Chimbote le dice "NO a Keiko" por deudos del grupo Colina

Cuando trataba de pasar desapercibida con su campaña en provincias, Keiko Fujimori prácticamente fue echada de Chimbote por los familiares de los 9 desaparecidos el 2 de mayo de1992 a manos del Grupo Colina, durante el gobierno del reo Alberto Fujimori.

| 02 diciembre 2015 01:12 PM | Política | 3.2k Lecturas
Chimbote le dice "NO a Keiko" por deudos del grupo Colina
Chimbote le dice "NO a Keiko" por deudos del grupo Colina

Más datos

Familiares de nueve campesinos asesinados por Grupo Colina impiden que realice mitin. Hija de dictador pide perdón pero no le creen.
3217

La lideresa de Fuerza Popular, tratando de quedar bien con el electorado, tuvo que admitir que en el gobierno de su padre se cometieron graves delitos (justamente uno de ellos fue la matanza en el Santa) pero dijo que, en su opinión, su padre solo cometió un error. Es decir, reconoce la comisión de los delitos, pero no reconoce y admite que su padre fue responsable de los delitos por el que actualmente purga prisión.

Si Keiko no reconoce la autoría de los delitos de su padre, no puede hablar de lucha contra la corrupción y menos de defensa de los derechos humanos. Un importante sector de la población de Chimbote lo entendió así, y enterado de la presencia de Keiko en esa ciudad, se reunió en la Plaza de Armas para manifestarse en su contra.

Sin embargo, los familiares y amigos de los nueve campesinos asesinados por el Grupo Colina en el Santa el año 1992, fueron hasta al aeropuerto para exigirle que se retire de la ciudad, al considerar que su presencia es una ofensa a la memoria de sus familiares asesinados por el régimen fujimontesinista.

Ante los reclamos, Keiko intentó pedir perdón (de manera tardía) pero no le creyeron. “Keiko ha tenido la osadía de pretender llegar a nuestro valle (Santa) después de todo lo que hizo su padre Alberto Fujimori con nuestros hermanos, a quienes mataron y los desaparecieron. Pide perdón solo por un oportunismo electorero”, dijo uno de los deudos.

“Debo expresar mi profunda solidaridad por la muerte de sus seres queridos, sé que han pasado tiempos muy difíciles, pero yo no soy la responsable de lo que pasó con ellos. Sé que todavía hay temas pendientes y si en algo podemos apoyar Fuerza Popular lo hará”, mencionó.

Sin embargo, los deudos de los campesinos asesinado y desaparecidos el 2 de mayo de 1992 no le creyeron y siguieron con sus plantones en Coishco y Santa y en la tarde en la berma de las avenidas José Gálvez y José Pardo en Chimbote.

LA ESPERABAN

Como es su costumbre, la candidata de Fuerza Popular trató de minimizar las protestas en su contra, pero los familiares de las víctimas se mantuvieron firmes en la exigencia para que se retire. La caravana que la iba escoltar a la Plaza 28 de Julio, donde se iba a realizar el mitin, la esperaba impaciente fuera del aeropuerto.

Keiko Fujimori se enteró que el rechazo a su presencia no era improvisado y que había grupos organizados con carteles en rechazo a su candidatura, reclamando por la desaparición de sus seres queridos y aludiendo la matanza perpetrada por el Grupo Colina, considerado como el brazo armado del gobierno de Fujimori.

Demostrando que no tiene carácter para enfrentar situaciones de crisis, Keiko Fujimori decidió retirarse, lo que fue considerado como un desaire a sus simpatizantes. Ello motivo que el secretario provincial de Fuerza Popular, Joaquín Cruz Navarro, presente su renuncia irrevocable a ese partido político.

He decidido renunciar irrevocablemente a Fuerza Popular. El menosprecio que ha tenido con nosotros, sobre todo con nuestras madres de familia, pescadores jubilados y vecinos que llegaron desde muy lejos y esperaron más de seis horas para escucharla, no merece que sigamos en esta tienda política. Si hoy que es candidata nos ignora, imaginen cómo sería si gana las elecciones”, declaró.

Cruz Navarro responsabilizó de los problemas al congresista Joaquín Ramírez y al dirigente de Áncash Jherson Chávez Miranda. “Joaquín Ramírez es el financista de la campaña, pero eso no le da derecho a tener prácticamente secuestrada a la candidata e impedir que la militancia se acerque a Keiko Fujimori. Este dirigente y Jherson Chávez han dividido el partido, nombrando dirigentes a dedo”, mencionó.

Las cosas se agravaron cuando dos mujeres se desmayaron y tuvieron que ser llevadas al Hospital La Caleta. Mientras un numeroso grupo gritaba arengas contra Keiko, sus simpatizantes se retiraron decepcionados y cansados después de 6 horas de espera.

ADEMÁS

Alberto Noriega Ríos, hermano de uno de los campesinos asesinados por el Grupo Colina, dijo que el pedido de perdón de Keiko es “un oportunismo electorero, pues recién ahora que está en campaña se acuerda de nosotros, ni siquiera su padre pidió perdón a los miles de campesinos y estudiantes del Perú por la masacre que cometió”.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital