Comerciando a los medios

Aldo Mariátegui ha dicho que no va a hacer una pataleta por lo que le hizo Agois y que ahora se conoce: ofrecer su cabeza a Humala (que no se la aceptó), como gesto de aproximación luego que ganó las elecciones y empezaron las movidas para la formación de un nuevo gobierno.

| 20 enero 2014 11:01 AM | Política | 2k Lecturas
Comerciando a los medios
Negociando a los periodistas
2041

La PrimeraEs su derecho, por cierto. Mucho más si ahora es columnista de uno de los medios “asociados” al diario del que era director, y del que lo botaron sin darle la menor explicación. Pero la oportunidad de la salida a luz de este asunto no debería desperdiciarse para comentar algo sobre la prensa y el oficio de periodista en el Perú.

En primer lugar decir que cualquier periodista, de la posición que sea, puede ser negociado con terceros de acuerdo a las conveniencias de los dueños de sus empresas. Es lo que explica que Delgado Parker fuera a la salita de Montesinos con la cabeza de César Hildebrandt para conseguir favores judiciales y que Ivcher asistiera con el mismo presente a la reunión de los medios con Toledo para ver la campaña anti-Humala a fines del 2005 donde también se discutió de su “indemnización” de 20 millones por su “lucha democrática”.

Y lo que pasó en el 2011, con Rosa María Palacios que la echaron de la TV porque el fujimorismo la consideraba demasiado tibia con el mismo Humala, todo lo cual se corona con la despedida del jefe de la DBA, el que más se había batido por detener al comandante radical, con el cual los Agois habían decidido entenderse. Hay una línea de actuación de los dueños de los grandes medios en cada uno de estos casos, que parece estar legitimada por el hecho de que ninguno se arrepiente realmente y muy pocos se rebelan contra este sistema.

En segundo lugar, hay una singularidad del caso Aldo que no debiera pasarse por alto. Cualquiera hubiera creído que la línea de Correo de 2005 a 2011, era la de sus dueños, con todos sus excesos. Sin embargo, cuando no les dio resultado para resolver el problema de la presidencia, decidieron que esa no era su línea, sino la de un director antipático. Interesante detalle, ahora que dicen que El Comercio les ha comprado todo, menos su derecho de manejar los contenidos periodísticos. Esos contenidos que ofrecen al mejor postor.

En tercer lugar, resulta casi una regla que estas decisiones dizque empresariales no respondan a una lógica de mercado, es decir, al que se bota es al que tiene la mayor sintonía o mayor número de lectores. Eso también niega uno de los argumentos más preciados de la concentración: de que la gran prensa lo es porque ofrece el mejor producto. Basta ver quiénes dirigen los tres diarios “serios” del grupo asociado, para ponerse a pensar en que la gran prensa elige conscientemente por la mediocridad.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital