Condena ejemplar

Tribunal condena a 25 años de prisión a miembros del Grupo Colina por matanza de Barrios Altos, campesinos del Santa y Pedro Yauri. Esta es la primera condena impuesta a Montesinos por un caso de violación de derechos humanos.

Por Diario La Primera | 02 oct 2010 |    
Condena ejemplar

Más datos

LOS CASOS

Barrios Altos: La noche del 3 de noviembre de 1991, mientras se realizaba una pollada en el solar ubicado en el jirón Huanta 840 (Barrios Altos) alrededor de una decena de sujetos fuertemente armados y con los rostros cubiertos con pasamontañas, irrumpió y disparó a los presentes. Luego huyeron en vehículos con sirenas de tipo policial. Quince personas murieron asesinadas, entre ellas un niño de ocho años de edad y su padre.

Santa: En la madrugada del 2 de mayo de 1992, miembros del Grupo Colina incursionaron en asentamientos humanos de la provincia del Santa. Luego de allanar las casas, sacaron a nueve personas a quienes golpearon brutalmente y los obligaron a subir a los vehículos para conducirlos a un lugar hasta ahora desconocido.

Pedro Yauri: Tras ser detenido por un grupo de uniformados, el periodista Pedro Yauri desapareció el 24 de junio de 1992. Semanas antes, desde su espacio radial, había abogado por la libertad de la familia Ventocilla, cuyos miembros habían sido secuestrados por elementos militares en mayo del mismo año.

CONDENA

Esta es la primera condena que recibe Vladimiro Montesinos por un caso de violación de derechos humanos. Antes ya fue condenado tres veces por casos de corrupción. Martín Rivas y Hermoza Ríos pidieron la nulidad de sus sentencias mientras que Montesinos se reservó el derecho a presentar la respectiva nulidad. Martin Rivas calificó la sentencia de “prevaricadora”, por este calificativo la Sala le llamó la atención. Cuatro años duró el juicio oral de este caso. La Sala determinó que los procesados son culpables de los delitos de homicidio calificado, secuestro, desaparición forzada y asociación ilícita para delinquir.

La memoria del pequeño Manuel Ríos Rojas, quien tenía 8 años de edad cuando los integrantes del Grupo Colina lo acribillaron en un solar de Barrios Altos, fue reivindicada ayer por la Primera Sala Penal Especial.

El tribunal condenó a 25 años de prisión a Vladimiro Montesinos, Nicolás Hermoza Ríos, Julio Salazar Monroe, Juan Rivero Lazo, Santiago Martin Rivas y Carlos Pichilingüe por el asesinato de 15 personas, incluido el pequeño Manuel, el 3 de noviembre de 1991.

Asimismo, las integrantes del referido tribunal (las vocales Inés Villa Bonilla, Hilda Piedra e Inés Tello) determinaron que no existen pruebas de que los ejecutados hayan sido terroristas, y con ello desvirtuaron la tesis que argumentaba que esa condición justificaba sus muertes.

El fallo condenó el uso abusivo y perverso del Servicio de Inteligencia Nacional (SIN). Asimismo, reconoce que el Grupo Colina fue un aparato militar dentro de la estructura del Ejército del Perú y, además, confirma que el general Julio Salazar Monroe obedecía, cuando era jefe de ese órgano de inteligencia, directamente las órdenes del ex dictador Alberto Fujimori.



Los otros

También fueron condenados a 20 años de prisión los militares Ángel Pino, Wilmer Yarlequé y Jesús Sosa Saavedra. En tanto, 15 años de cárcel recibieron José Alarcón Gonzales, Douglas Arteaga, César Alvarado Salinas, Fernando Lecca Esquén, Fernando Rodríguez Zabalbeascoa, Gabriel Vera Navarrete, Alberto Pinto Cárdenas. Todos ellos integrantes del destacamento Colina.

La sentencia incluye también que estos militares son responsables de la desaparición forzada de nueve campesinos en el valle del Santa (Áncash) y del periodista Pedro Yauri. La referida condena, emitida ayer por la tarde en la Base Naval del Callao, dispone también continuar la investigación que permita ubicar los restos de los desaparecidos en estos últimos casos.

Por la mañana, un desafiante Vladimiro Montesinos saludó a los medios de comunicación y publicitó sus libros y su cuenta en Facebook. Incluso se atrevió a decir que tiene más de 3 mil “amigos” en esa red social. Por su parte, los miembros del Grupo Colina cantaron el himno del Ejército del Perú.



Ejemplar

La abogada Gloria Cano, defensora de los deudos de estos casos, calificó de ejemplar la sentencia. “Esta sentencia marca un triunfo para la justicia peruana, ya que confirma los hechos probados durante el proceso como la estructura del Grupo Colina, la forma de operar de este destacamento, así como su relación con los altos mandos militares y el gobierno”, señaló la letrada.

Para Francisco Soberón, director ejecutivo de Aprodeh, la sentencia emitida constituye una derrota para quienes buscaban la impunidad de los miembros del Grupo Colina. “La decisión de la Sala compensa el esfuerzo de los familiares, quienes de manera perseverante han exigido justicia a lo largo de 18 años. Por ello, los peruanos y peruanas debemos defender esta sentencia de los ataques de algunos personajes que sólo quieren garantizar la impunidad, tal como buscan los sectores aliados a la mafia fujimontesinista”, sostuvo Soberón.

El directivo de Aprodeh resaltó la labor desplegada por organizaciones como la Comisión de Justicia Social de Chimbote, que apoyó a los familiares de los desaparecidos en el Santa; y Codeh-Huacho, que también apoyó a los familiares del desaparecido periodista Pedro Yauri.

La doctora Cano acotó que “sin duda, para los familiares la sentencia es un aliciente. Sin embargo, en los casos Pedro Yauri y Santa, los familiares continuarán en su lucha hasta que aparezcan los cuerpos de sus seres queridos”. En ese sentido, Carmen Barrientos, hermana del desaparecido Carlos Alberto Barrientos, dijo que continuará luchando hasta que los restos de su hermano y los otros campesinos del Santa sean encontrados.

Marcelo Puelles
Redacción

Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.