Chuponeo fue por encargo de Ponce

El procesado por el delito de chuponeo Martín Fernández Virhuez reconoció ayer su culpa, al mantener su versión, ante el tribunal que lo sentenciará en pocos días, de que él se encargó de chuponear al exministro aprista Rómulo León y el exdirectivo Alberto Químper por orden del contralmirante (r) Manuel Elías Ponce Feijóo, a quien le debía respeto por su rango.

| 17 marzo 2012 12:03 AM | Política | 2k Lecturas
Chuponeo fue por encargo de Ponce
Virhuez fue el operador de empresa BTR.
Martín Fernández Virhuez ratifica versión en la etapa de defensa personal en el juicio de BTR, que culminará la semana próxima.

Más datos

LA SENTENCIA

El martes, Ponce Feijóo y Giannotti harán uso de la palabra antes de conocerse la sentencia, que se daría el próximo viernes. “Ya no hay nada más que decir”, dijo a LA PRIMERA Ponce, para quien la Fiscalía ha solicitado diez años de prisión, al igual que a sus coprocesados.
2024

“Yo no soy un experto en esto (chuponeo). He sido solo un intermediario. Lo que hice (encargar el chuponeo a León Alegría y Químper Herrera) fue con Ponce, a quien le debía respeto por su cargo en la institución naval. Yo fui en mi condición de marino designado para ese trabajo”, afirmó en la etapa referida a la defensa personal, previa a la sentencia, el operador de Business Track (BTR) que contrató los servicios de sus coprocesados Ericks Espinoza y Oswaldo Salas, para pinchar las líneas telefónicas de los procesados del caso Petroaudios.

Aunque trató de desvirtuar la acusación fiscal de haber pertenecido a una organización criminal al señalar que el chuponeo solo lo conocían Ponce y él, refirió que diversos hechos le demostraron que los otros jefes de BTR Carlos Tomasio y Giselle Giannotti conocían de sus labores ilícitas.

“Lo que yo llevaba para Ponce se lo dejaba a Tomasio y yo me quedé sorprendido cuando le oí hablar a Giannotti sobre ‘música’ (supuesta clave sobre audios de León y Químper). Yo no sé lo que ellos sabían. Es que había un compartimentaje”, indicó.

Asimismo, insistió en que le sembraron pruebas incriminatorias, como el pantallazo de un correo electrónico, y que durante su detención en la sede de la Dirección Antidrogas (Dirandro) fue sacado de su celda en las madrugadas, presionado por el exdirector de la Dirandro Miguel Hidalgo –hombre de confianza de Alan García- para acusar a la empresa Petrotech como financista del chuponeo.

HABLA TOMASIO
A su turno, el ex gerente de Operaciones de BTR, Carlos Tomasio, insistió en que los artículos que le fueron incautados terminaron siendo manipulados por la Policía con la intención de incriminarlo, que la empresa que dirigió era legal y que sus cuentas financieras eran limpias.

“Desde el principio, estábamos condenados. Nos trataron como traficantes de drogas, echándonos polvo, sembrándonos pruebas”, aseguró Tomasio, mientras a un lado sonreía burlonamente la fiscal adjunta del caso Maritza Alsugaray.

Lo propio hicieron los exoperadores de Cobra Salas y Martell, que reconocieron que, por encargo de Fernández Virhuez, pincharon los teléfonos de Químper y Alegría, pero negaron haber conocido las motivaciones. Lo mismo indicaron sus coacusados Manuel Ojeda Angles y Jesús Tirado Seguín, que negaron conocer los contenidos en los CD y PC que le fueron incautados cuando fueron capturados.


Henry Campos
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario