Cipriani se va de boca

El cardenal Juan Luis Cipriani defendió el accionar a discreción de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional, en las zonas de emergencia, pese a la reciente muerte de la menor Zoraida Caso, abatida como consecuencia de una violenta incursión militar en su vivienda de la comunidad de Ranrapata (región Junín).

Por Diario La Primera | 16 set 2012 |    
Cipriani se va de boca
Sin medias tintas: Cipriani defendió incursión militar.
“Las operaciones militares no pueden ser con guantes y con mandil, pidiendo permiso para entrar”, dijo.

“Pero ya está bien. Yo creo que las Fuerzas Armadas merecen un voto de confianza, procuran actuar lo mejor posible”, subrayó.

En ese sentido, Cipriani fue más allá, incluso, al atreverse a manifestar que “las operaciones militares no pueden ser con guantes y con mandil, pidiendo permiso para entrar”.

Y ante los cuestionamientos de la opinión pública a los recientes operativos militares en la zona del Vraem y, sobre todo, a la muerte de la menor, el prelado expresó que “no es el momento de buscar esa circunstancia para sacar una ventaja mediática”.

No contento con ello, el arzobispo de Lima minimizó la muerte de la infante y las terribles circunstancias en que ocurrió este lamentable suceso. “La criatura está muerta. Recemos y busquemos la mejor manera de actuar”, puntualizó.

Además, al ser consultado por el interlocutor de su programa “Diálogos de Fe”, emitido por una radioemisora local, sobre si pudo ser evitable la lamentable muerte, Cipriani respondió increíblemente: “Si vamos a entrar a estos temas, ya simplemente nos rendimos al terrorismo”.

“Ha sido muy lamentable y evidentemente una vida vale mucho, pero creo que también se está abusando. Se está tratando de aprovechar esto para generar una polémica política”, arguyó.

Aunque admitió que en la lucha antisubversiva pueden darse errores, el religioso manifestó que hay que tomar en cuenta que algunos sectores buscan politizar el tema.

“Lamentablemente, hay enorme riesgo. También mueren muchas personas y así ha sido siempre el terrorismo”, apuntó.

CIPRIANI DESPRECIA DERECHOS HUMANOS
En respuesta, la secretaria ejecutiva de la Coordinadora Nacional de los Derechos Humanos, Rocío Silva Santisteban, manifestó a LA PRIMERA que las declaraciones de Cipriani demuestran una vez más su absoluto desprecio por el pleno respeto a los Derechos Humanos de los peruanos.

“Lamento las declaraciones del cardenal Cipriani. Sobre todo en circunstancias en que todos los peruanos nos sentimos muy golpeados por la (absurda) muerte de esta niña”, dijo.

En ese contexto, Silva Santisteban consideró que argumentar que “las operaciones militares no pueden ser con guantes y con mandil, pidiendo permiso para entrar”, implica únicamente justificar lo injustificable.

Por tanto, cuestionó que Cipriani, en su calidad de autoridad eclesiástica, abdique, en este caso concreto de la muerte violenta de la menor Zoraida Caso, de una de sus principales responsabilidades: la de procurar la justicia. “Y no puede haber justicia si previamente no se aclaran los hechos”, puntualizó.


Javier Soto
Redacción


Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.