Cipriani responde con todo y admite derecho a autonomía

El cardenal Juan Luis Cipriani reconoció tácitamente el derecho de la Asamblea Universitaria de la Universidad Católica de defender su autonomía institucional, al admitir que ello está plenamente contemplado en el Concordato de 1980, suscrito entre el Perú y el Estado Vaticano, el cual especifica que las universidades nacionales públicas, privadas y religiosas, se rigen por la ley peruana y que la Asamblea es la que elige a su respectivo rector.

| 25 setiembre 2011 12:09 AM | Política | 2.8k Lecturas
Cipriani responde con todo y admite derecho a autonomía
El cardenal Juan Luis Cipriani en su laberinto.
Reconoce que Concordato da derecho a la Católica a defender su autonomía institucional, pero igual arremete contra fallo de Asamblea Universitaria y lo califica de “desacato”, “rebeld&ia

Más datos

Texto del Concordato entre el Estado Vaticano y el Estado Peruano: Artículo 19º.-La Iglesia tiene plena libertad para establecer centros educacionales de todo nivel, de conformidad con la legislación nacional, en el ámbito de la educación particular.

DETALLE

La Asamblea Universitaria realizada el pasado viernes acordó reafirmar la autonomía de la Universidad y rechazar la propuesta de reforma del Estatuto; reafirmar la identidad católica y los valores del cristianismo; reafirmar el respeto a la Constitución peruana, las leyes y su Estatuto; reafirmar su disposición al diálogo y expresar su pleno respaldo a las autoridades universitarias.
2843

“Sí (el concordato de 1980 especifica que las universidades públicas y privadas nacionales se rigen por la ley peruana y que la Asamblea es la que elige al rector). Y el Concordato también explica que la Iglesia tiene el derecho de organizarse como le parezca oportuno”, subrayó.

A continuación agregó que la Iglesia Católica “no va contra ninguna ley, porque hay unos estatutos; y el estatuto puede decir lo que la universidad quiera aceptar”.

Ante la insistencia de LA PRIMERA sobre la defensa de la Asamblea de la Católica por su autonomía, la Constitución y Ley Universitaria, Cipriani arguyó que “no existe ninguna contradicción” entre todo ello y la modificación de sus estatutos, “aceptando la intervención de la Iglesia”, tal como lo demandan él y el Vaticano.

CUESTIONADOR
Por ello, cuestionó el concepto de autonomía defendido por la Universidad Católica de Lima sobre el procedimiento de elección de su rector, en relación al adoptado por sus pares de otras capitales y ciudades del mundo cristiano, en las que, en ocasiones, el arzobispo local designa a dicha autoridad universitaria. “Si existe el hecho de que la Universidad Católica sienta que le quitan su autonomía, entonces ¿(qué) diríamos de todas las universidades católicas en las que se eligen los rectores de otra manera? (¿Qué) ninguna es autónoma? Sería un poco raro ¿no?”, argumentó.

“DESACATO Y MAL PASO”
El arzobispo de Lima calificó igualmente de “desacato”, “rebeldía” y “mal paso” la decisión de la Asamblea Universitaria de la Universidad Católica de ratificar su autonomía y no aceptar modificación alguna de sus estatutos –demandado por el Estado Vaticano-, así como de reafirmar su identidad católica y el respeto a la Constitución y las leyes peruanas.

“No es una derrota ni una victoria (la decisión de la Asamblea Universitaria), sino que quiero ayudar a una universidad, que es Pontificia. La negativa de cambiar es un mal paso. El papa Benedicto XVI ya tomó una decisión, y ojalá que la mantenga”, enfatizó a modo de velada amenaza.

Expresó su escepticismo ante la posibilidad de llegar a una solución satisfactoria entre las partes. “Evidentemente, se hace más pequeña la posibilidad. Yo espero que siga viniendo”, dijo.

VISITADOR
Respecto a la anunciada presencia en Lima del denominado “visitador apostólico”, enviado por el Vaticano, Cipriani explicó que dicho dignatario eclesial vendrá para analizar la respuesta de la Universidad Católica, en relación a la propuesta de la Santa Sede para reformar los estatutos de dicho centro de enseñanza superior. “Viene a escuchar, a conversar y, ojalá, a encontrar un camino de encuentro y solución entre las partes”, anotó en tono conciliador.

Sin embargo, tildó de “precipitado” el acuerdo de la Asamblea y sus autoridades universitarias, el cual, en su opinión, debió haber esperado la llegada del enviado de Roma “para conversar y, de esa manera, tener todos los elementos de juicio”.

Asimismo, tachó de “espectáculo penoso” la manifestación del viernes, en los exteriores de la institución educativa superior, con la que alumnos, docentes y trabajadores expresaron su rechazo a los intentos del Arzobispado de Lima por asumir el control absoluto de dicho centro universitario.

FALLO EN CONTRA
En otro momento, Cipriani dijo que “respeta” la decisión de la Quinta Sala Civil de la Corte Superior de Lima de rechazar el pedido del Arzobispado de Lima para que el proceso sobre la interpretación de los testamentos de José de la Riva Agüero, a favor de la Católica, concluyese de manera anticipada, tomando como referencia la sentencia del Tribunal Constitucional.

“Lo que he leído en el periódico es que la anticipación del final del juicio lo han rechazado. (Por lo que) el juicio sigue adelante, pero no han descartado la decisión del Tribunal. Han descartado (solo) esa propuesta hecha por el abogado (del Arzobispado)”, sostuvo.

CARDENAL SE HACE LA VÍCTIMA
Cuestiona movilización

“Me siento sumamente agraviado por los insultos (a mi persona). No creo que sean de las autoridades; pero sí permitidas y promovidas (por éstas). Ha habido ahí toda una efervescencia, y yo no soy el dialogante”, puntualizó el cardenal

Precisamente, Cipriani advirtió que la Universidad Católica tendrá que dialogar directamente con la Santa Sede, y ya no con él. “(Y eso) lo saben ellos… Cipriani solamente es el cartero. La carta viene de la Santa Sede. Por tanto, puedo yo tener una manera de pensar o expresarme. Pero, en este caso, solo puedo seguir las indicaciones de la Santa Sede. Lo que ellos decidan, yo lo aceptaré plenamente. No tengan ninguna duda”, apuntó.

De igual modo, en su programa radial “Diálogos de fe”, el Arzobispo de Lima exigió a la comunidad universitaria de la PUCP una “mayor prudencia y serenidad”, a fin de “ver qué es lo que realmente la Santa Sede quiere decirle a la Universidad Católica”, en vez de condicionar el diálogo.

La autoridad eclesiástica tildó, además, de “una falta elemental de prudencia” afirmar que el Estado Vaticano manipula o hace lo que quiere, en relación a este conflicto que sostiene con la Universidad Católica.


Javier Soto
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD