ámbito nacional. Dijo que el origen de esta situación está en los cambios que se hicieron en el contrato de Perupetro con el Consorcio de Camisea, en que se sustituyó la obligación de realizar conexiones efectivas (domiciliarias) por conexiones potenciales que corren a lo largo de las calles y a las que los usuarios pueden o no conectarse.

“Si se cumpliera la primera obligación del contrato, es decir conexiones efectivas domiciliarias, la operadora Cálidda tendría una mayor demanda de gas, indicó el presidente de Proconsumidores quien compartió la preocupación de la congresista Susana Vilca de que el gas para la distribución en Lima y Callao, que fue fijado en 1.492 TCF (trillones de pies cúbicos) de gas natural por un plazo de 35 años, puede haber sido derivado para atender la cuestionada exportación.

El presidente de Aspec, Crisólogo Cáceres, consideró que si la concesionaria del gas de Camisea no ha cumplido con el abastecimiento de gas natural para Lima y Callao, el contrato debe ser resuelto o en su defecto renegociado.

La vicepresidenta de la Comisión de Energía y Minas del Congreso, Yaneth Cajahuanca, reiteró que los cambios introducidos en la legislación del gas son inconstitucionales para la economía nacional.

Dijo que la exportación de 4.2 TCF durante los 18 años que durará la “estafa” del gas, estableciendo precios de regalo a la empresa exportadora, reportará sólo 1,135 millones de dólares al país por concepto de impuestos y regalías, pero si no exportamos el gas barato de Camisea, y se lo vendemos a las empresas eléctricas e industrias nacionales, el Estado recaudaría 26,672 millones de dólares con lo que podríamos construir más hospitales, postas médicas, colegios, carreteras y aumentarles el sueldo a los profesores, policías y militares.


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.