Cipriani le lleva el “amén” al ministro Rey

Como suele hacerlo, el Cardenal de Lima, Juan Luis Cipriani coincidió con algunos planteamientos o críticas lanzadas por representantes del gobierno, y ayer de forma tácita respaldó al ministro de Defensa, Rafael Rey a favor del personal militar que incurre en actos contra civiles, al pedir la unidad de todos los peruanos para encontrar la paz y justicia en el país, sin diferencias y entender que civiles y militares son parte del mismo país al igual que lo hizo días atrás el referido titular.

Por Diario La Primera | 05 oct 2009 |    
Cardenal en la cresta de la ola.

Fue durante la homilía de la misa por la Nación, que se realizó en la basílica de la Catedral de Lima, ante la imagen del Señor de los Milagros. “Pedirte señor que nos ayude para entender pero seriamente, que peruanos somos todos, civiles y militares, hombres y ancianos, sacerdotes y laicos”, dijo Cipriani.

Las palabras del prelado de la Iglesia peruana, hizo recordar lo dicho por Rey en la ceremonia por el Día de las Fuerzas Armadas en contra de los cuestionamientos por parte de organizaciones de derechos humanos ante el accionar de algunos de ellos en contra de los derechos humanos.

El titular de Defensa, dijo entonces, que los militares son peruanos al igual que los civiles y acusó a los defensores de los derechos humanos de tratar al cuerpo castrense como si fueran de una categoría inferior, sin embargo y contradictoriamente a lo afirmado abogó por la instalación de un fuero de justicia militar para el juzgamiento de éstos

Asimismo, durante la misa, el cardenal Cipriani, elevó una oración por quienes gobiernan el país y todos los peruanos en clara alusión al presidente García que se encontraba presente.

El cardenal Cipriani reiteró su posición contra el aborto, al defender la vida del ser humano desde su concepción y pidió que se mantenga su protección legal.


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.